IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los trabajadores agrícolas temen la nueva ley migratoria de DeSantis. Pero también sus empleadores: "¿Quién va a cosechar?"

Muchos migrantes latinos evalúan irse de Florida, pero hay quienes son optimistas: "Aquí todo se mueve gracias a la gente trabajadora y los latinos... el Gobierno no va a hacerles daño", dijo un productor. Activistas aconsejan sin embargo informarse bien antes de decidir.

Por Carmen Sesin y Edwin Flores - NBC News

Después de pasar años trabajando en un vivero de orquídeas en Homestead, una importante zona agrícola al sur de Miami, una trabajadora salvadoreña asegura que ella y su familia de cuatro integrantes están considerando dejar Florida por la nueva ley que firmó recientemente el gobernador republicano Ron DeSantis, con disposiciones en contra de los migrantes sin documentos. 

La trabajadora, cuyo nombre se mantiene anónimo porque le preocupan las repercusiones negativas para ella o su familia, trabaja al aire libre bajo el calor del sur de Florida plantando orquídeas en macetas desde las 7 de la mañana hasta las 3:30 de la tarde. 

A ella le encanta vivir en el estado, dice, y sus amigos y vecinos se han convertido en su familia. Pero aunque tiene autorización de trabajo como solicitante de asilo de El Salvador, le preocupa su esposo, quien no tiene documentación legal para trabajar. “Me gustaría quedarme en Florida, pero la situación laboral se va a volver muy exigente”, dijo.

En reuniones con defensores de los inmigrantes y líderes religiosos y en conversaciones con empleadores, son muchos los trabajadores agrícolas de Florida que como ella han estado expresando sus temores y preocupaciones sobre la nueva ley de inmigración del estado, que entrará en vigencia en julio.

En Florida hay unas 775,000 personas indocumentadas y muchas ya toman medidas para protegerse de la nueva ley.
En Florida hay unas 775,000 personas indocumentadas y muchas ya toman medidas para protegerse de la nueva ley. CHANDAN KHANNA / AFP via Getty Images

La nueva ley tiene varios cambios que afectan a los migrantes. Uno de ellos es que las empresas con más de 25 empleados usen un sistema federal conocido como e-Verify para determinar si los empleados tienen permiso legal para trabajar en Estados Unidos. 

[¿Qué hay detrás del proyecto de ley migratorio impulsado por DeSantis? Su intención es “aterrorizar a los inmigrantes y sus comunidades”, según expertos]

También invalidará las licencias de conducir emitidas en otros estados a conductores que carezcan de estatus legal y prohíbe que los gobiernos locales proporcionen dinero a organizaciones que expidan tarjetas de identificación a inmigrantes sin estatus legal. Además requerirá que los hospitales en el estado que aceptan Medicaid incluyan una pregunta de ciudadanía en los formularios, lo que desanimará a muchos inmigrantes a recibir atención médica.

La ley también proporciona 12 millones de dólares para el programa de reubicación de migrantes de DeSantis. El gobernador fue noticia el año pasado cuando envió a un grupo de inmigrantes venezolanos de Texas a Martha’s Vineyard, en Massachusetts, para protestar contra las políticas migratorias del Gobierno federal. 

DeSantis, quien se espera que anuncie pronto su candidatura presidencial, ha adoptado una posición dura sobre la inmigración, algo que puede ser atractivo para muchos votantes en las primarias republicanas. El proyecto de ley de inmigración se firmó el día antes de que se levantara el Título 42, una política que permitió a EE.UU. expulsar rápidamente a los migrantes en la frontera sur durante los últimos tres años por la pandemia, pero también provocó un aumento en las personas que intentaron cruzar la frontera ilegalmente en repetidas ocasiones. DeSantis ha sido un duro crítico del presidente, Joe Biden, y sus políticas en la frontera. 

"Están asustados, tienen miedo"

Para una gran parte de la población de Florida, la ley afecta sus ingresos directamente. En Homestead, conocida por sus viveros, la mayoría de los trabajadores viven allí todo el año y trabajan en jardinería y paisajismo; mientras que sólo una minoría son trabajadores de temporada. Muchos de los que labran estas tierras, en su mayoría latinos, no tienen un estatus migratorio legal.

Algunos trabajadores inmigrantes ya se han ido del estado y muchos están haciendo preguntas y pensando si deberían hacerlo también.

