IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Salvador impone tarifa de $1,130 a pasajeros provenientes de África e India que usen el país como punto de tránsito

La autoridad de aviación del país dijo que la mayoría de los viajeros que tendrán que pagar la tasa se dirigen a Nicaragua, un país con unos requisitos de visa laxos que es usado como puente para los migrantes que se dirigen a la frontera con México, rumbo a EE.UU.

Por Megan Janetsky - The Associated Press

El Gobierno de El Salvador ha comenzado a imponer una tarifa de 1,130 dólares a los viajeros de docenas de países que hacen conexión a través del principal aeropuerto del país, en medio de la presión de Estados Unidos para ayudar a controlar los flujos migratorios hacia su frontera sur.

Desde finales de octubre, los ciudadanos de 57 países, en su mayoría africanos y de India, han tenido que pagar la tasa, según la Autoridad de Aviación Civil (AAC).

Los funcionarios de aviación no dijeron si la medida tenía como objetivo reducir la migración y señalaron que se trata de una "tarifa de mejoras aeroportuarias", pero el Gobierno de El Salvador reconoció un aumento en los viajeros de esos países este año. Además, Estados Unidos ha estado presionando a los países centroamericanos para que limiten los flujos migratorios hacia su frontera con México. Las autoridades estadounidenses aseguran que han tenido lugar más de 2 millones de detenciones durante el año fiscal que terminó el 30 de septiembre.

El maestro jubilado Tom Wingo, de Samaritanos Sin Fronteras, a la derecha, entrega bocadillos y botellas de agua a un grupo de inmigrantes que dijeron ser de la India y que acababan de cruzar el muro fronterizo, el martes 29 de agosto de 2023, en Organ Pipe Cactus National, cerca de Lukeville, Arizona.
El maestro jubilado Tom Wingo, de Samaritanos Sin Fronteras, a la derecha, entrega bocadillos y botellas de agua a un grupo de inmigrantes que dijeron ser de la India y que acababan de cruzar el muro fronterizo, el martes 29 de agosto de 2023, en Organ Pipe Cactus National, cerca de Lukeville, Arizona. Associated Press / AP

La AAC dijo que la mayoría de los pasajeros que tienen que pagar la tarifa se dirige a Nicaragua en la aerolínea comercial Avianca. Debido a sus laxos requisitos de visa, Nicaragua es un punto de tránsito para migrantes de Haití y Cuba, así como de África, que intentan llegar a Estados Unidos.

A principios de este año, por ejemplo, las autoridades estadounidenses se sorprendieron por un aumento de inmigrantes mauritanos que llegaban a la frontera sur. Ningún desastre natural, golpe de Estado o colapso económico repentino podría explicarlo. Más bien, las agencias de viajes e influencers estaban promoviendo un viaje de varias escalas que llevaba a migrantes de la nación africana a Nicaragua.

Un itinerario de vuelo de un migrante senegalés al que tuvo acceso The Associated Press lo mostraba pasando por Marruecos, España y El Salvador antes de aterrizar en Managua. Las dos últimas etapas fueron abordo de vuelos de Avianca.

La autoridad de aviación y la agencia de inmigración de El Salvador dijeron que no tenían datos sobre cuántos inmigrantes de los países enumerados habían transitado por el país este año.

Un portavoz de la embajada de Estados Unidos se negó a decir si Estados Unidos había solicitado la tarifa. Pero la capacidad de ayudar a Estados Unidos a controlar la migración podría ser una bendición política para el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, mientras busca la reelección a pesar de una prohibición constitucional y enfrenta un escrutinio por su historial de derechos humanos.

Durante la administración del presidente Donald Trump, la política estadounidense hacia El Salvador priorizó el control de la migración por encima de todo. Estados Unidos no criticó públicamente a Bukele cuando comenzó a consolidar su poder. Bajo la presidencia de Joe Biden, Estados Unidos ha criticado abiertamente el historial de Bukele en materia de democracia y derechos humanos.

El Departamento de Estado estadounidense denunció que la guerra de Bukele contra las poderosas pandillas callejeras ha provocado "torturas y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, y otros abusos relacionados" contra decenas de miles de personas detenidas. Su Gobierno también ha perseguido a periodistas, activistas y críticos.

Sin embargo, parece que la migración vuelve a ocupar un lugar prioritario en la agenda bilateral de ambos países, ahora que Biden también aspira a la reelección.

Aunque el Gobierno de Biden ha dicho que las naciones centroamericanas "tienen que dar un paso adelante y hacer más" para controlar la migración, no todos los países han recibido la petición con los brazos abiertos.

"La mayoría de los gobiernos han reconocido que el claro interés de Estados Unidos es la migración y, por lo tanto, el tema se convierte en una ficha de cambio", afirmó Pamela Ruiz, analista de Centroamérica para International Crisis Group. "Se convertirán en socios o adversarios en este tema".

Guatemala, Costa Rica, Colombia y Ecuador han colaborado con Estados Unidos en la apertura de centros para migrantes que buscan pedir asilo, solicitan un reunificación familiar o permisos temporales de trabajo.

Por otro lado, Nicaragua ha abierto sus puertas a cientos de vuelos chárter que transportan a decenas de miles de migrantes cubanos y haitianos con destino a Estados Unidos en los últimos meses.

Los vuelos –que un analista describió como la "militarización de la migración como política exterior" por parte de Nicaragua– fueron recibidos con una feroz advertencia por parte de la administración Biden.

"Estamos estudiando todas las consecuencias posibles para quienes facilitan esta forma de migración irregular", escribió este mes el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian A. Nichols, en un mensaje en la red social X, antes conocida como Twitter. El Gobierno de Haití anunció la suspensión temporal de los vuelos chárter.

[Deportaciones históricas y un "examen ideológico" a los inmigrantes: el plan de Trump para regresar a la Casa Blanca]

Mientras Bukele volvía a ser objeto de críticas en las últimas semanas al presentar su candidatura para la reelección en 2024, el Gobierno de Biden se mostró cauto en sus comentarios.

"Debe de tener lugar un amplio debate sobre la legalidad y la legitimidad de las elecciones, pero ese es un debate para los salvadoreños", dijo Nichols durante una reciente visita a El Salvador y antes de una reunión con Bukele.

Los comentarios contrastaron fuertemente con las condenas por el "comportamiento antidemocrático" en las elecciones de la vecina Guatemala meses antes.

Bukele "está dispuesto a cooperar en materia de inmigración prohibiendo ciertas nacionalidades y cobrando una tarifa ridícula con tal de no ser criticado a nivel internacional", afirmó Ruiz, de Crisis Group. "Una parte de mí se pregunta [...], ¿no vamos a criticar tanto al Gobierno de Bukele porque supuestamente está reduciendo los niveles de inmigrantes?".