"Mi fianza para salir es de 150,000 dólares": conoce a una de las juezas de inmigración más duras

Pagar esas cuantías significa para los inmigrantes seguir su proceso de asilo en libertad o entre rejas. El juez o la corte que les toca puede determinar su futuro en Estados Unidos.

Por Damià Bonmatí - Noticias Telemundo Investiga

Yulier Bejerano volvió a su celda con una sensación amarga después de su audiencia con la jueza de inmigración. Nunca había escuchado de una fianza tan elevada para salir de un centro de detención; sus compañeros tampoco. En los 13 meses que llevaba detenido por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) había oído hablar de fianzas denegadas y fianzas de miles de dólares, pero nunca esa cantidad, que le pareció "astronómica". 

No era su primera audiencia con ella. La primera vez que este inmigrante cubano de 42 años supo que esa jueza vería su caso, se preocupó. Entre los compañeros del centro de detención en Richwood, Louisiana, corría el rumor de que conseguir el asilo o la liberación se hacía casi imposible si el caso llegaba a la mesa de esa jueza.

Los rumores se hicieron realidad en su caso. La primera vez que Bejerano se presentó ante la jueza, le negó la fianza. Esta segunda vez que se vieron las caras por videoconferencia, Bejerano quedó petrificado al escucharle decir cuánto tendría que pagar para seguir su caso fuera de la prisión.

La suma requerida por la jueza Mary Baumgarten era de 150,000 dólares.

Las fianzas para los inmigrantes parten de 1,500 dólares pero no tienen límite máximo.Edda Leon

Una de las juezas de inmigración más duras del país

Baumgarten fue nombrada jueza de inmigración en marzo de 2019 cuando Louisiana se convirtió en el epicentro de los centros de detención de ICE y los casos de los inmigrantes empezaron a ser procesados por videoconferencia. 

Caso a caso, los abogados de inmigración se dieron cuenta de que el número de asilos y fianzas que concedía era mucho más bajo que la media. También tomaron nota y se quejaron de su estilo en los interrogatorios, hasta que la organización de derechos civiles NYCLU interpuso una demanda contra sus prácticas. 

 En la querella, se la acusa –a ella y a Philip Montante, también juez de inmigración de la corte de Batavia, Nueva York–  de haber institucionalizado una “política de no fianzas”, es decir, “negar completamente fianzas o condicionarlas a cantidades prohibitivas”, señala la demanda. 

Las fianzas permiten que los inmigrantes prosigan sus casos de asilo fuera de una prisión, visitando las oficinas de ICE de forma rutinaria y presentándose ante un juez cerca de su domicilio. Suelen partir de 1,500 dólares y su misión es evitar que los inmigrantes huyan.

Baumgarten y Montante negaron el 95% de las peticiones de fianza de los casos que les llegaron entre el 1 de marzo de 2019 y el 7 de febrero de 2020, según datos oficiales analizados por los demandantes. En esas fechas, la media nacional de negativas fue aproximadamente del 60%.

[Cómo una celda de aislamiento de ICE en Louisiana llevó a un inmigrante a desear la muerte]

Baumgarten, en particular, negó 1,014 fianzas de los 1,071 casos que evaluó. Entre ese millar de casos negados, está el nombre de Yulier Bejerano. Llegó a la frontera sur de Estados Unidos en mayo de 2019 y pidió asilo en El Paso, Texas.

Una corte sumida en el caos

Cuando Baumgarten le negó la fianza en diciembre de 2019, dejó de usar los servicios de una abogada y emprendió una apelación en solitario para lograr salir del centro de detención de Richwood. Estudió sus derechos, rellenó formularios y envió una apelación para revertir la decisión de Baumgarten.

“La transcripción de mi audiencia me llegó toda sucia, ripeada [rasgada], toda embarrada y con manchas de grasa”, asegura el peticionario de asilo. Dice que los oficiales de la prisión le pidieron disculpas por haberle entregado un expediente en mal estado.

Su expediente, como tantos otros de inmigrantes presos en Louisiana, se procesa en la corte de Batavia, al norte del estado de Nueva York. El abogado Juan Antonio Lozada es de los pocos que viajó hasta allí. Nunca había visto ese caos en unas oficinas de cortes de inmigración. 