“Lo que hemos escuchado y visto desde la firma de la ley es que muchos trabajadores están asustados, tienen miedo y se preguntan cuál es el camino a seguir”, dijo Óscar Londoño, codirector de We Count!, una organización local que aboga por los trabajadores inmigrantes. “Sabemos que un número cada vez mayor de empleadores también están preocupados por esta ley porque no solo afectará a los inmigrantes. También afectará a los empresarios que dependen de su mano de obra”, agregó. 

La trabajadora salvadoreña del vivero de orquídeas en Homestead, quien también es miembro de We Count!, dijo que ella y sus compañeros de trabajo fueron advertidos de que las reglas cambiarán en julio.

Le preocupa que la renovación de su permiso de trabajo no llegue a tiempo: “La última vez tardé un año y tres meses en recibir mi autorización de trabajo, y mis empleadores me preguntaban cuándo llegaría”, dijo.

¿Quién va a cosechar?

En Immokalee, un pueblo agrícola conocido por sus tomates a una hora en auto de Naples, muchos de los trabajadores son temporales. "El mayor temor que tienen es perder sus trabajos”, explicó Lupe Gonzalo, organizadora de la Coalición de Trabajadores de Immokalee.

La firma del proyecto de ley por parte de DeSantis coincidió con el final de la temporada de tomate en esta región. Esta es la época del año en que muchos trabajadores se van a Georgia y Carolina del Sur, donde cosechan tomates y otras frutas y verduras.

Algunos generalmente regresan a Florida en agosto para preparar el suelo para plantar tomates, y para noviembre la mayoría de ellos han regresado para levantar la cosechar. Gonzalo dijo que es posible que no regresen este año.

“Hace frío en muchos estados durante los inviernos, por lo que la gente tendrá que buscar trabajo en otras áreas”, dijo Gonzalo, “tendrán que adaptarse”.

Algunos propietarios de granjas están preocupados por cómo funcionarán sus negocios con menos trabajadores disponibles.

La economía del sur de Florida, de aquí en Homestead, es la agricultura. La mayoría, sabemos, son indocumentados. ¿Quién va a cosechar?”

Elvira Cepeda AGRICULTORA EN florida

Elvira Cepeda, una agricultora en Homestead, dijo que estaba teniendo dificultades para encontrar trabajadores agrícolas para cosechar después de que se firmó la nueva ley. Contó que no ha dejado de recibir llamadas con preguntas al respecto y que le han dicho que están considerando dejar el estado. 

“La economía del sur de la Florida, de aquí en Homestead, es la agricultura. La mayoría, sabemos, son indocumentados. ¿Quién va a cosechar?”, dijo Cepeda a Noticias Telemundo.

Un productor se mostró optimista de que la ley no resultaría en cambios importantes. Pedro Sifuentes, quien vino de México hace más de 30 años, es dueño de campos de okra en Homestead y dice que ninguno de sus 120 trabajadores se ha ido.

“Les he dicho que cada nube tiene un lado positivo”, dijo sobre sus conversaciones con trabajadores agrícolas. “El Gobierno sabe que aquí todo se mueve gracias a la gente trabajadora y los latinos. Fortalecen al estado y el Gobierno no va a hacer nada para dañarlo”.

"Para poner fin a los abusos"

Varios legisladores republicanos latinos votaron a favor de la ley. Una de ellas, la senadora estatal Ileana García, defendió la legislación en un comunicado en marzo y dijo que está “diseñada para evitar el uso de tarjetas de identificación ilegales en Florida para prevenir el tráfico de personas y poner fin a los abusos por parte de personas sin escrúpulos que se aprovechan de los más vulnerables".

“Es sorprendente hasta qué punto los activistas de extrema izquierda y de fronteras abiertas llegarán a mentir, con la esperanza de infundir miedo para avanzar en su agenda partidista”, agregó.

Gabriel Salguero, presidente de la Coalición Nacional Latina Evangélica y pastor de The Gathering Place en Orlando, dijo que él y otros celebraron recientemente una reunión en el consulado de México para tranquilizar a los inmigrantes y quienes los ayudan y brindarles asesoramiento legal, cuidado pastoral y apoyo.

“Estamos teniendo sesiones en centros comunitarios e iglesias. Había más de 100 inmigrantes allí y estuvimos allí varias horas respondiendo preguntas sobre lo que está en la ley, lo que no está en la ley”, dijo Salguero.

“La incertidumbre genera miedo”, dijo Salguero, “le pedimos a la Legislatura estatal que reconsidere: es nuestro trabajo servir a la comunidad lo mejor que podamos”.