IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Habla la familia de las dos niñas arrojadas desde el muro fronterizo: le piden a Biden que las reúna con sus padres

“Que esas dos inocentes estén junto a sus padres, para que les den amor ellos mismos”, rogó Manuel Macas, abuelo materno de las menores, desde Ecuador. La mamá y el papá están en territorio estadounidense y ya contactaron a las pequeñas, que se encuentran en custodia del Gobierno tras haber sido abandonadas en la frontera.

Yareli, de 3 años de edad, fue la primera en ser arrojada del muro. Su hermana, Yasmina, tan solo dos años mayor, fue la segunda en ser soltada en suelo estadounidense desde lo alto de la valla fronteriza con México por un coyote contratado por su padre.

Ahora, la familia de las niñas le pide al presidente, Joe Biden, que puedan reunirse con sus padres. “Que nos ayuden, que esas dos inocentes estén junto con sus padres, para que les den amor ellos mismos”, dijo Manuel Macas, abuelo materno de las menores.

Ellas emigraron de Jaboncillo, un pequeño poblado en las montañas de Loja, en el sur de Ecuador. Sus padres, Yolanda Macas Tene y Diego Vacacela Aguilar, también originarios de esa comunidad, habían emigrado recientemente a Estados Unidos y deseaban reunirse con sus hijas allí.

En el cuarto de Yareli y Yasmina en la casa del abuelo paterno en Jaboncillo aún se ven algunas muñecas manchadas de hollín, peluches y ropa que pertenecía a las niñas.

Una muñeca abandonada en el cuarto de las dos niñas migrantes de Ecuador que fueron lanzadas por un coyote desde lo alto del muro fronterizo de Estados Unidos con México.Noticias Telemundo

 “[Los papás] querían estar con ellas, mucho sufría su mamá, por esa razón se decidieron a llevarlas”, dijo a Noticias Telemundo Lauro Vacacela, abuelo de las menores.

Lauro Vacacela aseguró que no sabe con qué traficante de personas habló su hijo para llevarse a sus nietas ni cuánto costó el viaje. Y es un tema que le provoca angustia.

["En inmigración no nos dejaron hablar". Así fueron devueltas estas madres a México]

“Sí, puede ser un poco riesgoso, por decir así”, dijo cuando se le preguntó si le preocupaba que su hijo y nuera hubieran pagado a una persona para que cruzara por la frontera a sus nietas de este modo.

Los padres de Yareli y Yasmina ya lograron comunicarse con ellas, afirmó Lauro Vacacela.

“A lo mejor si hubieran estado conmigo, no se hubieran ido para allá”, dijo su tía Rosa Macas. Sintió un profundo dolor cuando las vio caer del muro, pues las consideraba como a sus propias hijas. La familia materna no estaba al tanto del viaje de las niñas y su partida fue una sorpresa para ellos.

Las niñas ecuatorianas se encuentran a salvo y en buen estado en un centro de procesamiento en El Paso, Texas, según lo confirmó Gloria Chávez, jefa de la Patrulla Fronteriza en ese sector.

Su historia ilustra los peligros que corren los menores no acompañados en su viaje hacia Estados Unidos.

La Administración Biden ha decidido no deportar de inmediato a los menores no acompañados, aunque ha advertido varias veces que los adultos y familias migrantes serán retornados a México de manera expedita mientras la frontera siga cerrada por la emergencia sanitaria del COVID-19.

Yolanda Macas Tena y Diego Vacacela Aguilar, padres de las niñas migrantes ecuatorianas Yareli y Jazmina, en una fotografía sin fecha.Cortesía

Las impactantes imágenes de Yareli y su hermana Jasmín cayendo desde lo alto del muro se han compartido ampliamente en redes sociales, en un momento en el que el Gobierno enfrenta grandes dificultades para albergar y procesar la llegada de miles de niños que viajan a la frontera sin sus padres.

[Madre busca a sus dos hijos que cruzaron solos la frontera]

La Administración Biden ha buscado hacer frente a esta crisis ampliando su capacidad para albergar a los menores y tratando de disminuir los tiempos de procesamiento. Para ello ha instalado cientos de nuevas camas, incluso en centros de convenciones y antiguos campos petroleros en los estados del suroeste del país.

Tan solo en marzo, más de 18,500 menores no acompañados ingresaron a la frontera sur, un aumento de más del 60% respecto al récord anterior de mayo de 2019.