IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La Administración Biden renueva el TPS para los haitianos en Estados Unidos: "Debemos hacer lo posible para apoyarlos"

La medida protege a los beneficiarios existentes del programa, así como a cualquier ciudadano haitiano que haya llegado a Estados Unidos desde la última designación en 2017. Las personas que lleguen al país después de este anuncio no serán elegibles.

El Gobierno de Joe Biden confirmó este sábado que volverá a designar a Haití bajo el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) durante 18 meses, una medida que es vista como una victoria para los demócratas y los grupos de defensa de la inmigración.

“Haití está experimentando serios problemas de seguridad, malestar social, un aumento en los abusos de los derechos humanos, gran pobreza y falta de recursos básicos, que se ven agravados por la pandemia de COVID-19”, dijo Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional, en un comunicado.

[Tijuana, más tolerante con migrantes haitianos que con la caravana de centroamericanos]

Esta medida permitirá que los haitianos que se encuentran en Estados Unidos puedan obtener un permiso de trabajo y un permiso para permanecer en el país. “Después de una cuidadosa consideración, determinamos que debemos hacer todo lo posible para apoyar a los ciudadanos haitianos en Estados Unidos hasta que las condiciones en Haití mejoren para que puedan regresar a casa de manera segura”, dijo el secretario Mayorkas.

Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos.AP / AP

La designación se produce mientras Haití experimenta una gran agitación política, abusos de los derechos humanos y el impacto económico y social del coronavirus. Ese país fue designado originalmente para el TPS en 2010, luego de un terremoto que causó la muerte de más de 300,000 personas en el país.

[Siguen llegando haitianos a la frontera México-EEUU]

La Administración Obama emitió renovaciones frecuentes hasta que, en 2017, el gobierno de Trump anunció que pondría fin al TPS de Haití a mediados de 2019. Sin embargo, las órdenes judiciales impidieron que esa medida entrara en vigor dejando a los beneficiarios haitianos en el limbo.

Los expertos en inmigración afirman que esta decisión podría beneficiar a más de 100,000 haitianos. La medida ha sido bien recibida por los líderes de la comunidad haitiana, activistas por los derechos de inmigración y legisladores estadounidenses que han escrito cartas, organizado manifestaciones y le han pedido al actual gobierno que emitiera la nueva designación por la agitación que se vive en Haití.

[USCIS alerta del cierre de dos programas de residencia temporal]

“Aplaudimos al secretario Mayorkas y al gobierno de Biden por cumplir su compromiso de restablecer el TPS para Haití. Este paso humanitario estaba retrasado desde hace mucho tiempo y es lo correcto. Ofrecer ayuda, seguridad y protección a los necesitados es fundamental para los valores de nuestra nación”, dijo Wade Henderson, presidente interino de la de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos.

Manifestantes a favor de que se extendiera el TPS para los inmigrantes haitianos en Estados Unidos (foto de archivo).REUTERS

El TPS de Haití estaba en peligro por las demandas presentadas contra la Administración Trump después de que intentara terminar el programa, y los haitianos vivían con el temor de ser retornados a su tierra natal.

La nueva medida protege a los beneficiarios existentes del programa, así como a cualquier ciudadano haitiano que haya llegado a Estados Unidos desde la última designación en 2017. Cualquier persona de Haití que intente viajar a Estados Unidos después del anuncio no será elegible para el TPS y podría ser deportado.

El presidente Biden también ha emitido una designación de TPS para Venezuela, Myanmar y Siria.

El senador Bob Menéndez, demócrata por New Jersey, y presidente del Comité de Relaciones Exteriores, dijo que la designación proporciona “protecciones que se necesitan con urgencia” para los haitianos que viven en Estados Unidos.

“Lo último que nuestro país debería hacer es forzar a toda una comunidad a decidir entre empacar sus vidas y destrozar a sus familias mediante la autodeportación, o volverse indocumentados y forzados a estar en las sombras de nuestra sociedad”, agregó Menéndez.

Con información de AP