IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Este hondureño se refugió en una iglesia tras enfrentar una orden de deportación. Ha salido después de más de tres años

Alex García llegó a Estados Unidos hace más de 20 años huyendo de la miseria de Honduras y en busca de una vida mejor. Tras enfrentar una orden de deportación en 2017 optó por recluirse en una iglesia en Maplewood. Pasó 1,252 días lejos de sus esposa y cinco hijos.

El inmigrante hondureño Alex García celebró el miércoles con su familia, de la que estuvo separado por más de tres años, su salida de la iglesia santuario en la que estuvo refugiado en Missouri, lejos de su esposa y cinco hijos, ahora ya sin temor a ser deportado luego de que entraran en vigor las nuevas reglas migratorias.

García llegó a Estados Unidos hace cerca de 20 años, al igual que otros inmigrantes en busca de seguridad y una vida mejor, que encontró al lado de su esposa Carly, con la que hace 10 años formó una familia.

Huyó de la pobreza extrema y la violencia en Honduras y, después de ingresar en el país, en 2004 se subió a un tren que pensó que se dirigía a Houston. En cambio terminó en Poplar Bluff, Missouri, una ciudad de unos 17,000 residentes en la esquina sureste del estado.

[Biden revoca una orden ejecutiva de Trump que limitaba las solicitudes de residencia y la contratación de trabajadores extranjeros]

Consiguió un trabajo y conoció a su esposa, ciudadana estadounidense, y durante más de una década vivieron tranquilamente con su familia mixta.

En 2015, García acompañó a su hermana a una oficina de inmigración para registrarse en Kansas City, Missouri, donde los funcionarios se dieron cuenta de que García estaba en el país ilegalmente. Recibió dos indultos de un año durante la Administración de Barack Obama.

Tras enfrentar una orden de deportación, en 2015 logró que se le concediera una suspensión de la medida, que renovó cada año.

De la mano de su hija menor, AriannaLee, Alex García camina hacia el vehículo acompañado de su esposa y sus cuatro hijos después de anunciar en una conferencia de prensa el miércoles 24 de febrero de 2021, que dejaría la iglesia Unida de Cristo en Maplewood, Missouri, luego de vivir ahí durante tres años y medio para evitar ser deportado.Laurie Skrivan/St. Louis Post-Dispatch via AP

Pero en 2017 el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) le dio dos semanas para entregarse y ser deportado, por lo que optó por refugiarse en una iglesia en los suburbios de St. Louis y no ser separado de su familia.

Durante su salida del templo sonó la campana de la iglesia y el ambiente se cargó de emoción. La voz del alcalde, Barry Greenberg, se quebró cuando le dijo a García que no podía otorgarle la ciudadanía estadounidense, pero que podía convertirlo en ciudadano honorario de Maplewood.

[Un pastor inmigrante sale de una iglesia santuario tras más de tres años confinado para evitar deportación]

García, apoyado por una mano en el hombro de un hijo y luchando por contener las lágrimas, habló a la salida del tempo frente a una multitud de unas 100 personas.

"Hoy celebramos que salgo del santuario y me reúno con mi familia después de estar separado por 1,252 días. Gracias a todo su apoyo y a la nueva Administración, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, que prometió que ya no soy una prioridad para la deportación", indicó en un comunicado.

Pero recordó que la lucha aún no ha terminado: "Todavía hay mucho trabajo por hacer y espero poder unirme a todos ustedes en la comunidad y continuar luchando por mi protección permanente", declaró.

[Encuentran a los padres de 105 niños migrantes separados de su familia por la Administración Trump]

García y otros en igual situación han podido continuar su vida luego de que el ICE emitiera las nuevas reglas que regirán las detenciones y deportaciones prioritarias, que excluyen a inmigrantes con cargos menores como conducir en estado de ebriedad.

Alex García posa en la iglesia de Maplewood, Missouri, donde permaneció refugiado desde 2017, el domingo 28 de enero de 2018.Laurie Skrivan/St. Louis Post-Dispatch via AP

La agencia se centrará en quienes puedan representar una amenaza a la seguridad nacional, los que hayan cruzado recientemente la frontera o que hayan cumplido cárcel por delitos graves.

Su esposa Carly, hija de inmigrantes mexicanos, señaló que los pasados tres años y medio separada de su marido han sido "muy difíciles y traumatizantes".

"Alex dejará el santuario porque el ICE hizo la promesa de que no es una prioridad para la deportación. Celebramos esta victoria pero todavía necesita protección permanente", destacó.

[Este guatemalteco murió en una masacre en México luego de vivir 22 años en EE.UU. y ser deportado]

Su abogada Nicole Cortés, codirectora del Proyecto de Acción Comunitaria Migrante e Inmigrante (MICA, por su sigla en inglés), aseguró que la salida de García del santuario "representa un gran hito" para la familia del inmigrante.

"Continuaremos luchando en múltiples frentes por la protección a largo plazo de Alex. Hoy celebramos; mañana continuamos el trabajo", afirmó.

En sus primeras semanas como presidente, Biden firmó varias órdenes ejecutivas sobre temas de inmigración que revocan las políticas de su predecesor, aunque varios miembros republicanos del Congreso están impulsando tratando de derribarlas.

Myrna Orozco, coordinadora de organización de Church World Service, señaló que 33 inmigrantes permanecen dentro de las iglesias de Estados Unidos y que ese número debería seguir disminuyendo.

[¿Pueden pedir un permiso para salir del país los beneficiarios de DACA?]

“Esperamos que cambie en las próximas semanas a medida que obtengamos más claridad de ICE o (los inmigrantes) obtengan una sentencia sobre sus casos”, dijo Orozco.

Desde que Biden asumió el cargo en enero ha habido otros inmigrantres que ya han abandonado los templos donde permanecía recluidos: el salvadoreño José Chicas, de 55 años, salió de una casa propiedad de una iglesia en Durham, Carolina del Norte el 22 de enero; la pakistaní Saheeda Nadeem, una mujer de 65 años, abandonó una iglesia de Kalamazoo, Michigan, este mes; y Edith Espinal, oriunda de México, dejó una iglesia de Ohio después de más de tres años.

La salida de García se produjo solo dos días después de que la representante federal Cori Bush, una demócrata de St. Louis, anunciara que estaba impulsando un proyecto de ley privado que buscaba la residencia permanente de García. Bush confirmó el miércoles que seguirá trabajando en el proyecto de ley.

[Más de 1,000 días refugiados en iglesias santuario: estos inmigrantes han salido tras la suspensión de las deportaciones de Biden]

"ICE ha prometido no deportar a Alex, y no nos detendremos ante nada para asegurarnos de que cumplan su promesa", señaló Bush en un comunicado.

Con información de EFE y AP.