IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Casa Blanca se prepara para proteger a los dreamers ante una posible derrota judicial que pondría fin a DACA

La Administración se está preparando para un probable fallo judicial que pondría fin al programa DACA, que ha protegido a más de 600,000 inmigrantes de la deportación.

Por Josh Lederman y Julia Ainsley - NBC News

La Casa Blanca se prepara para adoptar medidas ejecutivas que protejan a cientos de miles de dreamers, según revelaron personas cercanas a la Casa Blanca a nuestra cadena hermana, NBC News. El Gobierno del presidente, Joe Biden, ultima su estrategia ante una posible derrota judicial que podría poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, (DACA), que cuenta con una década de vida.

La planificación se ha intensificado en los últimos días antes de que el Tribunal de Apelación del 5º Circuito de EE.UU. tome una decisión sobre el futuro del programa, posiblemente en los próximos días.

[“Vivo cada día sin saber qué pasará”: cuatro dreamers exigen una reforma migratoria a 10 años de DACA]

Lo que está en juego es la capacidad de más de 600,000 personas protegidas por el programa, conocido como DACA, para seguir viviendo y trabajando en Estados Unidos sin miedo a la deportación.

Es casi seguro que el panel de jueces conservadores dictamine que DACA es ilegal. Aunque es probable que el Gobierno de Biden apele la decisión, la Corte Suprema ha indicado que está de acuerdo con un fallo del 5º Circuito que ponga fin al programa de la era Obama.

Con pocas opciones para actuar por su cuenta, el Gobierno de Biden está preparando medidas ejecutivas que podrían seguir protegiendo de la deportación -al menos temporalmente- a los inmigrantes que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños, pero que carecen de estatus legal y a los que se les concedió protección bajo el programa DACA.

La orden ejecutiva exigiría al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) a no priorizar la deportación de los beneficiarios de DACA y abstenerse de deportarlos si no se consideran una amenaza para la seguridad pública o nacional. 

[Unos 100,000 dreamers se graduarán sin poder obtener un permiso de trabajo]

Pero la orden ejecutiva podría ser fácilmente revocada por otra Administración. Cuando la Corte Suprema falló en 2020 para evitar que la Administración Trump pusiera fin a DACA, la opinión mayoritaria, escrita por el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, alegó que la Administración del expresidente había actuado de forma incorrecta para acabar con el programa.

Los expertos legales creen que el tribunal, ahora más conservador, finalmente dictaminará que DACA en sí mismo es ilegal, particularmente porque permite la autorización de trabajo para los migrantes indocumentados. 

Sin una acción del Congreso, es casi seguro que las autorizaciones de trabajo del programa terminarán. Los expertos en inmigración dicen que miles podrían perder abruptamente su capacidad de ganarse la vida en Estados Unidos. 

Activistas por los derechos de los inmigrantes participan en una manifestación frente a la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington D.C., el 12 de noviembre de 2019.
Activistas por los derechos de los inmigrantes participan en una manifestación frente a la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington D.C., el 12 de noviembre de 2019.Mandel Ngan / AFP via Getty Images

“DACA ha sido amenazado en el pasado, pero el caso actual que tiene ante sí el Tribunal del 5º Circuito es la amenaza más grave hasta la fecha”, dijo Todd Schulte, el presidente y director ejecutivo de FWD.US, una organización política bipartidista que aboga por una reforma migratoria progresista.

“Si el Congreso no aprueba una legislación este año, es probable que cerca de 700,000 beneficiarios de DACA corran el riesgo de verse obligados a abandonar sus puestos de trabajo y ser sometidos a la amenaza de la deportación. Si el 5º Circuito falla en contra de DACA, 1,000 beneficiarios actuales de DACA estarán en riesgo de perder su capacidad legal para trabajar cada día hábil durante los próximos 24 meses".

[Entré y salí de EE.UU. dos veces y me quedé siendo menor de edad, ¿cuenta para castigo permanente?]

La planificación para una posible derrota en la corte se hace eco de una estrategia que la administración trató de usar después de que la Corte Suprema anulara Roe v. Wade hace tres meses. Después de esa decisión, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva y las agencias federales tomaron medidas ejecutivas para tratar de preservar el acceso al aborto cuando fuera posible, aunque algunos activistas del derecho al aborto todavía criticaron a la Casa Blanca por parecer poco preparada.

En el caso de DACA, un fallo decepcionante para los partidarios parece más probable que no, dijeron los defensores de la inmigración. No sólo el 5º Circuito ha fallado desfavorablemente hacia la posición de la administración de Biden anteriormente en un caso relacionado, sino que cualquier decisión también es probable que se apele a la Corte Suprema, donde se espera que la mayoría conservadora falle en contra de DACA.

La Casa Blanca de Biden ha instado repetidamente a los legisladores a que actúen para proteger a los beneficiarios de DACA, a los que comúnmente se denomina dreamers, basándose en las propuestas nunca aprobadas en el Congreso llamadas DREAM Act, y a que revisen las leyes de inmigración de forma más amplia, pero no hay señales de que el Congreso vaya a ocuparse seriamente del asunto en un futuro próximo.

El presidente del Comité Judicial del Senado, el demócrata Dick Durbin, dijo el martes que recientemente habló con el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, sobre la próxima decisión sobre DACA. No dijo lo que el Congreso estaba preparado para hacer si DACA se termina. 

[El Gobierno de EE.UU. sortea 50,000 ‘green cards’ en 2024. Así puede conseguir su visa]

“Creo que el sentimiento nacional es fuerte a favor de los 'dreamers' y los protegidos de DACA. Y si algo terrible sale del 5º Circuito, creo que podría ser un tema en noviembre”, opinó Durbin, refiriéndose a las elecciones de medio término de noviembre.

La senadora Kyrsten Sinema, demócrata por Arizona, que a menudo ha ido en contra de su partido en propuestas legislativas clave, dijo que le gustaría centrarse en la reforma migratoria después de las elecciones de noviembre.

“La realidad es que tenemos que abordar tanto nuestras necesidades de seguridad como nuestras necesidades de mano de obra”, contó el lunes en un discurso en el Centro McConnell. Refiriéndose al senador John Cornyn, republicano por Texas, añadió: “Y espero poder asociarme con mi amigo John y entregar algo en los próximos meses o un par de años".

En 2021, Sinema y Cornyn habían presentado conjuntamente un proyecto de ley de inmigración bipartidista en respuesta a la oleada de migrantes en la frontera.

Igualmente frustrado por la inacción migratoria en el Congreso, el expresidente Barack Obama creó el programa DACA en 2012 mediante una acción ejecutiva para proteger a las personas que fueron traídas a Estados Unidos sin ciudadanía o residencia cuando eran niños. El programa ha sido objeto de intensas batallas judiciales desde entonces, dejando a los participantes en un estado casi constante de limbo legal.

[Los inmigrantes en California podrán obtener una tarjeta de identificación sin importar su estatus]

Desde el año pasado, el programa ha estado cerrado a nuevos solicitantes después de un fallo judicial sentenciara que DACA era ilegal, pero continuó la protección de los beneficiarios existentes, mientras que el caso se desarrolló en los tribunales.

Este año, el Gobierno de Biden emitió nuevas regulaciones para fortalecer los fundamentos legales de DACA y mejorar sus perspectivas de sobrevivir en los tribunales, aunque no está claro si eso será suficiente para salvar el programa.

Un portavoz de la Casa Blanca no respondió a las solicitudes de comentarios.