IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Massachusetts moviliza a la Guardia Nacional y refugia en una base militar a los migrantes enviados a Martha’s Vineyard

Analistas interpretan en clave electoral el traslado de solicitantes de asilo por parte de los gobernadores de Texas y Florida. Biden afirma que es "antiestadounidense e imprudente".

El gobernador de Massachusetts, el demócrata Charlie Baker, anunció este viernes que ofrecerá refugio y apoyo humanitario a los cerca de 50 migrantes venezolanos, incluidos niños, que llegaron a la isla de Martha’s Vineyard el miércoles, enviados en aviones por el gobernador de Florida, el republicano Ron De Santis, y agregó que activará a 125 miembros de la Guardia Nacional para ayudar.

Baker detalló en un comunicado que habilitará refugios en la base militar de Cap Cod, y que la Agencia estatal de Gestión de Emergencias se ha coordinado con las autoridades locales para garantizar alimentos y servicios esenciales a los solicitantes de asilo enviados por Florida desde San Antonio (Texas). Garantizó que las familias no serán separadas, pero habrá espacios diferentes para personas solas y familias.

Migrantes en Martha's Vineyard.
Un grupo de migrantes se reúne frente a la Iglesia Episcopal de San Andrés, en Martha's Vineyard, Massachusetts, este jueves.Jonathan Wiggs / Boston Globe vía Getty Images

Los migrantes fueron trasladados en autobuses este viernes a la base militar, que fue utilizada en 2005 para albergar a personas desplazadas en Louisiana por el huracán Katrina, y sirvió de hospital en los peores meses de la pandemia de coronavirus.

“Si bien su llegada a Martha’s Vineyard fue inesperada, la extraordinaria respuesta no lo fue”, dijo el secretario estatal de Seguridad Pública, Terrence Reidy, alabando las acciones de ciudadanos y autoridades; prometió “refugio seguro, alimentos y atención a las personas que pasaron por un largo viaje angustioso”. 

Los migrantes apenas sabían dónde habían llegado, según relataron a Noticias Telemundo. Cruzaron la frontera en Texas y, tras acabar en un refugio y un hotel de San Antonio, se les ofreció salir. “Estaba en el hotel con otras 50 personas y nos vamos. Nos juntamos en una camioneta, nos subieron a un avión y nos trajeron acá”, contó uno.

Lisa Belcastro, directora de una organización de personas sin hogar de Martha’s Vineyard, dijo que la isla (donde el precio medio de la vivienda es de 800,000 dólares) no puede albergar a los migrantes por la falta de viviendas asequibles.

El presidente, Joe Biden, criticó este jueves a los gobernadores republicanos de Texas, Arizona y Florida por el envío de solicitantes de asilo desde la frontera a ciudades gobernadas por demócratas como Chicago, Nueva York, Washington D.C., y ahora Martha's Vineyard, en Massachusetts. "Lo que están haciendo simplemente está mal. Es antiestadounidense e imprudente”, condenó, “no deberían interferir en el proceso [de asilo] con maniobras políticas”.

El gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, solicitó este jueves al Departamento de Justicia que abra una investigación sobre “posibles violaciones criminales o civiles” por el envío de los migrantes a Martha’s Vineyard “con propósitos políticos”.

“Claramente, transportar familias, incluyendo niños, a través de estados bajo falsos pretextos es moralmente reprobable, pero también puede ser ilegal”, dijo en una carta al Departamento de Justicia, condenando el uso de niños “como peones políticos”.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, asumió la responsabilidad del envío de los migrantes a Martha's Vineyard, mientras su homólogo texano, Greg Abbott, negó que hubiera tenido algo que ver. Fue él sin embargo quien inició estos traslados, en abril, y ya ha mandado a más de 8,000 solicitantes de asilo a Washington D.C., Chicago y Nueva York. El jueves llegaron dos autobuses desde Texas con un centenar de migrantes a las puertas de la residencia de la vicepresidenta, Kamala Harris, en la capital.

Estos traslados de migrantes se producen a unas semanas de las elecciones de medio término, en la que muchos de estos gobernadores se juegan su continuidad. La polémica les ha dado relevancia nacional, convirtiendo la inmigración en eje del debate político, frente a otros temas como el derecho al aborto.

Además, algunos de estos gobernadores pueden aspirar a una candidatura a la presidencia, según indicaron expertos a la cadena de noticias NBC News. “DeSantis tiene dos campañas: a gobernador y a la Casa Blanca. Esto fue para la campaña presidencial”, dijo el excontresista Carlos Curbelo, un republicano moderado de Miami.

“No tiene mucho que ganar para la campaña de gobernador”, dijo Curbelo, “probablemente calculó que no tiene mucho que perder”.