Un juez federal ordena a la Administración Trump que paralice las deportaciones rápidas de menores que cruzan solos la frontera

Las autoridades migratorias han expulsado a casi 9,000 menores no acompañados desde marzo, cuando emitió una declaración de emergencia citando el coronavirus para cerrar la frontera.
/ Source: Telemundo

Por Nomaan Merchant  - The Associated Press 

Un juez federal ordenó este miércoles a la Administración que preside Donald Trump que deje de expulsar a los menores migrantes que cruzan solos la frontera sur de Estados Unidos, paralizando así una política que ha resultado en miles de deportaciones rápidas de niños y jóvenes durante la pandemia de coronavirus.

El magistrado Emmet Sullivan aprobó una orden preliminar solicitada por grupos de defensa de los derechos civiles en nombre de los menores a los que el Gobierno pretende expulsar antes de que puedan solicitar asilo u otras protecciones en virtud de la legislación federal.

La Administración Trump ha deportado al menos a 8,800 niños migrantes no acompañados desde marzo, cuando emitió una declaración de emergencia citando el coronavirus como motivo para prohibir que la mayoría de las personas que cruzan la frontera permanezcan en Estados Unidos.

Los agentes fronterizos han obligado a muchas personas a regresar a México de inmediato, mientras que retienen a otras en albergues temporales u hoteles, a veces durante días o semanas.

Mientras tanto, quedan miles de camas sin usar en las instalaciones financiadas por el Gobierno federal para albergar a los menores migrantes mientras se le asigna un tutor o patrocinador para quedarse en Estados Unidos.

 

La orden de Sullivan prohíbe sólo la expulsión de niños que cruzan la frontera sin la compañía de al menos uno de sus padres. El Gobierno ha expulsado a más de 147,000 personas desde marzo, incluidos adultos y padres e hijos que viajaban juntos.

“Esta política estaba poniendo en peligro a miles de niños al expulsarlos sin que se realice ninguna audiencia”, dijo Lee Gelernt, abogado de la Unión de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés). “Como tantas otras políticas de la Administración Trump, es innecesariamente cruel e ilegal”, agregó.

[Este menor fue deportado sin poder pedir asilo. Ahora un juez pone en duda expulsiones así durante la pandemia]

El Gobierno no dio a conocer de inmediato si apelará el fallo, como hizo tras la orden de otro juez federal que prohibió el uso de hoteles para detener a niños migrantesde forma temporal. 

La futura Administración del presidente electo, Joe Biden, no ha dicho directamente si seguirá tratando de expulsar a los inmigrantes bajo el poder que le da emergencia de salud pública declarada. Se espera que Biden revoque varias medidas de Trump que restringen el asilo de inmigrantes, dentro de un cambio más amplio en políticas migratorias.

 

El Gobierno de Trump ha argumentado ante la Justicia que se debe expulsar a los menores que han cruzado recientemente la frontera, ya sea que lo hayan hecho con autorización o no, para evitar el contagio de agentes fronterizos y otras personas que están bajo custodia de las autoridades migratorias.

La declaración de emergencia fue hecha por Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). El Departamento de Justicia mencionó el aval a la medida que dio el "principal funcionario de salud pública de la nación" en sus alegatos hechos el pasado 2 de octubre para instar a Sullivan a no detener la expulsión de niños.

La agencia de noticias The Associated Press dio a conocer un día después, el 3 de octubre, que los principales funcionarios de los CDC se resistieron a emitir la declaración porque carecía de argumentos de base en términos de salud pública, pero que el vicepresidente, Mike Pence, ordenó a Redfield que siguiera adelante de todos modos.

Quienes se oponen a la medida acusan al Gobierno de usar la pandemia como pretexto para restringir el ingreso de inmigrantes al país y dicen que los agentes pueden examinar a los menores de manera segura para detectar si tienen COVID-19 sin necesidad de que se los prive, como ocurre ahora, de las protecciones que les otorga la ley federal contra la trata de personas y el acuerdo judicial en vigor sobre el tratamiento de niños migrantes. 

El juez federal G. Michael Harvey recomendó el 25 de septiembre que Sullivan otorgara una orden judicial que prohibiera la expulsión de los menores migrantes, diciendo que el Gobierno estaba reclamando detentar un poder "asombrosamente amplio".

 

Inmigrantes que buscan asilo caminan hacie el Centro Residencial Familiar de ICE South Texas, en Dilley, Texas.AP

 

Ninos y adultos que han sido expulsados han reportado que creyeron que se les permitiría reunirse con su familia en Estados Unidos, pero en su lugar fueron deportados a sus países de origen.

[“Pasábamos el día acostados, viendo la TV, comiendo”. Así encierra ICE a menores en hoteles de carretera junto a la frontera]  

Una madre de dos niños de 12 y 9 años se enteró de que sus hijos habían sido expulsados cuando recibió una llamada de un funcionario en Honduras pidiéndole que enviara a un familiar a recogerlos.

El padre de una beba de un año asegura que los agentes les dijeron a él y a su esposa que debían darle hielo a la niña en caso de que les revisaran la temperatura antes de abordar un vuelo. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) ha negado el uso de hielo como medida para bajar la temperatura.