IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los debates sobre inmigración nunca han sido simples: esto dicen las sagradas escrituras sobre los migrantes

La Biblia hebrea aborda en distintos pasajes qué significa ser extranjero. En debates sobre el tema, hoy la gente vuelve al texto para explicar su posición a favor o en contra.

Por Ki-Eun Jang, profesora de teología - The Conversation

Con frecuencia hoy se invoca la Biblia en debates públicos sobre inmigración –desde el ex fiscal general, Jeff Sessions, hasta un grupo de 2,000 rabinos– la gente vuelve a las sagradas escrituras para explicar su posición sobre migrantes y refugiados.

Especialistas en estudios bíblicos han hablado y escrito sobre qué dice el texto sobre el tema, pero algo es claro: la migración es importante en la Biblia. 

Desde el libro de Génesis, donde el patriarca Abraham obedece el mandato de Dios de dejar su tierra natal en Mesopotamia; hasta Rut, la mujer moabita que migra a Belén por amor a su suegra judía, Noemí; y el exilio forzado de judíos a Babilonia.

[Con la ayuda de tres abogados, aclaramos las creencias falsas más frecuentes en casos de inmigración]

Pero estas voces no se reducen a una teología o marco ético único. Como especialista en la Biblia hebrea, estudio cómo influyó la migración en las escrituras y cómo estas han sido difundidas, debatidas e interpretadas por lectores en todo el mundo.

La salida hacia Canaán, en el mosaico de la cúpula de Abraham en la Basílica de San Marcos, Venecia.
La salida hacia Canaán en el mosaico de la cúpula de Abraham en la Basílica de San Marcos, Venecia.DE AGOSTINI PICTURE LIBRARY / De Agostini via Getty Images

Los debates sobre el tema siempre son complicados, porque las experiencias de las personas no alcanzan fácilmente en simples categorías burocráticas.

Las sociedades modernas, definidas por ideas de ciudadanía y fronteras, clasifican a los migrantes en categorías legales, cada una con sus derechos y restricciones: residente versus no residente, con documentos versus indocumentado, migrante versus ciudadano. En el antiguo Israel también se basaban en criterios legales para tratar de dar sentido a la migración.

La antigua ley israelí

Los pasajes legales de la Biblia hebrea hablan de personas que llegaron a Israel desde otros sitios y cómo debían ser tratadas. El libro de Deuteronomio, por ejemplo, prescribe una ley que protege a trabajadores pobres y sin hogar para que no sean explotados, sin importar si son israelitas o no.

Hay dos términos hebreos que reconocen diferentes tipos de extranjeros, con distintos estatus y privilegios.

[Un número sorprendente de estadounidenses cree estas falsas afirmaciones sobre los migrantes]

El primero, 'ger', puede traducirse como 'extranjero residente'. Es una categoría legal para personas que no son “ciudadanas”, como se les llama hoy, pero tienen permiso para residir en un sitio. En la Biblia hebrea, el término no distingue entre migrantes y refugiados.

Las personas de la categoría 'ger' son acogidas por la comunidad israelita. Por ejemplo, la ley del libro de Números dicta que, como los locales, pueden participar en rituales de sacrificio al Dios de Israel.

En Números se les protege aún más al estipular que habrá una sola ley para israelitas y migrantes a lo largo de las generaciones. Locales o no, están sujetos por igual a las reglas sobre ofrendas y otras normas de santidad. Cuando la comunidad presenta un regalo como expiación del pecado, la población migrante también se considera perdonada.

Por otra parte, los llamados 'nokri' — que se traduce como 'extranjero' — tienen un estatus social más restringido. En Deuteronomio se prohíbe a los israelíes cobrar intereses por los préstamos a un connacional, pero no al 'nokri'. También se les ordena perdonar las deudas de los demás cada siete años, excepto las de este grupo.

Los israelitas también fueron migrantes

La visión de la Biblia hebrea sobre los extranjeros no se limita a otros. Las ideas bíblicas se forjaron a través de las experiencias y recuerdos colectivos de los israelitas sobre su condición de forasteros.

En los libros del Éxodo, Levítico y Deuteronomio, se repite una razón principal para proteger a los extranjeros: los israelitas fueron “ger” en Egipto.

Qué significa ser extranjero también se explora en la literatura bíblica posterior al exilio babilónico de los judíos. Algunos regresaron a la tierra de Judá, otros permanecieron en Babilonia y otros nunca salieron.

El libro de Ester, por ejemplo, aborda cómo vivía la diáspora en Persia y la historia se desarrolla principalmente a través de las acciones de la reina Ester, que tiene una doble identidad como judía y persa. El tema central es la lucha por sobrevivir en una tierra extranjera.

Por su parte, los protagonistas de los libros de Esdras y Nehemías son repatriados que vivieron en Mesopotamia, pero que se encontraron con un nuevo sentimiento de extranjería a su regreso.

En el capítulo 13 se describe la conmoción de Nehemías al enterarse que los judíos se casaron con mujeres de culturas vecinas y que la mitad de sus hijos solo hablaban otras lenguas.

La Biblia habla de migración con muchas voces diferentes, incluso más allá de sus páginas. Las comunidades migrantes de todo el mundo han seguido leyéndola e interpretándola a través de sus propias experiencias desde entonces, abriendo nuevas posibilidades a la comprensión.

Si quiere recibir nuestros artículos de T Verifica o enviarnos temas sobre los que tenga dudas para que los verifiquemos, comuníquese vía WhatsApp haciendo click en este enlace.