IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El gobernador de Texas denuncia abuso a menores una instalación migratoria

Abbott afirmó que en el Coliseo Freeman, que acoge a 1,600 menores, no hay suficiente personal, que algunos algunos niños no comen durante todo el día, y que los enfermos de COVID-19 no están siendo separados de los sanos.

Por Paul J. Weber y Nomaan Merchant - AP

AUSTIN, Texas. — Funcionarios de bienestar infantil de Texas afirmaron el miércoles que recibieron tres denuncias de abuso y negligencia en un albergue de San Antonio, Texas, que alberga a más de 1,600 adolescentes inmigrantes que cruzaron la frontera sur.

Es la primera vez que los funcionarios estatales anuncian que están investigando acusaciones de este tipo en una de las instalaciones de emergencia que el Gobierno de Estados Unidos ha establecido en Texas en medio de un fuerte aumento de jóvenes que cruzan la frontera solos.

["Tuvimos que separar a la familia", admite migrante deportado que envió a sus hijos solos a EE.UU.]

Un funcionario del condado que también es voluntario en el albergue de San Antonio, el Coliseo Freeman, dijo que la naturaleza de las acusaciones no concuerda con lo que ha visto en múltiples visitas a las instalaciones.

Los funcionarios de bienestar infantil no revelaron detalles sobre quién hizo las acusaciones, pero el gobernador republicano, Greg Abbott, dijo que tenía entendido que provenían de alguien que había estado dentro de las instalaciones. Una de las acusaciones incluye abuso sexual, pero no se proporcionaron más detalles.

También denunciaron falta de personal, falta de comida para los niños y que no se separaron a los que se contagiaron de COVID-19, según dijo Abbott en una conferencia de prensa que organizó rápidamente fuera de las instalaciones el miércoles por la noche. Durante semanas, Abbott ha criticado a la Administración Biden por su gestión del flujo migratorio en la frontera sur del país.

“Esta instalación debería cerrarse de inmediato. Los niños deben ser trasladados a lugaresmás seguros y con más personal", declaró Abbott.

[Hallan posibles evidencias de más separaciones de familias durante la Administración Trump]

La comisionada del condado de Bexar, Rebeca Clay-Flores, que ha estado dentro de las instalaciones como funcionaria electa y voluntaria, dijo que a los adolescentes se les ofrecen tres comidas y dos bebidas al día y que cualquier persona que dé positivo en la prueba de COVID-19 se coloca en un área separada lejos del resto de niños

Clay-Flores recorrió las instalaciones con Abbott después de su conferencia de prensa y afirmó que el gobernador hizo preguntas al personal e hizo cuestiones sobre los protocolos de pruebas de coronavirus.

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, habla en conferencia de prensa en Dallas, el miércoles 17 de marzo de 2021.AP Photo/LM Otero

“Ojalá el gobernador hubiera hecho su gira antes de la conferencia de prensa, cuando politizó a los niños”, dijo Clay-Flores, demócrata electa.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por su sigla en inglés) comunicó que no hacían comentarios sobre casos específicos, pero que "tienen una política de tolerancia cero para todas las formas de abuso sexual, acoso sexual y comportamiento sexual inapropiado".

[¿Qué se sabe del niño de 10 años hallado en medio del desierto por la Patrulla Fronteriza?]

Las acusaciones fueron recibidas por el Departamento de Servicios para la Familia y de Protección de Texas. El portavoz Patrick Crimmins dijo que no sabía de inmediato si el estado había recibido otras denuncias de abuso o negligencia en los albergues temporales para jóvenes migrantes en Texas.

[El Departamento de Seguridad Pública de Texas dijo a nuestra cadena hermana NBC News que hay "una investigación en curso" y no puede proporcionar más detalles en estos momentos].

El HHS se apresuró a abrir grandes espacios para albergar a niños migrantes en todo el suroeste en medio de un fuerte aumento de jóvenes no acompañados cruzando la frontera sur.

La falta de capacidad de la agencia para abordar el flujo migratorio ha provocado que los niños a veces esperen durante semanas en instalaciones de la Patrulla Fronteriza sobrepobladas e inadecuadas.

Solo en marzo y abril, el HHS agregó más de 17,000 camas en centros de convenciones, campamentos para trabajadores de campos petroleros y bases militares, más del doble de la capacidad de su antiguo sistema de instalaciones permanentes que tardó años en abrirse.

[“Dicen que nos van a venir a matar”: la violencia de los cárteles mexicanos lleva al desplazamiento forzado]

El mes pasado, el Gobierno había dejado de llevar a adolescentes inmigrantes a un emplazamiento en Midland al enfrentarse a preguntas sobre la seguridad de los albergues temporales.

La fiscal de distrito del condado de Midland, Laura Nodolf, declaró el miércoles que "se han enfrentado a acusaciones que han dado lugar a una investigación criminal en curso", pero no ofreció más detalles. Las acusaciones también se informaron a funcionarios federales, según la fiscal.

Para dotar de personal a los albergues temporales, el HHS renunció a las regulaciones que normalmente se aplican a sus instalaciones permanentes, incluida la omisión de las verificaciones de antecedentes de huellas dactilares del FBI para todos los cuidadores.

El organismo ha contratado a una combinación de contratistas y organizaciones sin fines de lucro para cubrir el personal de los albergues, con ofertas de trabajo en varias ciudades que buscan personas para comenzar a trabajar de inmediato. No hay información que sugiera que algún miembro del personal esté acusado de agredir a un niño.

Con información de NBC News.