ICE detiene a más de 150 inmigrantes que rompieron su promesa de salir del país y se quedaron... hasta 20 años más

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas despliega a oficiales por todo Estados Unidos con la Operación Broken Promise: estos han sido los primeros resultados.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) activó este mes la Operación Broken Promise (promesa rota, en inglés), que condujo a la detención de al menos 154 inmigrantes indocumentados, acusados de incumplir su compromiso de abandonar el país voluntariamente.  

“ICE desplegó oficiales por todo el país en busca de extranjeros indocumentados que rompieron su promesa a los Estados Unidos y los tribunales de inmigración”, dijo Tony Pham, director interino de la agencia federal durante una rueda de prensa celebrada en McAllen, Texas.

De las personas detenidas, 133 tenían antecedentes penales o habían sido sentenciadas por diversos delitos como prostitución, violencia doméstica, robo y crueldad a menores, entre otros cargos, según Pham. Uno de los inmigrantes pasó más de 20 años tras comprometerse a salir del país. 

[El Departamento de Justicia quiso ofrecer ayuda psicológica a las familias separadas en la frontera. La Casa Blanca lo bloqueó y costó caro]

Pham afirmó que el objetivo de la agencia era enviar un mensaje a “miles” de personas que aún se encuentran en el país, a pesar de que se comprometieron a dejar el territorio estadounidense de manera voluntaria, para recordarles que ICE no se ha olvidado de ellos y puede buscarlos.

La Operación Broken Promise se centra en las personas a las que se les concedió una “salida voluntaria” del país. Ésa es una alternativa a la deportación y puede ayudar a que el inmigrante evite las graves consecuencias que conlleva una expulsión formal, que suele ser una acción abrupta e implica una prohibición prolongada de volver a ingresar de manera legal al país. 

Según datos de la Universidad de Syracuse, en el año fiscal de 2020 se le ha otorgado la salida voluntaria a más de 16,000 inmigrantes. Bajo ese esquema, los migrantes acceden a salir del país en un tiempo determinado, generalmente 60 o 120 días, con el fin de evitar ser deportados. El tiempo adicional les da la oportunidad de poner sus asuntos en orden.

[Gustavo cruzó la frontera solo para reunirse con su abuelo y EE.UU. lo deportó sin avisar. Lo mismo le pasó a miles de menores]

Pero muchos no cumplen ese compromiso, esperando poder permanecer más tiempo en el país. Incumplir con esa medida puede generar una multa y una prohibición automática de 10 años para poder presentar una solicitud de regreso legal.

En octubre, ICE anunció que se comenzaría a deportar de forma inmediata a inmigrantes indocumentados que llevan menos de dos años en el país, y que no tienen un proceso abierto en una corte de inmigración.

Esta directiva permite a los agentes de ICE iniciar procesos rápidos de deportación (en cuestión de horas) sin necesidad de ver a un juez de inmigración y en cualquier lugar del país.

Los abogados de inmigración consultados por Noticias Telemundo advirtieron que estos nuevos poderes permitirán detener a más personas y deportarlas más rápido.

Tanto ICE como el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) ampliaron sus políticas de detenciones en todo el país, incluyendo a las ciudades santuario, justo antes de las elecciones de noviembre.

Funcionarios han descrito este esfuerzo de la Administración Trump como un mensaje político de mano dura contra los inmigrantes indocumentados.

Uno de los principales objetivos del Gobierno ha sido justamente el combate a estas jurisdicciones santuario. En estas localidades, las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley no cooperan con los agentes de ICE. 

La pandemia no ha impedido que ICE detenga a inmigrantes. Aunque al inicio de la crisis sanitaria, la agencia suspendió sus operativos en hospitales, clínicas y consultorios médicos, los arrestos continuaron en los centros de trabajo y en los hogares, sobre todo, en dichas ciudades santuario, a pesar de la preocupación de activistas y autoridades locales de que esto podría perjudicar la salud colectiva y de estos individuos.

En septiembre se supo que ICE había llevado a cabo operaciones nacionales que se habían saldado con la detención de más de 2,000 migrantes entre julio y agosto.

Con información de ICE y Buzzfeed News