IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Solo dos estados eliminaron términos "deshumanizantes" para referirse a los inmigrantes

California y Colorado eliminaron este año del lenguaje oficial el uso de los términos 'alien' e ilegal. Aunque estos siguen empleándose en al menos en 18 estados, incluido Texas, donde recién fracasó un intento por sustituirlos.

Por Acacia Coronado - The Associated Press

Luz Rivas recuerda haber visto la palabra en la tarjeta de residencia de su madre cuando era niña: alien (que se traduce al español como extranjero, aunque en inglés también tiene la acepción de extraterrestre).

En el lenguaje jurídico, esto indicaba que su madre todavía no era una ciudadana estadounidense. Pero para su hija pequeña, la palabra tenía un significado más personal. Porque a pesar de que estaban tramitando su naturalización, eso la hacía sentir cómo si no perteneciera al país.

“Quiero que otros hijos de inmigrantes, como yo, no se sientan de la misma manera, como se sentió mi familia cuando vimos la palabra alien”, dijo Rivas, quien ahora es asambleísta en la Legislatura de California.

La legisladora demócrata presentó un proyecto de ley este año que ya se aprobó para reemplazar esa palabra por otros términos como no ciudadano o inmigrante. La ley estuvo inspirada en un cambio de lenguaje que anunció la Administración de Joe Biden para evitar los términos ilegal y alien.

[Biden propone eliminar la palabra ‘alien’ de las leyes de inmigración para referirse a los indocumentados]

Los inmigrantes y los grupos defensores de los derechos de los inmigrantes alegan que el término, especialmente cuando se combina con la palabra ilegal, es deshumanizante y puede tener un efecto pernicioso en la política de inmigración.

La palabra se convirtió en un punto focal de debate en varios estados a principios de este año, a medida que el número de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México aumentó y provocó una feroz reacción contra las políticas de la Administración Biden por parte de gobernadores y legisladores republicanos.

Los legisladores en al menos siete estados consideraron este año eliminar el uso de alien e ilegal del lenguaje oficial y reemplazarlos con palabras como indocumentado y no ciudadano, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

Pero solo dos estados, California y Colorado, han llevado a cabo ese cambio. Al menos 18 estados continúan usando estos dos términos, según un análisis de la agencia de noticias The Associated Press.

La senadora estatal de Colorado Julie Gonzales, en una foto de archivo del 15 de octubre de 2020. David Zalubowski / AP

La senadora estatal Julie Gonzales, quien copatrocinó la nueva ley de Colorado, declaró durante una audiencia ante un comité legislativo que palabras como ilegal y alien eran “deshumanizantes y despectivas” cuando se aplicaban a los inmigrantes. Gonzales dijo que la legislación tenía como objetivo eliminar el único ámbito en el estatuto de Colorado donde se usaban estos términos para describir a las personas que viven en Estados Unidos sin autorización.

[Así es la reforma migratoria aprobada en la Cámara de Representantes. ¿Y ahora qué?]

“Ese lenguaje ha sido ofensivo para mucha gente”, aseguró. “Y algunos de los fundamentos detrás de eso están realmente arraigados en esta idea de que una persona puede ciertamente cometer un acto ilegal, pero ningún ser humano en sí mismo es ilegal”, agregó.

El uso de alien para describir a quienes no son ciudadanos estadounidenses tiene una larga historia, que se remonta a la primera ley de naturalización de la nación, aprobada cuando George Washington era presidente. Por temor a una guerra con Francia, el Congreso también aprobó las Leyes de Extranjería y Sedición en 1798, que pretendían reprimir la subversión política.

El cambio de la antigua terminología gubernamental en torno a la inmigración no es universalmente aceptado como necesario o deseable.

Sage Naumann, portavoz de los republicanos del Senado de Colorado, dijo que la Legislatura, controlada por los demócratas, debería dedicar su tiempo a asuntos de mayor importancia para los residentes, como tomar medidas para luchar contra la inflación, hacer frente a la delincuencia y mejorar la educación.

El Gobierno de Biden también recibió algunas críticas tras su cambio de política.

