IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Inmigrantes y abogados denuncian las "horrendas" e "inhumanas" condiciones del centro de detención de ICE de Louisiana

Un detenido encontró una cucaracha viva en su comida. Otro se extrajo él mismo un quiste del estómago por falta de atención médica. Los migrantes denuncian además que los guardias usan lenguaje racista contra ellos.

Por Carmen Sesin – NBC News

Durante sus 46 días en el Centro Correccional de Winn en Louisiana, un solicitante de asilo denunció que fue testigo de "condiciones horribles" que "no eran adecuadas para humanos".

El detenido, quien fue recientemente puesto en libertad condicional y no quiso usar su nombre en espera de la resolución de su caso de asilo, habló por teléfono con NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, y contó que había poca comida, hacían falta de baños, y no había agua caliente pese a las temperaturas extremadamente frías en las instalaciones.

Los abogados y defensores de inmigración han alertado sobre las condiciones en ese centro gestionado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), y aseguran que se han deteriorado en los últimos meses.

El inmigrante dijo que un día estalló una protesta por las condiciones en su unidad y los hombres fueron rociados con gas pimienta.

"Les rogué que me sacaran de la habitación porque no podía respirar con mi asma. Un hombre se desmayó frente a mí. Pero me dejaron ahí", dijo el detenido, quien es originario de Cuba y llegó a la frontera entre Estados Unidos y México desde Guyana.

Aseguró que fue difícil obtener atención médica; cada vez que solicitaba una cita médica por su asma tenía que esperar cinco días para ver a un médico.

La Iniciativa para la Libertad de los Inmigrantes del Sureste de Louisiana, un proyecto del Southern Poverty Law Center, ha escrito dos cartas al Departamento de Seguridad Nacional denunciando "abusos y condiciones inhumanas en Winn".

[Documentos de ICE confirman abusos ginecológicos en centro de detención de inmigrantes en Georgia]

Al menos un detenido fue hospitalizado después de intentar suicidarse y hay informes de otros que también contemplan quitarse la vida, según las cartas enviadas a Seguridad Nacional, basadas en relatos de detenidos y abogados.

Los letrados incluyeron una larga lista de quejas, incluidas habitaciones para 44 personas que tienen solo un urinario, dos inodoros y dos duchas. En un caso, un detenido supuestamente encontró una cucaracha viva en su comida. Otro detenido se extrajo él mismo un quiste del estómago por falta de atención médica.

Han estallado huelgas de hambre debido a las condiciones en las instalaciones y han dado lugar al uso de gas pimienta. Las cartas también citan lo que los defensores y los detenidos describen como lenguaje racista por parte de los guardias en las instalaciones.

Los detenidos caminan con las manos cruzadas detrás de la espalda dentro del Centro Correccional de Winn en Winnfield, Louisiana, el 26 de septiembre de 2019.Gerald Herbert / AP

“Es por eso que pedimos a Mayorkas que termine inmediatamente todos los contratos con Winn y le abra una investigación a ICE en Nueva Orleans”, dijo Mich González, abogada del Southern Poverty Law Center, refiriéndose al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

En un caso, descrito en la carta del 10 de junio a Seguridad Nacional, un detenido informó a González que lo esposaron y lo obligaron a postrarse empujándole la cara contra el suelo. El cliente dijo repetidamente que no podía respirar y cree que la rodilla del oficial estaba en su cuello. Fue puesto en aislamiento solitario donde intentó suicidarse y luego fue deportado.

El detenido, que hablaba inglés, escuchó a los guardias de Winn referirse a otros detenidos como "perros ilegales" e "idiotas”. Un oficial le dijo "Soy blanco, no hablo español".

[Alejandro Mayorkas ordena el cierre de dos centros de detención de inmigrantes por supuestos abusos]

En respuesta a una consulta de NBC News sobre las acusaciones específicas de los exdetenidos y abogados, un portavoz de ICE escribió en una declaración enviada por correo electrónico: “El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas está firmemente comprometido con la salud y el bienestar de todos los que están bajo su custodia".

