IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Gobierno elabora un plan para acelerar las peticiones de asilo pero también las deportaciones

Biden impulsa que los funcionarios migratorios tengan plena autoridad sobre los casos: "Los que no busquen protección o no cumplan los requisitos serán expulsados rápidamente a sus países de origen", establece la nueva estrategia.

Por Julia Ainsley - NBC News

Ante el aumento de número de inmigrantes detenidos en la frontera con México hasta los niveles más altos de las últimas dos décadas, el Gobierno de Joe Biden ha elaborado una estrategia de 21 puntos para examinar las solicitudes de asilo con mayor rapidez y deportar a los que no cumplan los requisitos, según una copia del plan obtenida por NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo.

 

 

Con este plan, que se ha conocido este martes, la Administración impulsa que los funcionarios de asilo tengan plena autoridad para tomar decisiones sobre peticiones hechas por migrantes que cruzan la frontera, lo evita que todos los solicitantes de asilo pueden defender sus casos en las cortes de inmigración, que ahora acumulan un retraso de más de 1.2 millones de casos. 

Según el documento, la Casa Blanca pretende además enviar los casos de asilo que sí lleguen a la cortes a un registro específico para asegurarse de que tengan prioridad.

[El Gobierno intenta frenar la llegada de familias migrantes al facilitar su expulsión rápida tras cruzar la frontera]

Las familias que soliciten asilo también tendrían acceso a asesoramiento jurídico, una asistencia que depende de que el Congreso apruebe un presupuesto de 15 millones de dólares para el próximo año.

Por su parte, los migrantes que sean declarados no aptos o que no soliciten asilo apropiadamente serán deportados más rápidamente.

"El asilo y otras vías legales de migración deben seguir estando disponibles para quienes buscan protección. Los que no busquen protección o no cumplan los requisitos serán expulsados rápidamente a sus países de origen", establece el plan.

Migrantes cruzan la frontera por un hueco cerca de Yuma, Arizona; el jueves 10 de junio de 2021.AP

La Casa Blanca no determinó cuándo podría entrar en vigor esta nueva política fronteriza. Muchas de las ideas ya se han planteado a través del proceso de elaboración de normas federales y propuestas presupuestarias, incluida la contratación de 100 jueces de inmigración más, pero ahora se codifican en un plan estratégico.

[El Gobierno crea una vía judicial exprés para las familias migrantes que crucen ilegalmente la frontera desde el 28 de mayo]

El documento advierte que el plan del presidente "no se logrará de la noche a la mañana", culpando a las "políticas irracionales e inhumanas" de la Administración del expresidente Donald Trump por los retrasos.

Actualmente, el Gobierno sigue aplicando en la frontera sur las restricciones de la anterior Administración para evitar la propagación de casos de COVID-19, a pesar de la oposición de los grupos de inmigración en una demanda federal. 

 

 

A pesar de las restricciones, las autoridades han permitido entrar en el país a menores no acompañados, la mayoría de las familias y algunos adultos solteros. Sin embargo, muchos son devueltos a México sin posibilidad de solicitar asilo.

El plan estratégico no establece cuándo podrían levantarse las medidas restrictivas sanitarias, conocidas como Título 42. NBC News informó anteriormente de que la Administración está reconsiderando el levantamiento de la política debido a la preocupación de un aumento adicional en la frontera.

El Departamento de Seguridad Nacional anunció a última hora del lunes que empezará a acelerar las deportaciones de las familias que entren en Estados Unidos como excepciones al Título 42 pero que no cumplan los requisitos para recibir asilo.

[Dibujan los rostros de migrantes deportados en el muro fronterizo para que el mundo vea su dolor]

El documento sí proporciona detalles sobre los planes para ayudar a los centroamericanos que están considerando venir a Estados Unidos mediante el establecimiento de centros en esos países donde los aspirantes a emigrar puedan recibir información legal; la ampliación del número de visados temporales de trabajo ;y la reducción de la acumulación de visados de inmigrante para que más personas tengan una vía legal hacia Estados Unidos.