“En el expediente de mi cliente faltaban un montón de cosas que yo ya había enviado. Veía montañas de cajas de Fedex sin abrir por todos lados. Había muchísima correspondencia que estaba sin abrir y acumulando. Fue chocante para mí”, recuerda de su visita a finales de 2019.

La funcionaria que atendió a Lozada le dijo que dos de los tres trabajadores de la corte dejaron su empleo porque el volumen de trabajo era inasumible. Por eso no le contestaban al teléfono durante semanas. Pese al viaje del abogado desde el sur de Estados Unidos, le negaron poder reunirse con la jueza Baumgarten como él había requerido. “Me dijeron que ella no ve nunca a ningún abogado en persona, lo que me pareció increíble”, dice Lozada.

Más letrados consultados por Noticias Telemundo Investiga se han quejado de documentos perdidos, de demoras y de audiencias pospuestas, y los reclamos han llegado también a la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración (AILA).

Mientras tanto en Louisiana, más de medio año después de su audiencia con Baumgarten, el 17 de junio de 2020, Bejerano se reencontró con la misma jueza Baumgarten por videoconferencia para decidir de nuevo sobre su fianza. “Me puse hasta nervioso”, recuerda él.

“Me he leído lo que avala una corte de fianza. De tantas preguntas que pudo hacerme, no me preguntó nada, prácticamente yo ahí no pude hablar”, se queja al teléfono este inmigrante cubano de 42 años. “Nunca he tenido un problema, mi récord criminal está limpio y tengo dos licenciaturas”.

El documento obtenido por Noticias Telemundo muestra cómo la jueza condicionó la salida de Bejerano al pago de 150,000 dólares por parte de su contacto en el exterior del centro. Lo acogería un amigo de la infancia, ahora radicado en Florida, con residencia permanente en Estados Unidos y varias fuentes de ingresos por negocios, según el relato del detenido.

La jueza Mary Baumgarten marcó una fianza de 150,000 después de que el inmigrante Yulier Bejerano apelara la decisión, según se refleja en este documento.Noticias Telemundo Investiga

Pocas fianzas superan los 25,000 dólares

Solo el 1.3% de las fianzas impuestas a inmigrantes en todo el país sobrepasan los 25,000 dólares, según datos oficiales obtenidos por el centro TRAC de la Universidad de Syracuse, que analiza datos de los tribunales de inmigración. La más alta que se impuso el año pasado en la corte de Batavia fue de 50,000 dólares, de acuerdo con datos del Departamento de Justicia. 

Entre los cientos de miles de casos consultables en la web del Departamento de Justicia, tan solo unas decenas superan los 100,000 dólares de fianza.

Yulier Bejerano antes de viajar a Estados Unidos para pedir asilo, en una imagen personal de archivo.Cedida a Noticias Telemundo Investiga

Bejerano, licenciado en Cultura Física y en Contabilidad en su país, pide que Estados Unidos lo acoja a través del asilo. “En Cuba he sido acosado, he sido detenido, he sido agredido físicamente, difamado. Incluso estando yo aquí, a mi padre también (lo acosaron)”, justifica.

“Ha sido muy buen padre, podría ayudar a sus hijas desde Estados Unidos”, dijo Mario Cruz, un amigo de Bejerano que reside en Florida. Subraya que dejó a dos hijas, una de ellas con parálisis cerebral, en Cuba. Envió al Gobierno una carta de recomendación para ayudar en el caso de asilo de su colega de la infancia. “Regresar a Cuba es su última opción, sería muy difícil para él”.

Pero la Administración Trump no piensa lo mismo. El 22 de mayo de 2020, otro juez de inmigración dictó una orden de deportación contra él, una decisión que ha apelado. De momento, Cuba no acepta a la mayoría de los deportados durante la pandemia.

