La Administración Trump revive la posibilidad de acabar con el derecho a la ciudadanía por nacimiento

A solo unas semanas del cambio de presidente, la Casa Blanca vuelve a poner sobre la mesa poner fin al derecho constitucional que otorga automáticamente la ciudadanía a cualquier bebé nacido en Estados Unidos mediante una orden ejecutiva.

La Administración del presidente, Donald Trump, ha reavivado las discusiones para poner fin a un derecho constitucional que otorga automáticamente la ciudadanía a cualquier bebé nacido en Estados Unidos, según publica el periódico The Hill citando dos fuentes.

Esto es algo que Trump planteó por primera vez durante su campaña presidencial en 2016, cuando dijo que los bebés de extranjeros sin documentos en regla para residir en el país no deberían obtener la ciudadanía.

El presidente saliente ha tenido sobre la mesa borradores de una posible orden para acabar con este derecho durante tiempo. Y ahora, a solo unas semanas de tener que dejar su cargo por perder las últimas elecciones y sumido en varias investigaciones sobre fraude fiscalsu equipo debate para rematar una orden ejecutiva antes de que la Administración Biden asuma el control en enero, según las fuentes consultadas por The Hill.

La Administración es consciente de que la orden será impugnada de inmediato en los tribunales, pero los funcionarios esperan obtener una resolución sobre si la ciudadanía por nacimiento está definitivamente protegida por la Decimocuarta Enmienda, según una fuente familiarizada con los planes.

[Una corte federal bloquea la regla de Trump para negar el asilo a inmigrantes con antecedentes criminales]

La ciudadanía estadounidense por nacimiento fue ratificada constitucionalmente después de la Guerra Civil para asegurar la ciudadanía estadounidense a los esclavos negros recién liberados. Más tarde se utilizó para garantizar la ciudadanía a todos los bebés nacidos en suelo estadounidense.

Muchos legisladores y expertos han argumentado que está protegida constitucionalmente, pero los tribunales no se han pronunciado definitivamente sobre el tema.

Algunos creen que la Administración Trump podría argumentar que los hijos de inmigrantes indocumentados no están sujetos a la jurisdicción estadounidense y, por tanto, no son elegibles para la ciudadanía.

Pero este criterio se aplica exclusivamente a los hijos de los diplomáticos extranjeros en Estados Unidos, explica al diario The New York Times el profesor Peter. J. Spiro: “El entendimiento convencional es absolutamente claro en que los niños nacidos en Estados Unidos son ciudadanos estadounidenses, con la insignificante excepción de los diplomáticos”.

La Casa Blanca no confirma ni desmiente

"Desde que asumió el cargo, el presidente Trump nunca ha rehuido el uso de su autoridad ejecutiva legal para promover políticas audaces y cumplir las promesas que hizo al pueblo estadounidense, pero no especularé ni comentaré sobre una posible acción ejecutiva", declaró en un comunicado Judd Deere, portavoz de la Casa Blanca.

[La Casa Blanca impidió que familias separadas en la frontera recibieran ayuda psicológica]

No es la primera vez que Trump propone poner fin al derecho constitucional que otorga automáticamente la ciudadanía a cualquier bebé nacido en Estados Unidos. El mandatario lo mencionó durante su campaña presidencial de 2016 y durante una entrevista con Axios en 2018, donde afirmó que firmaría una orden ejecutiva para promulgar el cambio.

En agosto de 2019 volvió a decir que su Administración estaba considerando "muy seriamente" una orden para poner fin a la ciudadanía por nacimiento. 


 

[Por qué es importante que un candidato acepte la derrota y qué puede aprender Trump de quienes perdieron antes que él]

Aunque la idea de revocar el derecho de a la ciudadanía por nacimiento en el país no vaya a ser respaldada por los tribunales, los expertos advierten del efecto paralizador que tiene.

"Tendrá un efecto disuasorio sobre las personas que buscan venir aquí", lamentó a The Hill Shev Dalal-Dheini, director de relaciones gubernamentales de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración.

"El objetivo de esta Administración con todas sus políticas no es solo intentar que entren en vigor y se conviertan en ley, si no su efecto disuasorio", afirmó.

Otros planes de Trump antes de dejar el cargo

Esta medida se suma a otras que se están discutiendo en la Administración Trump antes de terminar la legislatura. Mark Meadows, jefe de gabinete de la Casa Blanca, pidió a los consejeros el día después de las elecciones propuestas políticas prioritarias para impulsar antes de que Biden tome posesión del cargo el 20 de enero.

[Mi hijo tiene 6 años, ¿aplica para un estatus juvenil?]

En su huida hacia adelante, el presidente saliente anunció el viernes dos acciones importantes destinadas a reducir el precio de los medicamentos recetados y otras órdenes en proceso incluyen restricciones al programa de visas H-1B, reformas regulatorias y medidas dirigidas a China.

Estas medidas reflejan cómo la Administración Trump trata de cimentar su agenda antes de que Biden asuma el poder en enero, a pesar de que el presidente saliente sigue sin reconocer su derrota y continúa denunciando fraude electoral sin evidencias.

Durante sus casi cuatro años de mandato, Trump ha ejecutado una dura agenda contra los inmigrantes que incluye la limitación de asilo, el número de refugiados o la política de "tolerancia cero", que desembocó en la separación de cientos de niños de sus familias en la frontera de Estados Unidos con México.

Con información de The Hill, AP y The New York Times.