IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una propuesta demócrata busca prohibir el encadenamiento de migrantes embarazadas

“No hay justificación para esta crueldad y estoy decidida a ganar la lucha por una solución legislativa permanente”, dijo una de las congresistas que introdujo la medida, que también busca mejorar la atención sanitaria de las detenidas.

Por Daniella Silva - NBC News

Un grupo de congresistas demócratas volvieron a presentar este miércoles un proyecto de ley que busca impedir a los funcionarios de inmigración encadenar a mujeres embarazadas o recién paridas bajo su custodia.

El proyecto, introducido por la senadora Patty Murray y la diputada Sylvia García, demócratas por Washington y Texas respectivamente, junto a múltiples otros legisladores.

La medida busca que cualquier agencia dependiente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tenga prohibido encadenar a las mujeres embarazadas bajo su custodia. También a las están cerca de parir o dieron a luz hace poco. La medida incluye excepciones limitadas para “circunstancias extraordinarias”.

“Las muchas historias que hemos visto de mujeres inmigrantes embarazadas encadenadas, maltratadas y abusadas en detención son desgarradoras y nos enfurecen”, señaló Murray en una declaración exclusiva a NBC News. “No hay justificación para esta crueldad continua contra ellas y por eso estoy decidida a ganar la lucha por una solución legislativa permanente”.

El proyecto de ley limitaría las circunstancias en las que las mujeres embarazadas pueden ser detenidas, exigiría capacitaciones anuales a los empleados que entren en contacto con ellas o con quienes recientemente tuvieron un parto y establecería normas mínimas para los servicios de atención sanitaria.

La legislación se aplicaría a las agencias del DHS, entre ellas Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) que custodia a los inmigrantes en la frontera, e Inmigración y Aduanas (ICE).

El DHS no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

El fracaso de legislaciones previas

Murray y otros legisladores presentaron un proyecto de ley similar en 2018 tras las noticias sobre el maltrato de mujeres embarazadas bajo custodia de las agencias de inmigración y la revocación por parte de la Administración Trump de una política del ICE que exigía a los agentes que se abstuvieran de detener a mujeres embarazadas.

El proyecto se volvió a presentar un año después, luego de que una mujer migrante bajo custodia del ICE entrara en trabajo de parto prematuro antes de dar a luz a un bebé muerto y una vez más de nuevo en 2021. Ninguna de estas propuestas fructificó.

Una mujer proveniente de Honduras se entregaba, junto con su hijo, a un agente de la Patrulla Fronteriza en una zona cercana a McAllen, Texas, el 25 de junio de 2023.
Una mujer proveniente de Honduras se entregaba, junto con su hijo, a un agente de la Patrulla Fronteriza en una zona cercana a McAllen, Texas, el 25 de junio de 2023.David J. Phillip / AP

Bajo una política de la Administración Biden, el ICE tiene prácticamente prohibido desde 2021 detener a mujeres embarazadas, lactantes y que recién acaban de dar a luz.

Sin embargo, Murray dijo que la legislación sigue siendo necesaria porque las protecciones “no se extienden a las mujeres embarazadas bajo custodia de CBP y no son permanentes. La próxima Administración podría revertir la política actual en un santiamén”.

“Los migrantes bajo custodia de Estados Unidos siempre deben ser tratados con respeto y dignidad y sabemos que encadenar a las mujeres embarazadas es inhumano e innecesario, ya que puede conducir a un aborto involuntario, complicaciones peligrosas en el proceso de gestación y otros traumas mentales y físicos”, añadió Murray.

En una publicación difundida en su sitio web, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos señaló que el encadenamiento “interfiere con la capacidad de los médicos para practicar la medicina de forma segura y puede poner en riesgo la salud de la persona embarazada y del feto”.

[Miembros de la más reciente caravana migrante exigen visas humanitarias a autoridades de México]

La asociación afirmó que apoya la legislación y las políticas para restringir el encadenamiento a las mujeres encarceladas desde el embarazo hasta la recuperación posparto.

“Si es necesaria la inmovilización, debe ser la menos restrictiva posible y nunca debe interferir con el movimiento de las piernas o la capacidad de la persona embarazada para amortiguar una caída”, precisó la asociación.

“Las piernas encadenadas durante el parto”

En un informe del año pasado que incluía entrevistas con dos docenas de haitianos que fueron deportados entre septiembre de 2021 y enero de 2022, Amnistía Internacional indicó que encontró que “fueron rutinariamente sujetados durante la expulsión, incluidas mujeres embarazadas y una lactante”.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que también apoya la legislación, ha presentado en los últimos años quejas ante la Oficina del Inspector General del DHS, pidiéndole que revise el tratamiento de las personas embarazadas bajo custodia de la CBP.

En abril de 2020, la ACLU de San Diego & Imperial Counties presentó una denuncia en nombre de una mujer embarazada que dio a luz y presuntamente sufrió malos tratos en una estación de la Patrulla Fronteriza en Chula Vista, California.

Según la denuncia, después de que la mujer fuera detenida por la CBP en la frontera, los agentes supuestamente la sometieron a un “duro viaje” hasta la estación, durante el cual condujeron de manera brusca el vehículo utilizado en el traslado.

“Su experiencia no hizo más que empeorar dentro de la estación, donde se vio obligada a dar a luz mientras se agarraba a un cubo de basura para apoyarse”, aseguró la ACLU.

En julio de 2021, la Oficina del Inspector General del DHS informó que la Patrulla Fronteriza proporcionó “asistencia médica adecuada a la madre y su recién nacido, por lo que cumplió con las políticas aplicables”.

Sin embargo, también dijo que la información de la Patrulla Fronteriza sobre las detenidas embarazadas era limitada y que la agencia no siempre tomaba medidas rápidas para liberar a los recién nacidos ciudadanos de Estados Unidos “lo que resultaba en que algunos fueran retenidos en estaciones durante varios días y noches”.

Tras este análisis, también afirmó que hizo cuatro recomendaciones, con la que la CBP estuvo de acuerdo.

“Ninguna madre debe conocer la indignidad o el dolor de tener las piernas encadenadas durante el parto”, dijo García en un comunicado. “Que nuestro Gobierno continúe deteniendo y encadenando a madres embarazadas debería avergonzarnos a todos”.