Joe Arpaio, el exalguacil de las redadas contra inmigrantes en Arizona, es derrotado en su intento de recuperar el puesto

El autoproclamado "alguacil más duro de Estados Unidos" fue señalado de usar perfiles raciales para perseguir a inmigrantes indocumentados en redadas, en el área metropolitaa de Phoenix. Estuvo 24 años en el puesto hasta 2016, y planeaba regresar.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Uno de los rostros más visibles de la persecución a los indocumentados en Estados Unidos ha sufrido otra derrota política.

Joe Arpaio fue derrotado este viernes por un estrecho margen en su intento de recuperar el puesto de alguacil en el área metropolitana de Phoenix. Arpaio ocupó esa posición durante 24 años antes de ser sacado del puesto en 2016, en medio de la frustración de los votantes por sus controvertidos proyectos de ley financiados por los contribuyentes, su afición por autopromocionarse y el carácter desafiante que que le ganó una condena penal ahora indultada.

Arpaio, quien se autonombró “el alguacil más duro de Estados Unidos”, perdió por más de 6,200 votos en las primarias republicanas para alguacil del condado de Maricopa ante su antiguo asistente principal, Jerry Sheridan. En las elecciones generales del 3 de noviembre, Sheridan se enfrentará al demócrata Paul Penzone, quien derrocó a Arpaio hace cuatro años.

“De todas maneras lo intenté. No estoy avergonzado. Podría haber ganado esta vez", dijo luego de conocer el resultado de los comicios.

Tent City fue uno de los centros de detenciones de Maricopa instaurados por Arpaio cuyas condiciones han sido denunciadas por organizaciones como Amnistía Internacional.AP

La derrota marcó el segundo intento fallido de Arpaio de regresar a la política. El exfuncionario realizó una campaña primaria infructuosa para el Senado de Estados Unidos en 2018, poco después de que el presidente Donald Trump perdonara su condena penal por desacato a un tribunal en 2017 por desobedecer la orden de un juez en un caso de discriminación racial.

Como alguacil del área metropolitana de Phoenix desde 1992 hasta 2016, Arpaio ganó prominencia política al crear la denominada Tent City, una cárcel formada por tiendas de campaña, en la que los presos, condenados generalmente por delitos menores, eran obligados a llevar ropa interior de color rosa y trajes a rayas, bajo temperatura por encima de los 50 ºC durante el día. El exfuncionario es más conocido por lanzar medidas enérgicas contra la inmigración, algunas de las cuales contribuyeron significativamente a su caída política.

[La salud o el dinero: el dilema al que se enfrentan los trabajadores indocumentados de California]

Si bien su carácter desafiante lo benefició frente a los votantes durante muchos años, Arpaio enfrentó fuertes críticas por asumir políticas que sabía que eran controvertidas y acumular 147 millones de dólares en facturas legales por demandas contra su oficina, y que fueron pagadas por los contribuyentes de Maricopa. El exalguacil también entorpeció las investigaciones de más de 400 denuncias de delitos sexuales presentadas ante su oficina.

Su fortuna política comenzó a declinar significativamente en 2013 cuando un juez federal determinó que sus oficiales habían usado perfiles raciales de latinos para perseguir a inmigrantes en las patrullas de tráfico.

En esta última campaña para el puesto de alguacil, recaudó solo una fracción del dinero que era famoso por recaudar. Arpaio dijo que mucha gente no sabía que se estaba postulando al cargo hasta que vieron su nombre en la boleta.

Durante sus años en el puesto, su plataforma consistió en un apoyo inquebrantable a Trump y en traer de vuelta prácticas que los tribunales han considerado ilegales y que su sucesor ha erradicado, como la represión contra inmigrantes.

En esta ocasión también se enfrentó a un electorado mucho más moderado que en campañas anteriores.

[“El sistema migratorio no funciona ni para las familias que están viniendo ni para el pueblo estadounidense”]

En el caso que enfrentaron por el uso de perfiles raciales de los inmigrantes, tanto Arpaio como Sheridan fueron declarados en desacato civil a la corte por desobedecer una orden judicial de 2011 que exigía detener las patrullas de inmigración del alguacil, lo que llevó a la condena de Arpaio por desacato judicial en 2017. Sheridan no fue acusado de desacato judicial.

Arpaio y Sheridan han disputado enérgicamente estos señalamientos. Sheridan, un veterano de 38 años de la oficina del alguacil que se retiró después de que Arpaio fuera derrotado en 2016, dijo que no estaba al tanto de la ampliamente debatida orden judicial y que no dirigía la unidad que realizaba las redadas en patrullas contra inmigrantes.

Sheridan ha dicho que él puede ayudar a cambiar la deteriorada reputación de la oficina del alguacil e insistió en que sabe lo que quiere. El recién electo alguacil no respondió de inmediato a una llamada de la agencia The Associated Press en busca de comentarios sobre su victoria.

Con información de The Associated Press