IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Patrulla Fronteriza detiene a más de 180 migrantes en tres casas de seguridad en Laredo

Agentes federales catearon en menos de dos horas tres viviendas en la ciudad fronteriza del sur de Texas. Eran usadas por contrabandistas para esconder a decenas de personas indocumentadas de México, Guatemala, Ecuador, Honduras y El Salvador.

Agentes de la Patrulla Fronteriza y del Departamento de Policía de Laredo clausuraron tres casas de seguridad y detuvieron a 182 indocumentados en Texas durante tres operaciones consecutivas, informó este jueves la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

El primer incidente ocurrió el miércoles cuando agentes fronterizos y de la policía local inspeccionaron una propiedad en Laredo, luego de que un informante alertara que era posible que la propiedad fuese usada por contrabandistas de personas.

Estas locaciones, también conocidas como casas de seguridad, se utilizan de manera frecuente para esconder a los migrantes indocumentados después de cruzar la frontera.

[¿Cuál es el impacto del nuevo fallo de la Corte Suprema sobre las solicitudes de asilo?]

Los agentes encontraron a 54 migrantes de México, Guatemala, Ecuador y Honduras en la primera vivienda que registraron.

Menos de una hora después, agentes fronterizos respondieron a una solicitud de asistencia de la policía de Laredo en relación con otra posible casa de seguridad. Al llegar, encontraron a 66 personas indocumentadas provenientes de México y Guatemala.

Los agentes federales todavía no terminaban de procesar a los migrantes, cuando recibieron otro reporte de una casa de seguridad con más migrantes a poca distancia. Pero esta vez, al llegar, descubrieron a varias personas que estaban intentando huir.

Tras asegurar la zona, esta vez hallaron a 62 migrantes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

Migrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza en una casa de seguridad en Laredo, Texas, el 2 de junio de 2021.CBP

“La identificación e intervención de estas casas de seguridad y la detención de más de 180 no ciudadanos en menos de dos horas enfatizan los retos que nuestros agentes y socios policiales enfrentan diariamente”, dijo el jefe del Sector Laredo de la Patrulla Fronteriza, Matthew Hudak.

Las autoridades brindaron mascarillas a los individuos detenidos para evitar la propagación del COVID-19 y les practicaron exámenes médicos antes de ser enviados a los centros de detención para su procesamiento.

Sin embargo, no aclararon en el comunicado de prensa que presentaron si esto incluyó la práctica de pruebas para detectar el coronavirus.

 “Las casas de seguridad siguen siendo una amenaza para la Seguridad Nacional y los ciudadanos de nuestra nación porque son usadas por organizaciones criminales, pero también constituyen un peligro para las personas a las que explotan al ocultarlas en lugares ruinosos y atestados”, afirmó CBP en el comunicado.

Con información de Efe.