La Corte Suprema revisará el plan de Trump para excluir del Censo a los inmigrantes indocumentados

El máximo tribunal está acelerando el caso, y se espera que escuche los argumentos a favor y en contra de la orden del presidente tan pronto como este 30 de noviembre. Este recuento que se realiza cada 10 años determina el reparto de escaños del Congreso.

La Corte Suprema de Estados Unidos acordó este viernes considerar si la Administración Trump puede dejar a los inmigrantes indocumentados fuera del conteo de la población total en el Censo. Este recuento determina el reparto de escaños del Congreso.

El máximo tribunal está acelerando el caso, y se espera que escuche los argumentos a favor y en contra del plan del presidente tan pronto como este 30 de noviembre.

Si es confirmada tan pronto como se prevé, la jueza conservadora Amy Coney Barrett podría votar en este caso.

La Constitución exige un Censo cada 10 años, y los resultados determinan cuántos miembros del Congreso tiene cada estado en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Los datos también se utilizan para distribuir fondos federales.

Por esta razón, la propuesta sin precedentes de Trump causaría que tanto el poder político como fondos federales de estados con grandes poblaciones de inmigrantes sean redireccionados hacia territorios rurales y más republicanos.

[Trump utiliza el Censo para identificar a migrantes por sus licencias de manejar y averiguar si reciben ayudas públicas]

En julio, Trump sostuvo que las personas indocumentadas no deberían incluirse en el recuento final del Censo. En respuesta a una demanda presentada por un grupo de estados, los tribunales inferiores dijeron que la exclusión violaría la ley federal y resultaría en una redistribución de escaños en el Congreso que ya no se basaría en los resultados reales del Censo.

En contra de la Constitución

Según el plan del presidente, la Oficina del Censo le reportaría dos conjuntos de cifras: uno incluye a todos los contados y otro excluye a los inmigrantes indocumentados. Luego informaría al Congreso sobre el número más pequeño para su uso en la redistribución de escaños.

Durante los debates en la Convención Constitucional, y nuevamente durante los debates sobre la 14ª Enmienda, se propuso contablizar en el Censo solo a los ciudadanos, pero estas propuestas fueron rechazadas.

Posteriormente, el Congreso consideró cambiar la ley, pero en 1929 el asesor legal del Senado concluyó que un estatuto para excluir a los no ciudadanos del recuento sería inconstitucional.

Al anunciar las reglas para el conteo de este año, la Oficina del Censo dijo: "El conteo de la población residente incluye a todas las personas (ciudadanos y no ciudadanos) que viven en Estados Unidos en el momento del Censo".

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que representa a los estados que se oponen al plan de Trump, dijo que tanto la ley federal como la Constitución requieren incluir a todas las "personas de cada estado" en el conteo del Censo.

Esas palabras "no pueden interpretarse de manera plausible para excluir a los inmigrantes indocumentados que residen en este país", dijo Dale Ho, de la ACLU.

A principios de esta semana, la Corte Suprema permitió que la Administración Trump detuviera el conteo del Censo, bloqueando las órdenes de los tribunales inferiores que ordenaban que el conteo continuara hasta fin de mes. 

Con información de NBC News