IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Gobierno planea vacunar contra el COVID-19 a migrantes bajo custodia en la frontera

Las vacunas se administrarán tanto a los que sean liberados en Estados Unidos como a los que puedan ser deportados, pero no a los que se retornen rápidamente a México, según un reporte del diario The Washington Post.

El Departamento de Seguridad Nacional planea proporcionar la vacuna de Johnson & Johnson, de una sola dosis, a las personas migrantes que se encuentren bajo custodia de la Patrulla Fronteriza tras cruzar hacia Estados Unidos, según indicaron dos funcionarios de esa agencia federal al diario The Washington Post.

Las vacunas serán ofrecidas tanto a los migrantes que probablemente sean liberados en territorio estadounidense mientras esperan sus audiencias judiciales como a los que enfrentan la deportación, dijeron los funcionarios con la condición de mantener su anonimato porque no están autorizados para discutir el plan que aún se encuentra en desarrollo.

No se les dará sin embargo los migrantes que son retornados de manera rápida a México en virtud al Título 42 o a los procesos de deportación rápida, al menos durante la fase inicial, informó el citado diario.

[Una jueza bloquea la orden del gobernador de Texas para limitar el transporte de inmigrantes liberados por la Patrulla Fronteriza]

En julio, 210,000 personas migrantes cruzaron a Estados Unidos a lo largo de la frontera sur, la cifra más alto registrado en un mes en los últimos 21 años, según estimaciones preliminares del Gobierno federal.

Funcionarios que conocen el nuevo plan de vacunación dijeron que tiene sentido que el Gobierno les proporcione vacunas a las personas que ya se encuentran bajo custodia de las autoridades porque eso reduce el riesgo de que puedan propagar el virus en sus países de origen o en Estados Unidos.

[Abbott emite una orden ejecutiva para limitar el transporte de migrantes en Texas que puedan transmitir el COVID-19]

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, declaró una emergencia en la frontera por la llegada de migrantes indocumentados y ha comenzado a encarcelarlos bajo cargos de allanamiento, culpándolos además del alza de casos de COVID-19 en el estado, a pesar de que su propio Gobierno eliminó las políticas sanitarias que pudieron haber prevenido o mitigado esos brotes, como el uso de las mascarillas.

Abbott emitió el 28 de julio una orden ejecutiva para limitar el transporte terrestre de las personas inmigrantes liberadas por la Patrulla Fronteriza.

Sin embargo, esa medida fue suspendida temporalmente este lunes por una jueza federal que falló a favor del Departamento de Justicia, que demandó al Gobierno tejano argumentando que estaba usurpando poderes federales.

[El gobernador de Texas anuncia que construirá un muro en la frontera con México]

El condado de Webb, donde se encuentra la ciudad fronteriza de Laredo, prohibió a la Patrulla Fronteriza transportar en autobuses a través de sus comunidades a los inmigrantes detenidos en otros lugares, al menos por siete días, alegando que hasta 40% podrían estar contagiados de COVID-19.

La Casa Blanca ha negado que las autoridades federales estén dejando en libertad a los migrantes que han contraído el virus y asegura que “se toman las medidas necesarias de aislamiento, cuarentena y atención médica”.

Sin embargo, Noticias Telemundo Investiga constató en julio cómo la Patrulla Fronteriza liberó a decenas de migrantes en un albergue en Laredo, algunos de los cuales dieron positivo a COVID-19. En ese caso fueron las organizaciones no gubernamentales las que hicieron las pruebas, gracias a fondos de la Agencia para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

[En esta morgue de la frontera el 40% de los inmigrantes murieron con COVID-19]

Entre fines de enero y principios de marzo hubo al menos 160 casos de migrantes que dieron positivo a COVID-19 -según las pruebas que aplicaron las autoridades de Brownsville, Laredo y McAllen- a los que se les permitió continuar con su viaje sin hacer cuarentena.

Actualmente, quienes dan positivo son enviados a albergues u hoteles administrados por organizaciones no gubernamentales donde se les recomienda que hagan una cuarentena. En estos lugares hay guardias de seguridad, pero los migrantes no están confinados como en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza.

El Gobierno federal tiene más dosis de vacunas de las que puede distribuir a nivel nacional, debido a la baja demanda ciudadana, de forma que ha aumentado las donaciones a otros países: ya se han enviado más de 110 dosis a unas 60 naciones. 

[Hidalgo y McAllen emiten declaración de desastre local por aumento de migrantes y casos de COVID-19]

Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia, dijo que el plan para expandir las vacunas a lo largo de la frontera era “una gran idea”.

“Si tienen personas bajo su custodia y consideran que parte de sus cuidados es asegurarse de que sean inmunes al virus, creo que es una medida responsable”, explicó Offit, en una entrevista con The Washington Post.

“La vacuna de Johnson & Johnson es de una sola dosis, lo cual es una ventaja para las poblaciones que son transitorias y es menos probable que reciban la segunda dosis, por lo que esta medida tiene mucho sentido”, agregó.

Cerca de 20,000 detenidos en centrol del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas han recibido vacunas hasta el momento, según las últimas cifras del Gobierno.

El 3 de agosto, las autoridades mexicanas administraron 1,335 vacunas Pfizer para todos los migrantes que se encuentran en Tijuana, y Alonso Pérez Rico, Secretario de Salud de Baja California, aseguró que ya vacunaron a más de 2,000 personas en jornadas anteriores.

“Estamos usando en la población migrante, la mejor arma que tenemos, la arma que usamos con nosotros mismos, que es la vacuna. [...] Todos los días llegan miles de personas que quieren una oportunidad en Tijuana, que quieren cruzar a Estados Unidos y muchos no cruzan y se quedan aquí”, explicó Pérez Rico en una entrevista con Telemundo San Diego.

Los problemas de contagios entre ciudades fronterizas también han sido abordados por otros países. El mes pasado, Colombia anunció su compromiso de vacunar contra el COVID-19 a los cerca de dos millones de venezolanos que residen en su territorio, entre ellos más de un millón que no tiene un estatus regular, además las autoridades enfatizan la importancia de inmunizar a las poblaciones ubicadas en la frontera debido a la alta movilidad de personas.

“Tenemos un compromiso y tenemos una obligación epidemiológica, también de salud pública. Si no los vacunamos, no vamos a generar inmunidad del rebaño, no vamos a generar protección”, afirmó el ministro de Salud de Colombia, Fernando Ruiz, en una entrevista con la agencia Efe a fines de julio.

Con información de The Washington Post, Vox, Efe y Telemundo San Diego