IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

“Le dije a mi hijo que a lo mejor ya no iba a lograr salir”: dos inmigrantes cuentan la odisea de viajar hacinados en un camión

“Otros diez minutos más y no lo contamos”, aseguró uno de los dos a Noticias Telemundo. La policía halló el tráiler el jueves en una gasolinera cerca de San Antonio. Cincuenta de las personas encerradas fueron detenidas; al menos el doble huyó por los montes de la zona.
/ Source: Telemundo

Quedaron "más de cinco horas" encerrados en el remolque de un camión refrigerador de viaje a través de Texas, hacinados junto a otros más de 150 inmigrantes. Cuando alguien rompió el candado y abrió las puertas para que pudieran respirar, ya casi habían perdido la esperanza de sobrevivir.  

Javier Salazar, sheriff del condado de Bexar (que incluye San Antonio), explicó el jueves por la noche que su departamento había recibido unas horas antes una alerta de que un tráiler iba cargado de personas en condiciones casi imposibles de aguantar, cerca de esa ciudad de Texas. 

Cuando los agentes se acercaron, lo encontraron estacionado en una gasolinera, con gente saliendo de allí y varios huyendo hacia los bosques de la zona, en medio de condiciones meteorológicas prohibitivas por la ola de frío que ha embestido el estado esta semana. Al menos cincuenta personas fueron detenidas, según las autoridades, que, sin embargo, le perdieron la pista a otras 100 o más

Un crudo relato

"Otros diez minutos más y no lo contamos": así explica lo que vivió uno de los dos nmigrantes que se encontraban a bordo de ese camió contactados en exclusiva por Noticias Telemundo para conocer su odisea. Ambos pidieron no revelar su identidad y su ubicación por miedo a que les pase algo. 

Los dos inmigrantes cuentan que cada uno de sus compañeros de viaje pagó entre 6,000 y 8,000 dólares para entrar a Estados Unidos. Quienes los cruzaron les hicieron atravesar las aguas congeladas del río en Laredo, y después los subieron al camión. 

 

 

“Creo que íbamos cerquita de 200, 250  personas adentro del tráiler”, dice uno de los dos. Su compañero explica que en esas situaciones no hay tiempo de pensar mucho. "El afán de uno es llegar", asegura, "te subes y ya"

El viaje hacia San Antonio tenía que durar unas dos horas y media, y al principio todo parecía ir bien, afirman los dos. Pero después de más del doble de ese tiempo, aún seguían allí encerrados, agregan. 

"Se nos empezó a acabar el oxígeno"

"Se nos empezó a acabar el oxígeno, y mucha gente se empezó a desesperar", cuenta uno. "Mucha gente empezaba ya casi a desmayarse, me tocó levantar a varios", dice también. 

[“Queremos una reforma robusta para los indocumentados”, dice el senador Bob Menéndez]

Ahí fue cuando la situación se hizo insostenible. Varios empezaron a golpear el camión, y hasta arrancaron parte de la insulación para que les entrara más aire. "Yo le hablé a mi hijo y le mandé la ubicación de dónde estábamos, y le dije que a lo mejor ya no iba a lograr salir de allí", afirma uno de los dos entrevistados. 

Las manos de uno de los dos migrantes entrevistados por Noticias Telemundo. Noticias Telemundo

El sheriff del condado de Bexar aseguró que sus hombres recibieron una llamada de auxilio de alguien que probablemente estaba dentro del propio camión. Según la versión de los dos inmigrantes entrevistados, fue el chófer de otro tráiler que iba junto al primero quien abrió las puertas del remolque para que salieran. Y fue entonces cuando los agentes del sheriff acudieron al lugar, asistiendo a la escena de fuga masiva que preocupa ahora a las autoridades por la incertidumbre acerca de sus condiciones, según aseguraron. 

"La mayoría de las personas nosotros pensamos que están aquí en el monte", dijo el jueves por la noche en una conferencia de prensa. "Muchas de ellas simplemente tienen camiseta y jeans", agregó. Esta semana, en varias zonas de Texas cayó nieve y se registraron bajas temperaturas muy inusuales por el estado, una situación que dejó a millones de personas en situaciones extremadamente complicadas, por ejemplo sin luz durante días. 

 

 

Uno de los dos inmigrantes que accedieron a hablar a Noticias Telemundo dice que ahora está bien. "Gracias a Dios estamos vivos", afirma uno de los dos. 

[Comienzan a regresar los solicitantes de asilo varados en México]

Salazar aseguró que la intención de su departamento no es "deportar" a los inmigrantes que huyeron. "Para nosotros estas personas son víctimas, y las vamos a tratar como víctimas”, dijo. 

El sheriff expresó el mismo concepto la semana pasada después de que su oficina se enteró de un caso parecido a este, con al menos 80 personas presuntamente encerradas en un camión. Los investigadores hallaron ese tráiler cerca de la frontera con México cuatro días más tarde; sin embargo, de los migrantes que pidieron auxilio desde su interior no había rastro ninguno y siguen en paradero desconocido. 

Con información del periodista Vladimir Flores.