IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Gobierno de Biden analiza medidas ejecutivas para frenar la inmigración en la frontera: “Es un plan B”

Ante las pocas posibilidades de que el Congreso apruebe una ley de seguridad fronteriza, la Casa Blanca quiere actuar. Se espera que los cruces de inmigrantes vuelvan a alcanzar los niveles récord del año pasado.

Por Julia Ainsley y Monica Alba - NBC News

El Gobierno de Biden está considerando tomar medidas ejecutivas para disuadir la inmigración ilegal a través de la frontera sur, según dos funcionarios estadounidenses.

Dado que la aprobación de una ley sobre seguridad fronteriza en el Congreso parece improbable, los planes que se están estudiando indican que la Casa Blanca quiere tomar medidas antes de que las cifras en la frontera, que han descendido en el último mes, vuelvan a aumentar como se espera.

Los planes han sido estudiados durante meses, según los funcionarios. En diciembre, cuando el Congreso se disponía a salir de vacaciones sin una solución para la frontera, los cruces ilegales en la demarcación suroeste alcanzaron récords de más de 10,000 al día.

President Joe Biden walks along a stretch of the U.S.-Mexico border in El Paso, Texas on Jan. 8, 2023.
El presidente Joe Biden camina junto a la frontera entre Estados Unidos y México el 8 de enero de 2023.Andrew Harnik / AP file

Las medidas unilaterales bajo consideración podrían molestar a algunos progresistas en el Congreso, señalaron funcionarios, pero dijeron que los alcaldes demócratas que han pedido más ayuda del Gobierno federal para enfrentar la afluencia de migrantes en sus ciudades estarían complacidos. Las medidas aún están siendo redactadas y no se espera que sean llevadas a vías de hecho en breve.

Este miércoles, los republicanos del Senado bloquearon un proyecto de ley fronteriza bipartidista que habían negociado con los demócratas y el Gobierno de Biden durante meses.

En un comunicado, un portavoz de la Casa Blanca dijo: "La Administración pasó meses negociando de buena fe para entregar el proyecto de ley de seguridad fronteriza bipartidista más duro y justo en décadas, porque necesitamos que el Congreso haga reformas políticas significativas y proporcione fondos adicionales para asegurar nuestra frontera".

"Hoy, los republicanos del Congreso han optado por anteponer la política partidista a nuestra seguridad nacional y han votado en contra de lo que los agentes fronterizos han dicho que necesitan. Ninguna acción reguladora logrará lo que el acuerdo bipartidista de seguridad nacional habría conseguido a favor de la seguridad fronteriza y el sistema de inmigración en general".

Independientemente de lo mucho que cualquier acción ejecutiva podría parecer que consigue en términos de aplicación de la ley de inmigración tanto en la frontera como en el interior del país, dijeron los funcionarios, ello palidecería en comparación con los efectos que hubieran tenido lugar si el Congreso hubiera aprobado el proyecto de ley de seguridad fronteriza.

[Entra en vigor la ley antiinmigrante SB4 en Texas, ¿qué debe saber al respecto?]

"Es un plan B", comentó un funcionario. Ambos dijeron que no hacer nada no era una opción.

El martes, el presidente, Joe Biden, argumentó que el proyecto de ley bipartidista habría "conseguido cambios importantes en el dañado sistema de inmigración", y consideró que la medida es "la ley más dura y justa" sobre la frontera que se haya propuesto jamás.

Biden se enfrenta a un creciente rechazo político, en parte de miembros de su propio partido, por su gestión de la frontera en plena campaña para la reelección. Su intención es citar el giro republicano en la legislación bipartidista sobre la frontera como prueba de que, por razones políticas, el Partido Republicano no quiere realmente resolver el problema.

Sin embargo, Biden sigue siendo vulnerable en esta cuestión, ya que se encuentra a más de 30 puntos de su probable oponente en 2024, el expresidente Donald Trump, en lo que respecta a la seguridad de la frontera y el control de la inmigración, según una encuesta de NBC News publicada esta semana.

El Gobierno de Biden ya ha tomado múltiples medidas unilaterales para intentar frenar el flujo de inmigrantes.

[Convoy antiinmigrante se manifiesta en la frontera sur de Texas y atrae a seguidores de Trump]

En mayo, cuando estaba previsto que fueran levantadas las restricciones por el COVID-19 en la frontera, el Departamento de Seguridad Nacional introdujo restricciones que iban a hacer que más inmigrantes pudieran ser deportados de manera rápida. rápidas. Sin embargo, el gran número de inmigrantes detenidos por los agentes fronterizos obligó a poner en libertad a la gran mayoría.