IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Corte Suprema emite fallo que puede complicar las solicitudes de asilo por miedo creíble

El máximo tribunal decidió por unanimidad que los inmigrantes que buscan asilo en Estados Unidos bajo testimonio de estar en peligro en sus países de origen no tienen garantizado que su relato sea considerado creíble, lo cual podría resultar en la negación del asilo. 

La Corte Suprema de Estados Unidos decidió por unanimidad este martes que los inmigrantes que buscan asilo en el país bajo testimonio de estar en peligro en sus países de origen no tienen garantizado que su relato sea considerado creíble, lo cual podría resultar en la negación del asilo. 

El máximo tribunal del país falló en contra de dos decisiones de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito —con sede en San Francisco, California— que ayudaron a establecer la regla de que el testimonio de los inmigrantes sobre el peligro que enfrentan en sus países era veraz, a menos que  un juez de inmigración hubieran llegado a una conclusión “explícita” sobre lo contrario.

“Durante muchos años, y en muchos disensos, el Noveno Circuito ha procedido con la opinión de que, en ausencia de un hallazgo de credibilidad adverso explícito, debemos asumir que los argumentos fácticos [del inmigrante] son verdaderos o al menos creíbles”, escribió el juez Neil M. Gorsuch, quien fue nominado a su puesto por el expresidente Donald Trump.

[Estados Unidos pone fin de manera definitiva a la política de ‘Quédate en México’]

Pero, agregó Gorsuch, esta regla no está justificada por las leyes aprobadas en el Congreso. El juez dijo que la regla le dio a los inmigrantes el beneficio de la duda en casos que ya estaban cerrados.

Los dos casos evaluados por los nueve jueces de la Corte Suprema son los de dos inmigrantes que habían evitado la deportación gracias a que el Noveno Circuito de Apelaciones encontró su petición de miedo creíble como aceptada. En esos casos, ni los jueces de inmigración ni la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés) presentaron una conclusión adversa.

El primero es el del mexicano César Alcaraz-Enríquez, a quien un juez de inmigración ordenó deportar tras ser condenado por violencia doméstica. Sin embargo, el inmigrante pidió permiso para permanecer en Estados Unidos porque dijo tener miedo de ser perseguido en México.

El segundo es el del ciudadano chino Ming Dai, quien solicitó asilo en Estados Unidos tras alegar que era objetivo del Gobierno comunista de China por violar la política de tener un solo hijo. 

David Zimmer, el abogado que representa a Dai, dijo a la agencia de noticias Efe que la decisión no cierra todos los caminos para su cliente, por lo que seguirán peleando la solicitud de asilo de Dai.

El máximo tribunal regresó los casos a la Corte de Apelaciones para que se revisen los fallos.

 

Por su parte, Dale L. Wilcox, director ejecutivo del grupo conservador Immigration Reform Law Institute, dijo en un comunicado que “la presunción de credibilidad del Noveno Circuito es otro ejemplo de cómo algunos tribunales han debilitado la ley de inmigración al manipularla en favor de los extranjeros, incluidos los extranjeros criminales”.

[“No queremos robar nada sino tener un futuro”: migrantes climáticos buscan el sueño americano pero son retornados a México]

La decisión de este martes es la segunda vez en dos semanas que la Corte Suprema revoca por unanimidad una regla del Noveno Circuito sobre inmigración. 

La semana pasada, el tribunal decidió acusar por "reingreso ilegal" a un ciudadano mexicano que había sido deportado hace más de 20 años por una condena por DUI (conducción bajo la influencia del alcohol o sustancias). El Noveno Circuito había determinado que era "fundamentalmente injusto" acusarlo de ese crimen, ya que el tribunal superior dijo que un DUI no califica como delito violento y, por tanto, no justifica la deportación.

La Corte Suprema, sin embargo, decidió que los inmigrantes que no retaron en las cortes la decisión de su deportación en ese momento no podían hacerlo ahora.

Con información de Los Angeles Times y EFE