IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Nueva York refuerza su sistema de acogida para evitar el colapso ante la llegada masiva de miles de migrantes

La ciudad "proporcionará a las miles de personas que están llegando ... los cimientos para construir una vida mejor" y así continuar la tradición de la Gran Manzana como refugio para migrantes, prometió el alcalde, Eric Adams.

La llegada masiva diaria de migrantes a Nueva York a bordo de autobuses procedentes de Texas y otros estados fronterizos ha obligado a la ciudad a reorganizar su red de acogida para evitar el colapso de su sistema.

Evocando el papel que jugó la pequeña isla de Ellis, situada frente a la Estatua de la Libertad, como puerta de entrada de millones de migrantes a Estados Unidos durante las primeras décadas del siglo XX, el alcalde de Nueva York, Eric Adams, anunció que su Gobierno abrirá centros de emergencia para recibir y guiar a los solicitantes de asilo.

Un grupo de migrantes llega a la terminal de autobuses Port Authority, en Nueva York, procedentes de Texas, el 30 de agosto de 2022.
Un grupo de migrantes llega a la terminal de autobuses Port Authority, en Nueva York, procedentes de Texas, el 30 de agosto de 2022.Bloomberg vía Getty Images

"Esta no es una crisis normal de personas sin hogar, sino una crisis humanitaria que requiere un enfoque diferente", aseguró Adams en un comunicado este jueves.

"Mientras otros dirigentes han abdicado de su deber moral de apoyar a los solicitantes de asilo que llegan [a Estados Unidos], la ciudad de Nueva York se niega a hacerlo", subrayó. "Al igual que las generaciones que llegaron a nuestra ciudad antes, Nueva York proporcionará a los miles de personas que llegan ahora a nuestra ciudad los cimientos para construir una vida mejor", prometió.

[Los debates sobre inmigración nunca han sido simples: esto dicen las sagradas escrituras sobre los migrantes]

Desde el mes de abril, el gobernador de Texas, Greg Abbott, ha enviado en autobús a Washington D.C., Nueva York, Chicago y otras ciudades gobernadas por dirigentes demócratas a más de 11,000 migrantes que cruzaron la frontera, en una maniobra política para denunciar la crisis provocada en su estado por la llegada incesante de solicitantes de asilo. Esta movida ha sido duramente criticada por los demócratas y los colectivos de derechos humanos.

A esta iniciativa se han sumado los gobernadores de Arizona y Florida, los también republicanos Doug Ducey y Ron DeSantis. Este último mandó la semana pasada en avión a medio centenar de migrantes desde Texas a la isla de Martha's Vineyard, en Massachusetts, una acción por la que fue demandado por los propios migrantes al asegurar que fueron engañados sobre su destino final.

"La incertidumbre de no saber lo que iba a pasar con nosotros"

La política migratoria del presidente, Joe Biden, y los reproches de los republicanos ha desatado una guerra política en la que se han visto atrapados miles de migrantes que son enviados a distintos puntos del país en cuanto cruzan la frontera.

Leida, una venezolana que dejó su país, su esposo Kevin y su hija Victoria, se entregaron a los agentes migratorios de Texas en cuanto cruzaron la frontera. Pero tras varias horas en un centro de detención, fueron puestos en un autobús sufragado por el Gobierno estatal sin haber podido decidir nada.

[Niños migrantes sin un techo se enferman en la ciudad de El Paso]

Después de tres días y dos noches de viaje, fueron dejaron frente a las puertas de la residencia de la vicepresidenta, Kamala Harris, en Washington D.C.

"Ahí no había nadie, solo tres periodistas. Nosotros teníamos bastante hambre y bastante sed. Y la incertidumbre de no saber lo que iba a pasar con nosotros. Hasta que aparecieron unas voluntarias y nos ayudaron", contó Leida al diario The New York Times.

"Pero ya allí, empieza otra travesía de que tú no sabes lo que van a hacer contigo, tú no sabes si hay una deportación, tú no sabes cómo te van a tratar", explicó la mujer.

Tras recibir comida y ropa, fueron enviados a Nueva York, donde nadie les esperaba para guiarlos en el proceso migratorio que debían seguir. Finalmente, después de 30 horas buscando un alojamiento, fueron aceptados en un refugio del Bronx.

"No sabemos hasta qué día estamos aquí", afirmó Leida. "Estamos en espera. Estamos en incertidumbre", agregó su esposo.

Discrepancias

A pesar del testimonio de migrantes como Leida, organizaciones que atienden a los migrantes niegan que éstos sean enviados a la fuerza en autobús a destinos que no desean.

[Una migrante colombiana se suicida en un albergue de Nueva York al que fue enviada]

Así lo reitera el director ejecutivo de la organización Rescue Mission of El Paso, Blake Barrow, quien afirma que "casi todos los migrantes llegan con una idea de destino final".

"Alrededor del 20% quiere ir a Nueva York", señaló en una carta publicada en la web de su colectivo. "La ciudad ha fletado autobuses a Nueva York para ayudar a quienes desean ese destino. No conozco a nadie que haya sido colocado en un autobús a Nueva York que no quiera ir allí", aseguró.