“Las palabras que utilizamos importan y servirán para conferir aún más esa dignidad a quienes están bajo nuestra custodia”

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza ordenó en abril a sus empleados que evitaran utilizar la palabra alien en los documentos internos y en las comunicaciones públicas y que, en su lugar, utilizaran no ciudadano o inmigrante. Alien ilegal también quedó fuera, para ser sustituido por descripciones como no ciudadano indocumentado.

“Hacemos cumplir las leyes de nuestra nación al mismo tiempo que mantenemos la dignidad de cada individuo con el que interactuamos”, escribió Troy Miller, comisionado en funciones, a los empleados de la mayor agencia policial de Estados Unidos, que incluye la Patrulla Fronteriza. “Las palabras que utilizamos importan y servirán para conferir aún más esa dignidad a quienes están bajo nuestra custodia”, agregó.

El jefe de la Patrulla Fronteriza, Rodney Scott, se opuso y escribió a otros miembros de la agencia que el edicto contradecía el lenguaje de los estatutos penales —aunque Miller hizo una excepción para los documentos legales— y sumergió a la agencia en un debate partidista. Scott, un designado de la era Trump, se negó a firmar la orden y cree que su franqueza en ese y otros temas contribuyó a que se viera obligado a dejar su puesto en junio.

“Cambiar la ley está bien pero hasta entonces realmente se está politizando la misión”, dijo Scott en una entrevista.

[Rompe récord el número de inmigrantes detenidos y luego liberados con un grillete con GPS]

Un análisis de The Associated Press (que no se refiere a las personas como alien salvo en las citas directas) descubrió que más de una docena de estados siguen utilizando los términos alien o ilegal en las leyes que se refieren a los inmigrantes. Entre ellos se encuentra Texas, donde un intento legislativo de transición a una terminología diferente salió de la comisión con el apoyo bipartidista este año, pero no consiguió una audiencia ante el pleno de la Cámara de Texas.

El representante estatal demócrata Art Fierro dijo que esperaba un “contragolpe” cuando propuso originalmente el cambio. Pero tras las discusiones en el comité, dijo que para su sorpresa, el cambio fue visto por ambas partes como un esfuerzo para utilizar términos más “dignos y respetuosos”. Señaló que sugirió el cambio porque consideraba que los términos originales eran denigrantes para quienes buscaban trabajar a través del proceso de inmigración.

Fierro afirmó que planea presentar otro proyecto de ley para reemplazar los términos durante la próxima sesión legislativa regular del estado, en 2023.

“Solo intentamos tratar a la gente con humanidad”, dijo.

Rosalidia Dardon sabe por experiencia propia por qué el lenguaje que rodea a la inmigración es tan importante.

Tras huir de la violencia en El Salvador, pasó unos 16 meses en un centro de detención de inmigrantes en California antes de llegar a un hogar para refugiados en Texas en 2016. Estaba decidida a encontrar un trabajo mientras pedía asilo, pero había perdido su visado de trabajo al expirar su estatus de protección.

[Miles de inmigrantes que fueron liberados rápidamente en la frontera deberán presentarse ante un juez]

Dardon, de 54 años, culpa al monitor de tobillo que le obligaron a llevar y a la descripción de los inmigrantes con términos como alien del continuo rechazo para encontrar empleo.

Hay un momento concreto que permanece congelado en su memoria.

Rosalidia Dardon, de 54 años, mira una foto de su hija en El Salvador mientras está sentada en una casa de refugiados en Texas, a la espera de asilo o de un estatus migratorio protegido el 4 de noviembre de 2021.Acacia Coronado / AP

“No te voy a dar trabajo porque eres una criminal”, dijo Dardon a AP en español, repitiendo lo que le dijo un gerente de contratación en Texas.

“Me preguntaría a mí misma y a Dios por qué me pusieron un monitor de tobillo si mi único pecado fue ir a un país que no era el mío”, lamentó Dardon, cuyo caso de inmigración sigue pendiente.

“Sin los latinos, este país iría en espiral hacia abajo. Por eso deberíamos ser tratados mejor”, sentenció.