IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La cifra de niños migrantes que cruzaron solos la frontera sur de EE.UU. se duplica en marzo: fueron casi 19,000

El Gobierno interceptó a 18,890 menores no acompañados en la frontera entre México y Estados Unidos en marzo, según lo informaron las autoridades migratorias este jueves. Se trata del mayor número de llegadas de niños solos en un mes desde que se tiene registro.
/ Source: Telemundo

Las imágenes son desoladoras: dos niñas que son arrojadas por un coyote desde lo alto de la valla fronteriza hacia suelo estadounidense; un niño de 10 años aterrado que pide ayuda a un agente fronterizo tras haber sido abandonado en medio del desierto; dos hermanos perdidos en una montaña con el número de teléfono de su madre escrito en una nota y en sus brazos.

Las cifras de detenciones de migrantes en la frontera suroeste en marzo, publicadas por la Administración Biden este jueves, no hacen sino confirmar esa dura realidad: 18,890 menores no acompañados fueron interceptados por los agentes fronterizos en marzo, el doble que en febrero.

La llegada de niños migrantes se produce en un contexto generalizado de aumento de la inmigración irregular.

[Alejandro Mayorkas visita la frontera por primera vez, en medio de una llegada creciente de inmigrantes]

En total, hubo unos 172,000 arrestos en la frontera en marzo, 60% más que en febrero. Es un récord que incluso supera los 144,000 migrantes detenidos en mayo de 2019, en el pico de la crisis fronteriza de la Administración del expresidente Donald Trump.

La política del presidente, Joe Biden, ha sido la de deportar a todos los migrantes que cruzan la frontera irregularmente, con excepción de los menores de edad y algunas familias con niños menores de 7 años.

Es un cambio respecto a la política de la Administración Trump, cuando se deportaba incluso a los niños haciendo uso del título 42, una regla instaurada para frenar la pandemia que muchos activistas consideran que en los hechos paraliza el derecho a solicitar asilo.

Niños inmigrantes no acompañados caminan por un centro de atención a la afluencia en Carrizo Springs, Texas, el 24 de marzo de 2021. REUTERS

El mes pasado más de 103,000 migrantes fueron expulsados de manera expedita bajo el título 42, sin oportunidad de presentar su caso de asilo ante las cortes, lo que representa un 60% de los arrestos de marzo, adelantó el miércoles una alta funcionaria de Protección Fronteriza y Aduanas (CBP, en inglés) en una llamada con periodistas. En febrero fueron unos 70,000. La mayoría son adultos solos.

De hecho, el 28% de las personas retornadas ya había sido devuelta a México bajo el título 42, explicó la funcionaria. “El alto nivel de reincidencia significa que no podemos considerar esos flujos como personas individuales. A menudo son las mismas personas las que vuelven”, aseguró.

[La Patrulla Fronteriza libera a 108 inmigrantes positivos con COVID-19 en una ciudad de Texas]

“Las únicas personas que no vamos a dejar que esperen ahí solas al otro lado del Río Grande sin ninguna ayuda son los niños”, dijo el mes pasado Biden.

Como consecuencia, los menores están siendo albergados en estaciones de la Patrulla Fronteriza sobresaturadas y frecuentemente terminan esperando mucho más allá de las 72 horas en las que, legalmente, tendrían que ser enviados a un albergue del Gobierno.

Un niño guatemalteco no acompañado, Óscar, de 12 años, que llegó ilegalmente a través del río Bravo desde México, se encuentra el 27 de marzo de 2021 en un puesto de control de procesamiento improvisado antes de ser detenido en un centro de detención por agentes de la Patrulla Fronteriza en la ciudad fronteriza de Roma. AFP via Getty Images

“Hemos dicho muchas veces que una estación de la Patrulla Fronteriza no es un buen lugar para un niño… respecto a eso tenemos avances positivos que informar”, dijo la funcionaria de CBP. “En el promedio de 30 días, el número de niños que son transferidos fuera de la custodia de CBP [a la del Departamento de Salud y Servicios Humanos] pasó de 276 por día a fin de mes anterior a 507 a fin de marzo”, agregó.

La funcionaria explicó que el aumento en la capacidad para procesar a los niños se debe a la ampliación de casi una docena de albergues por parte de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés).

[Inmigrantes protestan frente a la casa de Kamala Harris]

Por su parte, una funcionaria de HHS dijo en la llamada telefónica del miércoles con periodistas que el tiempo que los niños esperan para ser entregados a sus familiares o patrocinadores es de 30 días en promedio.

Los funcionarios de la Administración hicieron eco de Biden al culpar al Gobierno de Trump de haber desmantelado los sistemas que permitían la acogida legal de inmigrantes, propiciando la inmigración ilegal.

Menos de 5,000 migrantes se entregaron a las autoridades para solicitar asilo en marzo en alguno de los puertos de entrada, una de las opciones que tienen los migrantes que huyen de la persecución en sus países de origen y buscan la protección en suelo estadounidense. Esto representa un contraste importante con respecto a los más de 170,000 que trataron de ingresar por un cruce irregular.

Biden también ha señalado a la Administración Trump por no atender las causas de la migración en Centroamérica y, en consecuencia, su Gobierno ha incrementado los fondos que destina al desarrollo en esa región.

La mayoría de los migrantes aprehendidos provienen del llamado triángulo norte de Centroamérica: Guatemala, Honduras y El Salvador. Países que fueron devastados por los huracanes Eta y Iota en 2020; por la crisis económica que desató la pandemia de coronavirus y que cada vez se ven más afectados por el cambio climático.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, viajará a San Antonio, Texas, este jueves, para supervisar el procesamiento y acogida de menores no acompañados. Mientras que el gobernador republicano Gregg Abbott ha ordenado una investigación por presuntos abusos sexuales y maltratos de niños migrantes en un centro de San Antonio.

El periodista Damià Bonmati colaboró con este reporte desde McAllen, Texas.