IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Este latino pasó 14 meses aislado en una celda de ICE. Dice que es estadounidense y ahora reclama un pago por esa pesadilla 

Carlos Murillo es la primera persona en hacer uso de la ley de California que permite a las personas demandar a los operadores privados de los centros de ICE.  Estos son los motivos.

Durante 14 meses, Carlos Murillo Vega estuvo aislado en una celda de un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) en California, donde fue sometido a abusos que le causaron secuelas en su salud física y mental. 

Murillo, de 40 años, se convirtió el jueves en la primera persona en hacer uso de una ley estatal que permite demandar a los operadores privados de centros de detención de ICE por no cumplir con las normas de atención adecuadas a los detenidos. 

Murillo nació en México y  se crió en Holtville, un pueblo de California cercano a la frontera con México, según informa el diario Los Angeles Times. Dice ser ciudadano estadounidense pero no pudo presentar la documentación para demostrarlo a ICE.

En su demanda se señala que tiene la nacionalidad "a través de su padre, un veterano militar nacido en Estados Unidos".

Murillo fue detenido en diciembre de 2019 y trasladado al centro Imperial Regional en Calexico, California, que está gestionado por la empresa Management and Training Corporation.

En su demanda, interpuesta por la organización California Collaborative for Immigrant Justice y otros grupos ante la corte del Distrito Sur de California, Murillo alega que cuando llegó al centro de detención le dieron a escoger entre si quería estar alojado con la población general o en "custodia protegida". 

[Inmigrantes denuncian las “horrendas” e “inhumanas” condiciones del centro de detención de ICE de Louisiana]

Un funcionario del centro insinuó que con la población general sería más “peligroso”, explica la demanda, por lo que Murillo optó por la conocida como custodia protegida

“Lo que siguió fue una pesadilla kafkiana de aislamiento, abusos y cruel desprecio por la salud física y mental de Murillo”, asegura la demanda, que exige una indemnización superior a 75,000 dólares. 

Un detenido por ICE apoya las manos en la ventana de su celda de aislamiento en el centro de detención de Adelanto, California, gestionado por Geo Group Inc.Lucy Nicholson / REUTERS

Las condiciones del centro de detención cambiaron su vida. Al estar en aislamiento pasaba 23 horas al día encerrado y sin acceso al patio de recreo, al contrario que el resto de los detenidos. 

[Podcast 296+ Días: la historia de un inmigrante aislado en una prisión de ICE]

El aislamiento le causó paranoia y hasta pensamientos suicidas, de acuerdo con la demanda, que añade que se le negaron las peticiones de ser trasladado alegando que así lo había elegido él.

Murillo no pudo disfrutar de actividades en el centro de detención, visitas y otro servicios que ICE requiere a los operadores privados que ofrezcan a los internos.

[“Estoy peor que antes de la operación”: así era el centro de ICE cerrado por cirugías innecesarias a inmigrantes]

En su celda, solo podía esperar a que las autoridades decidieran sobre su situación migratoria. 

El año pasado, inspectores federales realizaron un reporte sobre las condiciones en este centro y encontraron irregulares en cómo los oficiales manejaban “las condiciones de aislamiento”.

“Los detenidos eran mantenidos en aislamiento durante períodos prolongados de 22 a 23 horas al día; dos de ellos habían pasado así más de 300 días", indica el documento

 El pasado mes de enero, el Departamento estatal de Justicia emitió otro informe en el que determinaba que los detenidos bajo custodia protegida en este centro estaban sometidos a “condiciones duras y de aislamiento” de las que no podían escapar pese a solicitarlo.

[296 días: cómo una celda de aislamiento de ICE llevó a un inmigrante a desear la muerte]

Solo dos semanas de los 14 meses que pasó detenido pudo Murilllo pasar en un dormitorio común. Aún no se conocen cuáles fueron las circunstancias de su liberación, pero de acuerdo a la demanda “sigue teniendo pesadillas” por su encarcelamiento.