IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Crece la incertidumbre entre migrantes ante el reinicio del programa ‘Quédate en México’

“Se va a acumular la gente otra vez”, advirtió Samuel Reina, director de un albergue en Tamaulipas. El programa comenzará en estos siete puertos fronterizos.

El programa migratorio Quédate en México reinicia este lunes tras una orden del Gobierno de Joe Biden. Según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), el programa comenzará en siete puertos fronterizos: San Diego, Calexico, Nogales, El Paso, Eagle Pass, Laredo y Brownsville.

La medida, conocida formalmente como Protocolos de Protección de Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), fue creada por el expresidente Donald Trump para devolver al país vecino a los solicitantes de asilo a esperar durante los meses o años que tardan en resolverse sus casos en Estados Unidos.

En Matamoros, Tamaulipas, cientos de migrantes de un albergue rezaban este fin de semana para que el retorno del programa no les afecte, pues temen que sean regresados cientos de inmigrantes que están en Estados Unidos esperando una resolución a sus solicitudes de asilo.

“Rogaríamos para que mejor se hiciera otro mecanismo para que las personas puedan tener su resolución”, dijo el hondureño Dennis Mata a Noticias Telemundo. El temor es grande en este albergue porque su capacidad ya está rebasada: más de 200 llevan hasta un año esperando reactivar su trámite migratorio.

[El programa ‘Quédate en México’ obligó a más de 70,000 migrantes a regresar a ese país]

“Sería bueno que arreglaran sus documentos allá… Que nos dejen libres aquí para resolver nuestro caso”, opinó por su parte el hondureño Carlos Benavides.

“Se va a acumular la gente otra vez. Ahorita no podemos bajar la guardia con la contingencia del coronavirus”, advirtió el director del albergue Dulce Refugio, Samuel Reina. 

La semana pasada, ambos Gobiernos se comprometieron a mejorar las condiciones de estancia en los albergues, acortar los tiempos del trámite y asegurar la calidad en la salud.

Mientras, en Reinosa las autoridades aseguraron que ya tienen lista una zona de casi 10,000 metros en donde pretenden instalar un centro con los servicios básicos para que recibir a entre 1,000 y 1,5000 migrantes.

[El Gobierno pide de nuevo a la justicia que le permita acabar con Quédate en México]

Biden puso fin a esta política cuando llegó a la Casa Blanca en enero alegando que era inhumana debido a la violencia que enfrentaban los migrantes en México, pero la decisión de una corte federal le obligó a restituirla a la espera de que se resuelvan sus alegaciones.

El Gobierno prometió vacunar contra el COVID-19 a los inmigrantes afectados. Sin embargo, el índice de vacunados es muy bajo entre los migrantes atendidos por la Patrulla Fronteriza. Según informes del Gobierno obtenidos por CBS, de los más de 1.6 millones de migrantes procesados por las autoridades, apenas 90,000 fueron inmunizados. Los responsables aseguran que vacunaron solo a quienes lo aceptaron voluntariamente.

Uno de las principales exigencias de México para alcanzar un acuerdo fue obtener la garantía de Estados Unidos de que los casos de asilo serán procesados con rapidez, con el fin de disminuir el tiempo que los migrantes deben pasar en su territorio a la espera de una resolución.

Otra de las concesiones que presuntamente ha hecho el Gobierno del presidente Biden para lograr el acuerdo de México es apoyar la creación del programa Sembrando Oportunidades, anunciado el miércoles por las autoridades de ambos países.

Se trata de una iniciativa para ofrecer becas y formación a jóvenes de Honduras, Guatemala y El Salvador para que encuentren empleo en su país de origen y así tratar de frenar el flujo migratorio hacia el norte.

Migrantes centroamericanos, a la espera de solicitar asilo en Estados Unidos, permanecen en un campamento cerca del cruce fronterizo de El Chaparral en Tijuana, México, 5 de diciembre de 2021. JORGE DUENES / REUTERS