NBC News se comunicó con el Centro Correccional de Winn sobre las acusaciones, pero la instalación remitió las preguntas a ICE.

Según González, el tamaño de la población en los centros de detención supervisados ​​por la oficina de campo de ICE de Nueva Orleans ha aumentado de 1,000 a unos 6,000 en un par de meses.

El aumento se debe a varias razones, incluido el aumento de los patrones de migración, así como un aumento en los cruces fronterizos no autorizados, muchos de los solicitantes de asilo que esperan en México después de haber sido rechazados en la frontera debido al Título 42, la orden de salud pública promulgada durante la pandemia de coronavirus por la Administración del expresidente Donald Trump que todavía está en vigor.

Se supone que aquellos que están detenidos y buscan asilo deben recibir una entrevista de miedo creíble dentro de los primeros 14 días de estar bajo custodia de ICE, dijo González, pero esto está tomando semanas o meses.

“En las instalaciones de ICE de Louisiana y Mississippi, hay cientos de personas esperando una entrevista de miedo creíble,  pero las Oficinas de Asilo solo tienen acceso a una o dos líneas telefónicas para realizar las entrevistas”, dijo González. “Además, no brindan un acceso lingüístico adecuado y niegan franjas de la entrevista a pesar de que el umbral para establecer un temor creíble debería ser bajo. No es una audiencia de asilo completa", concluyó. 

El número de solicitantes de asilo detenidos en Louisiana ha crecido luego de que el estado redujera el número de reclusos estatales en sus prisiones al promulgar amplias medidas de reforma a la justicia penal en los últimos años. En su lugar, más cárceles locales con fines de lucro establecieron contratos con ICE para albergar a inmigrantes detenidos.

Lara Nochomovitz, una abogada privada con una gran base de clientes en Louisiana que ayuda a coordinar los servicios posteriores a la liberación, dijo que sus clientes se quejan constantemente del racismo de los guardias, que se detalla en la carta de la Iniciativa de Libertad de Inmigrantes del Sureste a Seguridad Nacional. Además, muchos de los liberados tienen que pagar fianzas elevadas, dicen los abogados, lo que contribuye a más crisis de salud mental entre los detenidos.

“Hay más hombres que nunca antes que llegan llorando cuando me reúno con ellos”, dijo.

Los detenidos abandonan la cafetería bajo la vigilancia de los guardias durante una gira de prensa en el Centro Correccional de Winn en Winnfield, Louisiana, el jueves 26 de septiembre de 2019.AP Photo / Gerald Herbert

Los abogados dicen que se está poniendo a más detenidos en confinamiento solitario. Homero López, director ejecutivo de Servicios de Inmigración y Defensa Legal en Nueva Orleans, dijo que "hay algunos casos muy atroces". López dijo que ha visto casos en los que se encierra a hombres gay en confinamiento solitario "para su protección" porque fueron agredidos o acosados ​​por otros detenidos. Dijo que uno de los problemas con el aislamiento es que no existe un proceso para apelar contra el confinamiento solitario o para reducir el tiempo.

En una carta de abril a Mayorkas, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) solicitó que se cerraran 39 instalaciones de ICE: 11 de ellas están en Louisiana e incluyen a Winn.

No es la primera vez que los centros de detención de este estado han sido señalados en los últimos años por razones que incluyen sus tasas excesivamente bajas de libertad condicional y la libertad condicional de solicitantes de asilo con fianzas inusualmente altas.

Otro detenido cuyo nombre también se oculta le dijo a NBC News que pasó 46 días en Winn y dijo que las condiciones eran "horribles".

El detenido viajó desde Uruguay hasta la frontera estadounidense.

Dijo que recientemente hubo una inundación en las instalaciones y que las pertenencias de todos se mojaron.

“Constantemente nos amenazan con deportarnos. Nadie nos dice que existe la posibilidad de que podamos quedarnos en el país ”, dijo después de ser puesto en libertad condicional de Winn la semana pasada.

“Nos hacen sentir mal. Pensé al llegar aquí que la atención iba a ser diferente", dijo el hombre. "Me trataron como a un perro. Estoy muy desilusionado".