IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Congresistas demócratas presentan la reforma migratoria que otorgaría la ciudadanía a los indocumentados: ¿y ahora qué sigue?

La mayoría podrá obtener la ciudadanía en ocho años, y algunos sólo en tres. Pero la oposición republicana puede implicar grandes enmiendas. El plan busca “restaurar el trato humano y los valores estadounidenses” a la política migratoria, indicó el senador Bob Menendez.
/ Source: Telemundo

Congresistas demócratas presentaron este jueves la reforma migratoria impulsada por el presidente, Joe Biden, en la Cámara de Representantes, que incluye un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de personas sin documentos en Estados Unidos. 

El plan, basado en una propuesta que anunció Biden en su primer día en el cargo, busca “restaurar el trato humano y los valores estadounidenses” en el sistema de inmigración, aseguró el senador Bob Menendez, demócrata por Nueva Jersey, en una conferencia de prensa. 

La presentación, un importante paso formal, no implica un cambio en el corto plazo para la comunidad migrante: sólo inicia lo que se espera será una ardua negociación en el recinto. 

Los demócratas defendieron el proyecto asegurando que en el largo plazo reducirá el déficit fiscal, aumentará los sueldos de todos los trabajadores y dará un impulso a la economía. Además, intenta reparar un sistema migratorio desmantelado, dijeron.

“Estamos aquí hoy porque en noviembre pasado 80 millones de estadounidenses votaron en contra de Donald Trump y en contra de todo lo que él defendió”, dijo Menendez en referencia a la victoria demócrata en las elecciones. 

Sin embargo, la propuesta llega con una marcada oposición republicana que puede obligar a los demócratas a aceptar modificaciones para lograr la aprobación o a pasar el plan en partes o proyectos más pequeños.

 

Una migrante espera para solicitar asilo en Estados Unidos junto a su hijo en la frontera, en Tijuana, México. El plan migratorio traerá más oportunidades para las familias que huyen de la violencia en Centroamérica. AP

La Casa Blanca ha decidido apostar al proyecto completo: “Sabemos que hay que negociar, pero no vamos a empezar dando concesiones”, señaló Menendez, y agregó que defenderán “una reforma inclusiva y duradera”.

[Esta es la reforma migratorio de Biden: ciudadanía en tres años para dreamers y ‘tepesianos’ y más visas de trabajo]

Menendez dio a conocer la llamada Ley de Ciudadanía de los Estados Unidos de 2021 junto a la representante Linda T. Sánchez, demócrata por California. Otros 10 congresistas participaron del anuncio. 

El proyecto ofrece un camino de ocho años hacia la ciudadanía para la mayoría de los indocumentados, y de tres años para dreamers, trabajadores agrícolas y beneficiarios de estatus de protección temporal (TPS, en inglés). 

 

 

La reforma integral también contempla más visas de trabajo, elimina restricciones migratorias y penalizaciones, entre otros puntos. “Tenemos que asegurar que el sueño americano sea accesible para todos”, explicó Sánchez, quien introducirá la legislación en la Cámara de Representantes.

El proyecto de ley será presentado por Menendez a principios de la próxima semana en el Senado, que ahora se encuentra en receso.

Presentado no significa aprobado 

El proyecto no ofrece mejoras en la seguridad en la frontera, una prioridad para los republicanos, y la Administración Biden no ha señalado si aceptará una enmienda de este tipo. 

El presidente sí sugirió a principios de esta semana en una entrevista con la cadena CNN que podría estar abierto a un enfoque más fragmentado, con proyectos de ley independientes centrados en proporcionar un camino hacia la ciudadanía para distintos grupos o poblaciones. 

Activistas a favor de los inmigrantes han advertido en este sentido que la presentación del proyecto este jueves no implica que haya una intención seria de hacerlo realidad. 

"El hecho de que se presente este proyecto de ley no significa que en realidad haya un plan para aprobarlo", dijo Evan Weber, director de políticas de la organización Movimiento Sunrise, en una entrevista con NBC News. 

 

 

Menéndez reconoció que será difícil ganar el apoyo de los 10 senadores republicanos para llegar a los 60 votos necesarios para aprobar la reforma. “No lo sabremos hasta que lo intentemos”, indicó. 

El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur y que participó en un proyecto de ley de inmigración bipartidista anterior, dijo que tiene dudas de que sea posible alcanzar ahora un acuerdo por una propuesta más amplia, pero repitió su propuesta de lograr un acuerdo a favor de los dreamers

¿El Congreso que puede hacer historia?

Durante décadas, una y otra vez, legisladores han intentado aprobar una reforma migratoria integral sin éxito. El panorama en el Congreso actual no parece mostrar que esta vez será la excepción. 

El expresidente Donald Trump revivió una mirada anti-inmigrante que aún persiste, a pesar de su derrota. El Partido Republicano podría estar menos inclinado a llegar a un acuerdo sobre una reforma migratoria que en 2013, cuando líderes del partido creían que era necesario para sobrevivir ante las pérdidas en las urnas. Ese año, un proyecto de ley fue aprobado por el Senado liderado por los demócratas, pero nunca fue considerado en la Cámara, bajo control republicano. 

 

 

Sin embargo, los congresistas demócratas se mostraron optimistas. “En este Congreso, creo que la Cámara y el Senado pueden hacer llegar la legislación al escritorio del presidente”, dijo Sánchez, aunque que “el país parece más dividido que nunca”. 

[Migrantes varados en México deberán hacerse prueba de COVID-19 antes de cruzar a EE.UU.]

Los promotores aseguran que el plan, esta vez, es distinto y ofrece beneficios económicos para el país junto a un reconocimiento a la comunidad migrante. “Cuando las familias se fortalecen, Estados Unidos se fortalece”, señaló Sánchez, quien recordó su propia historia como hija de migrantes mexicanos.

“Es hora de que los indocumentados salgan de las sombras”, dijo por su parte Menendez, haciéndose eco de un pedido de la comunidad migrante de larga data: una oportunidad para que millones de familias puedan legalizar su situación en el país.

La propuesta presentada por Biden y los demócratas es una primera oferta de negociación considerablemente más ambiciosa que la legislación de 2013. Incluye un camino más corto hacia la ciudadanía, ocho años en lugar de los 13 que proponía el proyecto anterior, y no tiene las medidas de seguridad en la frontera que permitieron obtener algunos votos republicanos en 2013. 

Con información de NBC News, AP y The New York Times