En una carta a Noticias Telemundo desde el centro de detención, Bejerano habló de la juez Baumgarten y dijo que, tras apelar, "resulta que nuevamente la jueza que preside es la misma, algo inconcebible, ilógico".Noticias Telemundo Investiga

Desde 2016, el último año de Barack Obama en la presidencia, y hasta la actualidad, las fianzas para inmigrantes se han mantenido altas. En promedio, se sitúan en los 8,000 dólares, un 60% más que una década atrás, según datos públicos de TRAC.

También ha crecido el número de fianzas que son denegadas: pasó del 44% al 53% del total, en el mismo período.

[“Soy guardia en una prisión de ICE. Mi miedo cada noche es llevar el COVID-19 a mi hija y esposa”]

¿Por qué las fianzas son más caras y se conceden menos en esta Administración? Le preguntamos a una jueza de inmigración. Los jueces de inmigración tienen prohibido conceder entrevistas a medios, pero Dana Leigh Marks habló con Noticias Telemundo como miembro de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, de la que fue presidenta durante 14 años.

Las razones para imponer una superfianza 

“Nadie sabe con certeza cuál es la razón”, responde Marks.

“La cantidad de cualquier fianza depende un poco, o tal vez más que un poco, de las filosofías de los jueces que deciden los casos”, explica. La jueza detalla que, antes de decidir si se concede una fianza, tienen en cuenta los antecedentes criminales del inmigrante, las posibilidades reales de obtener un beneficio migratorio y los precedentes legales en casos similares.

Además, la jueza Marks apunta a algunas posibles causas que explican por qué las fianzas se han complicado para los inmigrantes:

  • ICE está marcando fianzas cada vez más altas. Antes de llegar a un juez de inmigración, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) tiene la opción de liberar al detenido bajo fianza. Bajo el mandato de Trump, esas fianzas han sido cada vez más altas y cada vez más escasas, y eso orienta a los jueces cuando valoran el expediente, según la jueza Marks. “ICE está empezando con fianzas más altas al inicio del caso”, dijo, lo que elevaría también las sumas marcadas por los jueces. Por su parte, el Departamento de Justicia aseguró que los jueces de inmigración, de manera independiente, pueden bajar, subir, mantener o cambiar la propuesta hecha por las autoridades migratorias.
  • Obtener asilo se hace más difícil. “Tienen menos posibilidades de ganar porque los requisitos están cambiando”, explica la jurista. El Departamento de Justicia hizo cambios en 2018 y 2019 para que la violencia doméstica y las amenazas de las pandillas no sean consideradas como causas objetivas para conceder asilo. Eso debilita decenas de miles de casos de inmigrantes centroamericanos y mexicanos, y les da menos posibilidades de lograr una fianza.
  • Tener o no tener abogado. “Los datos indican que la persona va a tener más éxito de ganar su caso y también de ganar una fianza más baja. Los abogados buenos saben cómo preparar las pruebas necesarias”, explica la jueza. Los casos de inmigrantes sin abogado se han disparado en los últimos dos años fiscales, del 44% al 73% de los casos, según datos de TRAC.

En algún caso, las autoridades migratorias también podrían haber tenido en cuenta, a la hora de fijar una fianza más cuantiosa, que el inmigrante pagara a un coyote para llegar a Estados Unidos. Lo testimonió el abogado James Paul Tinsley, de Mississippi, con un inmigrante chino, aunque él no ha representado a clientes en esa situación. “A veces el uso de un coyote conlleva riesgo de fuga”, explica el abogado. Eso llevaría a ICE o a los jueces a pedir fianzas altas para disuadir a los inmigrantes de huir y volver a Estados Unidos de manera ilegal y pagando de nuevo a traficantes.

[ICE empieza a exigir fianzas altas para dejar en libertad a los solicitantes de asilo, según activistas]

Mike Alvárez, vocero de ICE, no respondió si el hecho de pagar a coyotes juega en contra del inmigrante. Preguntado por Noticias Telemundo, respondió en un email que la fianza que marca la agencia se determina caso a caso, teniendo en cuenta la historia migratoria, criminal y los vínculos con la comunidad del individuo. Ese pago ayuda a ICE a garantizar que el inmigrante “se reportará en sus citas futuras en corte, cumplirá con las peticiones o con cualquier decisión de expulsión determinada por el juez de inmigración”, dijo en un email.

