IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los demócratas presionan en el Congreso para abrir un camino a la ciudadanía a ocho millones de indocumentados

Tras años de negociaciones infructuosas, el futuro de una reforma migratoria sin necesidad de apoyo republicano pende de un hilo. Esto es lo que podría pasar.

Por Leigh Ann Caldwell – NBC News

Los demócratas están presionando para incluir un camino a la ciudadanía para ocho millones de inmigrantes indocumentados dentro del proyecto presupuestario de 3.5 billones de dólares que están impulsando en el Congreso.

Después de años de negociaciones infructuosas entre demócratas y republicanos para lograr una reforma migratoria, se trata de una iniciativa complicada de llevar a cabo que emplea un atajo en las reglas del Congreso.

Los demócratas han argumentado que los inmigrantes son esenciales para la economía y han planteado la importancia de brindar un estatus legal a varios grupos, entre ellos gente que escapó de desastres en sus países de origen y ahora está protegidos por el TPS; los trabajadores agrícolas; los  trabajadores que cumplieron con labores esenciales durante la pandemia; y los dreamers, quienes llegaron a Estados Unidos de manera irregular de la mano de sus padres cuando eran niños.

Los inmigrantes indocumentados representan el 11% de los trabajadores en el área agrícola, el 2% en la salud y el 6% en los servicios de alimentos y producción, estimó el estudio.AP

“En resumen, no podríamos haber sobrevivido a esta pandemia sin millones de trabajadores esenciales que no son ciudadanos y no podremos recuperarnos sin el trabajo que siguen haciendo todos los días en hospitales, hogares para adultos mayores y en el campo”, declaró un asesor demócrata, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para discutirlo en público.

Sin embargo, es posible que su propuesta no pueda incluirse en el amplio paquete presupuestario que está bajo revisión en el Congreso.

Los demócratas planean usar un conjunto específico de reglas en el Senado que permiten aprobar una ley con solo 50 votos, lo que les permitiría prescindir del respaldo de los republicanos, que ya han avanzado su oposición al proyecto.

[La vicepresidenta Harris se compromete con México a crear empleos que ayuden a frenar la crisis migratoria]

Como estos procedimientos especiales solo se pueden usar en cuestiones que tienen que ver con el gasto y los impuestos, los demócratas deben argumentar que sus propuestas de inmigración cumplen con estos requisitos.

Un grupo de asesores demócratas presentó este viernes sus argumentos al respecto ante el parlamentario del Senado, que es el legislador encargado de decidir qué puede incluirse dentro de un proyecto de ley y qué no.

El grupo de legisladores argumentó que otorgar un estatus legal a ocho millones de personas le costaría al Gobierno 139,600 millones de dólares en un plazo de 10 años, porque se volverían elegibles para recibir varios beneficios públicos, incluidos los subsidios de la Ley del Cuidado de Salud Asequible (también conocida como Obamacare), Medicaid, créditos fiscales, cupones de alimentos y el programa de seguros para la salud de los niños, según el asesor consultado por NBC News.

Los republicanos han argumentado que la medida no debería incluirse en el proyecto de ley porque su impacto sería "secundario" al presupuesto. El parlamentario del Senado podría hacer una recomendación tan pronto como este fin de semana.

[Organizaciones dicen que lograron un acuerdo para extender el TPS de salvadoreños]

Brindar estatus legal a los inmigrantes indocumentados, especialmente a los soñadores y trabajadores agrícolas, ha sido una prioridad importante para los demócratas, pero tras dos intentos de reforma migratoria integral en los últimos 15 años, el Congreso no ha podido llegar a un acuerdo.

Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca, ven el proyecto de ley de gastos como su única oportunidad ya que puede aprobarse en el Senado con solo 50 votos, en lugar de 60, lo que les perimite hacerlo sin el apoyo republicano.