IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

EE.UU. iniciará las deportaciones de haitianos el domingo para aliviar la crisis migratoria en la frontera

Más de 13,000 migrantes, la mayoría de Haití, se hacinan bajo el puente del paso fronterizo de Del Río en condiciones infrahumanas. Un funcionario asegura que entre 5 y 8 vuelos les devolverán cada día al país caribeño.

El gobierno del presidente Biden planea iniciar el domingo la expulsión a gran escala de los migrantes haitianos hacinados en una pequeña ciudad fronteriza de Texas con decenas de vuelos hacia el país caribeño, según informó una fuente oficial a la agencia The Associated Press (AP). 

El sheriff del condado de Val Verde, Frank Joe Martínez, estimó que hay al menos 13,700 personas, la mayoría originarias de Haití, aguardando en condiciones infrahumanas entrar en Estados Unidos a través del Puente Internacional Del Río y afirmó que llegarán más haitianos en autobuses desde distintos puntos de México.

Migrantes esperan bajo el Puente Internacional Del Río a ser procesados por las autoridades fronterizas.Caleb Olvera/Telemundo

La llegada de estos migrantes se ha multiplicado de forma inusual en los últimos días, provocando una crisis migratoria que ha puesto en alerta a las autoridades estadounidenses y mexicanas.

"Lo abordaremos como corresponde", dijo el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, en declaraciones a la cadena MSNBC. El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos no respondió a las preguntas formuladas por NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo. 

Todavía se desconocen los detalles de las expulsiones, pero el funcionario que habló con AP afirmó que habrá entre 5 y 8 vuelos diarios. San Antonio, la ciudad importante más cercana a Del Río, podría ser uno de los principales puntos de salida de los aviones.

[Texas amenaza con cerrar la frontera para frenar a 8,000 migrantes que aguardan bajo un puente para solicitar asilo]

Otro funcionario de la Administración que también habló bajo anonimato dijo sin embargo que esperaba dos vuelos al día como máximo y afirmó que todos los migrantes serán sometidos a pruebas de COVID-19.

Las autoridades estadounidenses cerraron el tráfico de vehículos y peatones en ambas direcciones en el paso fronterizo entre Del Río y la ciudad mexicana de Ciudad Acuña después de que el viernes se desatara el caos.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) afirmó que el cierre se debía "para responder a las necesidades urgentes de seguridad y protección". Los viajeros estaban siendo dirigidos a Eagle Pass, Texas, a 57 millas al sureste.

Los haitianos han estado cruzando el Río Grande libremente y de forma constante, yendo y viniendo entre Estados Unidos y México a través de aguas que les llegaban hasta las rodillas, con algunos padres y madres llevando a sus hijos pequeños en sus hombros. 

Al no poder comprar provisiones en Estados Unidos, regresan brevemente a México en busca de alimentos y cartones para establecerse, al menos temporalmente, debajo o cerca del puente en Del Río, una ciudad de 35,000 habitantes que se ha visto gravemente afectada por la llegada masiva de migrantes en los últimos meses.

Han montado tiendas de campaña y construido refugios improvisados con cañas gigantes conocidas como carrizo. Muchos se bañan y lavan su ropa en el río.

La gran mayoría de los migrantes que se encontraban bajo el puente el viernes eran haitianos, dijo el juez del condado de Val Verde, Lewis Owens, principal funcionario electo de la zona y cuya jurisdicción incluye a Del Río. Algunas familias llevan hasta seis días allí.

“Sí que me da miedo [estar en esta situación], me da mucho miedo, pero voy siguiendo el camino para que no me pase nada” y poder llegar a Estados Unidos, contó a Noticias Telemundo un migrante haitiano que no dio su nombre.

[¿Cuáles son las consecuencias si decido quedarme ilegalmente en EE.UU.?]

Los montones de basura que se acumulan tienen más de 3 metros de ancho y al menos dos mujeres han dado a luz en estas circunstancias, incluida una que dio positivo en COVID-19 tras ser llevada a un hospital, dijo Owens.

Las condiciones infrahumanas en las que todos conviven ponen a muchos al límite. “Orinas donde sea, haces tus necesidades donde sea. Si tú te molestas con uno, te miran 7,000. Entonces estamos bastante asustados nosotros los venezolanos y los cubanos”, explicó a Noticias Telemundo una migrante venezolana que habló bajo anonimato.

Migrantes que buscan asilo en Estados Unidos caminan por el río Grande cerca del Puente Internacional en la frontera con México mientras esperan ser procesados, en Del Rio, Texas, 16 de septiembre de 2021.Go Nakamura/REUTERS

Esto es “horrible", dijo de su lado Mairiani Busardo, de Venezuela. Hay "sed, no hay comida, los niños lloran, hay muchos zancudos [mosquitos], algunos se desmayan”, detalló mientras sostenía a una niña dentro del Río Grande.

El plan del Gobierno de Biden depende de lo que elijan hacer los haitianos. Podrían tener que elegir entre quedarse en Estados Unidos, a riesgo de ser devueltos a su empobrecido país -asolado por la pobreza, la inestabilidad política tras el asesinato de su presidente y el reciente terremoto- o regresar a México. Los niños no acompañados quedan fuera de las expulsiones rápidas.

[¿Qué significa si llamó a corte y me dicen que mi caso de asilo está cerrado o completo?]

Los haitianos llevan varios años emigrando a Estados Unidos desde Sudamérica, muchos de ellos tras haber abandonado su país tras el devastador terremoto de 2010. Tras los Juegos Olímpicos de Río-2016, en los que muchos encontraron empleo, un número indeterminado emprendió el peligroso viaje a pie, en autobús y en auto hasta la frontera sur de Estados Unidos.

Hasta ahora no han trascendido las razonas por las cuales se han acumulado tantos migrantes en el paso fronterizo de Del Río en tan pocos días, aunque desde hace tiempo migrantes haitianos se han ido reuniendo en campamentos situados en el lado mexicano de la frontera, incluido en Tijuana, para esperar el momento de entrar en el país.

Con información de AP