IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Millones de migrantes tienen una posibilidad única de acceder a un camino a la ciudadanía gracias a un proyecto en el Congreso

Los demócratas preparan un ambicioso plan en el Congreso que podría escapar del bloqueo republicano y sacar adelante una reforma migratoria histórica.
/ Source: The Associated Press

Por Alan Fram - The Associated Press

Millones de inmigrantes sin permiso de residencia podrían tener delante de sí la mejor posibilidad en muchos años de beneficiarse con una reforma a las leyes de inmigración que despeje el camino para que regularicen su situación e incluso se naturalicen.

Los legisladores demócratas y los activistas que defienden la causa de los inmigrantes esperan incorporar esas reformas a un enorme proyecto para financiar muchas de las prioridades del presidente, Joe Biden, que estaría fuera del alcance de las maniobras obstruccionistas conocidas como filibusterismo (filibuster, en inglés) con las que los republicanos han frustrado una y otra vez estos esfuerzos.

“Hay una posibilidad de que esto realmente se pueda hacer”, expresó Kerri Talbot, subdirectora de Immigration Hub, una organización a favor de la inmigración.

Los demócratas, no obstante, tendrían que superar dos importantes obstáculos.

[Así es este refugio en Tijuana para mexicanos desplazados por la violencia que esperan el asilo en EE.UU.]

Necesitarían el apoyo de todos sus legisladores a un proyecto que podría incluir un aumento de impuestos para los ricos y otras medidas controversiales. En lo que respecta a la inmigración, tendría que contar con el respaldo de legisladores demócratas de estados reñidos y de sectores moderados, que sin duda serán acusados por los republicanos de apoyar una amnistía y la apertura de las fronteras en las elecciones legislativas del año que viene.

Los activistas dicen que hay encuestas que indican que hay amplio apoyo a la naturalización y que la inmigración estimula la economía.

El líder de la mayoría demócrata del Senado Chuck Schumer llega al Congreso el 12 de julio del 2021.AP

Los republicanos y sectores conservadores también sienten que tienen buenas perspectivas de promover su visión en el tema de la inmigración. Mencionan la gran cantidad de migrantes que han llegado a la frontera con México en los últimos tiempos y la creciente preocupación de la gente con la delincuencia, que los republicanos tienden a asociar con la inmigración.

“Nos resultaría más difícil impulsar nuestra causa si el gobierno estuviese controlando la frontera”, afirmó Rosemary Jenks, directora de relaciones con el gobierno de Number USA, que promueve limitar la inmigración. “No parece la mejor manera de encarar las elecciones de mitad de término” para los demócratas, agregó.

[Por qué hay razones para no ser tan optimistas con la reforma migratoria de Biden: congresistas republicanos clave se oponen a la medida]

El obstáculo más fuerte que pueden tener los demócratas, no obstante, podría ser la asesora oficial del Senado sobre reglas y procedimientos legislativos, Elizabeth MacDonough, que decide si el lenguaje de un proyecto responde a las reglas de la cámara.

MacDonough, de 55 años, es considerada una respetada árbitra imparcial, pero los demócratas no se olvidan de que falló en contra de incluir un aumento del salario mínimo en el paquete de medidas para estimular la economía tras el brote del COVID-19.

El presupuesto es clave

En un primer paso clave, el Congreso debe aprobar una resolución presupuestaria. El presidente de la comisión presupuestaria del Senado, Bernie Sanders, ha estado tratando de recabar el apoyo de los demócratas para un proyecto a ser revelado pronto.

[Biden propone eliminar la palabra 'alien' de las leyes de inmigración para referirse a los indocumentados]

El presupuesto es clave por dos razones. Primero, incluirá un lenguaje que impediría a los republicanos recurrir a la maniobra obstruccionista al abordarse la propuesta sobre la financiación de las prioridades de Biden. Por ley, no se puede apelar a ese recurso al considerar el proyecto presupuestario.

Segundo, el presupuesto fijará límites de gastos y de ingresos para el proyecto de gastos que se avecina. También asignará los fondos que puede gastar cada comisión legislativa, o aumentará sus ingresos, en momentos en que encaran medidas sobre el clima, el apoyo a las familias y otras prioridades.

Los legisladores redactan una medida separada sobre la financiación de proyectos de infraestructura que se espera sea aprobada con apoyo bipartidista.

[Los demócratas logran el control del Senado, ¿por qué es tan importante?]

En un borrador del proyecto, Sanders, propuso crear un sistema que permitiría a los inmigrantes sin autorización para estar en el país obtener la residencia primero y, después de varios años, también la ciudadanía. Abarca a las personas que fueron traídas ilegalmente al país cuando eran niños (los dreamers” o soñadores), así como a las que le escaparon a la violencia o desastres naturales en sus países, a los trabajadores esenciales y a los trabajadores del campo.

Once millones de indocumentados

El Center for American Progress, de tendencia liberal, calcula que afectaría a unos 6 millones de personas, poco más de la mitad de los 11 millones de extranjeros que se cree vive en el país sin autorización, cuyo estatus Biden quiere regularizar.

“En términos generales, esto no va lo suficientemente lejos”, se lamentó el representante Raúl Ruiz, presidente del Bloque Legislativo Hispano. “Estamos considerando estratégicamente los grupos que mejor encajarían en el proyecto presupuestario” para que la propuesta sobreviva al escrutinio de MacDonough.

Según las reglas del Senado, un proyecto que no puede ser frenado por filibusters debe tener un impacto sustancial en los gastos o los ingresos, no ser “algo incidental”. Esa es una apreciación subjetiva, que quedará en manos de MacDonough.

Los demócratas cifran sus esperanzas en un antecedente de 2005, en que la asesora oficial del Senado de entonces dio el visto bueno a otra propuesta sobre inmigración más limitada, la cual luego no sería aprobada por el Congreso.

La propuesta presupuestaria inicial de Sanders contemplaba $126,000 millones para procesar el estatus legal de los inmigrantes y 24,000 millones para reforzar la seguridad de la frontera.

El dinero para velar por la seguridad fronteriza es particularmente importante para los demócratas que encaran elecciones reñidas en el 2022 porque les permitiría argüir que manejan el tema con mano firme y que no les abren las puertas a los inmigrantes.

El equilibrio de fuerzas es de 50-50 en el Senado, donde los demócratas cuentan con el voto de la vicepresidenta Kamala Harris en caso de empate y no pueden darse el lujo de perder un solo voto entre sus filas. En la Cámara de Representantes, pueden perder hasta tres votos y sacar todavía el proyecto adelante.

[“En cuanto vuelvan a Texas, serán arrestados”, amenaza el gobernador a los demócratas ‘huidos’ para frenar una reforma electoral]

La Cámara de Representantes aprobó en marzo dos proyectos que contemplaban la naturalización de muchos dreamers, refugiados de países en conflicto y de trabajadores agrícolas. Pero las medidas no prosperaron en el Senado, más que nada por la oposición republicana.

“Si usamos todas las herramientas que tenemos y todo el poder de que disponemos, podemos legalizar a millones de personas este año”, señaló Frank Sharry, director ejecutivo de America's Voice, una agrupación a favor de los inmigrantes.