Los demandantes contra los dos jueces de la corte de Nueva York insisten en que los inmigrantes encerrados no han cometido un crimen. Megan Sallomi, abogada de NYCLU, dijo a Noticias Telemundo que “son fianzas especialmente altas teniendo en cuenta que son fianzas de inmigración, no son de cortes criminales”.

“No puedes normalmente acceder a una empresa de fianzas que aporte el dinero para ti”, explica. Por eso, las familias tienen que pagar en efectivo. Solo quienes aportan avales tan altos como la fianza –una casa, una tarjeta de crédito– logran salir pagando un menor porcentaje de la fianza a las compañías que prestan dinero en estos casos.

Para NYCLU, quedarse sin fianza también implica detenciones prolongadas para inmigrantes sin condenas criminales, consecuencias en su salud física y mental, y efectos económicos para sus familias con ciudadanos estadounidenses que se quedan sin ingresos. Incluso alega que las largas esperas llevan a los detenidos a abandonar su lucha y aceptar la deportación.

¿Cuál es la fianza máxima que puede imponer un juez? 

La jueza Mary Baumgarten “concede muy pocas fianzas y, cuando las concede, son muy altas”, dice la abogada demandante. “Escuchamos reportes de 20,000 y 25,000 dólares”.

El cubano Yulier Bejerano escuchó una mayor: la suya, de 150,000 dólares. 

Yulier Bejerano se queja en una carta a Noticias Telemundo de que la fianza "asciende a la astronómica cifra de $150,000".Noticias Telemundo Investiga

El abogado James Tinsley cree que esa cuantía tan alta “presenta algunos problemas constitucionales”. Sin haber estudiado el caso concreto, Tinsley cree que “fianzas excesivas violan la Octava Enmienda de la Constitución”, la que determina que las fianzas, multas y castigos no deben ser excesivos.

“Poner una fianza excesiva es lo mismo que negarla”, dice también Cliff Johnson. Es director de la clínica legal de la Universidad de Mississippi y su organización ha desembolsado más de 800,000 dólares para pagar las fianzas de 106 inmigrantes detenidos en Louisiana y Mississippi. “Algunos jueces son mucho más demandantes y agresivos al marcar las fianzas que otros”.

Para Johnson, “es una vergüenza que tu habilidad de lograr una fianza dependa del comportamiento de un juez en particular y de tu mala suerte en encontrarte un juez concreto en vez de tener un estándar objetivo”. Y entre esos jueces más severos, sus clientes han encontrado a Mary Baumgarten.

Jueces que reportan al fiscal general

Baumgarten desarrolló gran parte de su carrera trabajando para jueces y fiscales hasta que fue reclutada por la Administración Trump. Los jueces de inmigración no forman parte de la rama judicial de la Administración, sino que son elegidos por el Departamento de Justicia, el mismo que implantó la separación de familias inmigrantes y restringió el derecho a asilo. 

Y, bajo la presidencia de Donald Trump, ha elegido a muchos.

Estos jueces de inmigración fueron nombrados por la administración Trump en una ceremonia en septiembre de 2018. Se convirtieron en la mayor promoción de jueces migratorios de la historia.Alex Wong/Getty Images

Cerca de dos tercios de los actuales jueces de inmigración accedieron al cargo a partir del año fiscal 2017, según datos oficiales recopilados por TRAC. Varios de ellos trabajaron en el pasado para ICE, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Ejército de Estados Unidos. 

“Yo no puedo ver el corazón ni la mente de todas las personas escogidas para ser un juez de inmigración”, dice la juez Marks. “Pero entiendo el punto de vista de los abogados que están representando a inmigrantes, que están preocupados de que esas personas van a estar más a favor de restringir la inmigración, de interpretar las leyes de una manera más estrecha”.

La asociación de jueces migratorios de la que forma parte Marks pide que sus empleos dejen de depender del poder ejecutivo y pasen bajo el poder judicial. Cambiar de techo les permitiría marcar una mayor independencia de la Casa Blanca.

Se han marchado decenas de jueces veteranos y han llegado decenas de nuevos jueces bajo el gobierno de Trump, y eso preocupa a la Asociación. Al ser contratados, están dos años a prueba –solo un año si son veteranos del Ejército– y pueden perder su empleo si no superan con éxito el periodo. Marks subraya que los jueces no deben tener un interés particular al decidir una sentencia, tampoco “el interés de no perder su empleo”.

Se le suma una carga más, marcada por el gobierno de Trump en 2018: cada juez debe resolver al menos 700 casos anuales para obtener una revisión satisfactoria.

La entrada de Richwood Correctional Center, en Louisiana, con capacidad para cientos de detenidos de ICE y gestionado por la empresa LaSalle Corrections.Mauricio Gutiérrez/Telemundo

“La jueza gritaba mucho”

En el año 2019, la jueza Mary Baumgarten resolvió 52 casos de asilo, según consta en una petición de información al Gobierno hecha por el bufete de abogados Amoachi & Johnson. De esos 52 casos, uno fue aprobado y 51 negados. Esos datos arrojan una tasa de negación del 98%, cuando la media en las cortes de inmigración es del 69%, según datos oficiales recogidos por TRAC.

Varios abogados de inmigración consultados por Noticias Telemundo criticaron los modales de la juez en las audiencias con los extranjeros.

“Los jueces de asilo tienden a dejar hablar a las personas que están solicitando asilo”, dijo la abogada Lorena Pérez McGill en abril. “La técnica de Baumgarten es interrumpir el mayor número de veces posible y el resultado que esto ha acarreado a mis clientes es que se sienten cortados, atemorizados y pierden el hilo”.

Una abogada de inmigración radicada en Louisiana dijo sobre la juez Baumgarten: “Gritaba a menudo, no solo al detenido pero también al abogado, a los guardias, al abogado de ICE… era básicamente irrespetuosa. Tenía una actitud repelente. Le decía a la gente que estuvieran callados, que no hablaran o les hacía comentarios sarcásticos. Me acuerdo de una vez que salió furiosa de la sala. Eran siempre situaciones incómodas”. La abogada prefiere no dar su nombre porque dice que podría perjudicar a sus clientes en proceso de asilo.

 La jueza Mary Baumgarten sigue atendiendo algunos casos en Richwood Correctional Center, a 1,200 millas de su corte. Philip Montante, el otro juez demandado, fue ascendido por la Administración Trump y ahora forma parte de la Junta de Apelaciones de Inmigración, que revisa casos resueltos por los jueces.

La demanda sigue su curso. Por ahora la jueza federal Elizabeth A. Wolford pidió que las cortes de inmigración consideren alternativas a la detención y marquen fianzas con cantidades que puedan ser asumidas por los individuos. Descartó, por ahora, las acusaciones directas a Baumgarten y Montante porque consideró que, desde Nueva York, no puede dictar resoluciones sobre quejas de detenidos en Louisiana.

Los 150,000 dólares de fianza para Bejerano son bien inusuales, pero podría haber jugado en su contra que su asilo ya había sido denegado. “Como perdió el asilo, entienden que se puede escapar y que hay un riesgo de fuga”, explicó Michael Areizaga, abogado de Konare Law que trabaja en Miami, Florida.

“Las apelaciones de fianza toman tanto tiempo que la corte continúa su proceso de deportación”, dijo el abogado. Bejerano todavía está apelando su negación de asilo. ICE dijo a Noticias Telemundo que, debido a la pandemia, Cuba no acepta vuelos chárter de deportados desde el 28 de febrero de 2020 ni aprueba casos de deportación desde el 20 de marzo.

Sus compañeros, sin posibilidad de pagar la fianza, claman dejar el centro de detención sea como sea: o siendo liberados o deportados a sus países.

Pero Bejerano, que lleva 15 meses entre rejas, no tiene ese dilema. Para él, la única opción en mente es lograr el asilo. Dice que volver a su país sería demasiado riesgoso para él.

[Si conoce casos migratorios que deban ser investigados, puede contactar al autor del reportaje en la dirección de email damia.bonmati@nbcuni.com y ntinvestiga@nbcuni.com]