IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Cientos de migrantes cruzan la frontera a El Paso tras el anuncio del fin del Título 42

La medida migratoria seguirá en vigor hasta el 21 de diciembre: "La frontera está cerrada", dijo el Gobierno. “Todo mundo se está entregando [a la Patrulla], el campamento se está vaciando”, explica un venezolano acampado en Ciudad Juárez.

Cientos de migrantes han cruzado la frontera mexicana hasta la ciudad texana de El Paso en las últimas horas, alentados por el fallo judicial que ponía fin el martes al Título 42, la ordenanza aprobada por el expresidente Donald Trump en marzo de 2020 para retornar a México a los solicitantes de asilo de forma inmediata escudándose en la pandemia de coronavirus, según informaron medios locales.

La decisión judicial causó alegría en los campamentos de migrantes en el norte de México, donde miles esperan para cruzar a Estados Unidos y presentar sus casos de asilo. El magistrado, sin embargo, aceptó este miércoles la petición del Gobierno de aplazar el final del Título 42 cinco semanas, hasta el 21 de diciembre, para que las autoridades migratorias puedan preparar la transición.

Migrantes venezolanos cruzan a pie el Río Grande en su camino hacia la frontera de Estados Unidos para entregarse a la patrulla fronteriza, desde Ciudad Juárez, México, el 13 de octubre de 2022.
Migrantes venezolanos cruzan el Río Grande desde Ciudad Juárez el 13 de octubre.Christian Chavez / AP

El Departamento de Seguridad Nacional advirtió este miércoles en un comunicado: "La gente no debería escuchar las mentiras de los traficantes que se aprovechan de los migrantes vulnerables, poniendo sus vidas en riesgo. La frontera está cerrada y seguiremos implementando nuestras leyes migratorias en la frontera".

Sin embargo, cientos cruzaron el río Bravo para entregarse a los agentes fronterizos con la esperanza de iniciar sus procesos de asilo. Algunos acababan de llegar a Ciudad Juárez, pero otros llevaban esperando desde hace meses en los campamentos migrantes en esa ciudad fronteriza mexicana, reportó el medio local El Paso Matters.

"Todo mundo se está entregando, el campamento se está vaciando", le dijo al medio citado David, un migrante venezolano que trató de ingresar a Estados Unidos para pedir asilo pero fue expulsado el 12 de octubre. "Yo me voy a entregar hoy mismo", agregó el hombre, cuya esposa e hija lo esperaban en Atlanta, Georgia, tras haber ingresado recientemente.

[Texas anuncia operativo militar para frenar “la invasión” en la frontera y envía su primer autobús de migrantes a Philadelphia]

Miles de venezolanos han llegado al sur de Texas desde agosto, pero el flujo cayó en picado después de que Estados Unidos firmara un acuerdo en octubre con México para poder retornarlos en virtud del Título 42, como sucede con otras nacionalidades.

Ante la llegada masiva de migrantes, las autoridades de El Paso han solicitado más fondos al Gobierno federal para acogerlos en albergues públicos, después de cesar su política de fletar autobuses para enviarlos a otras ciudades demócratas como Washington D.C.

"Hemos estado en contacto todos los días con la Patrulla Fronteriza y todos nuestros demás socios para atender el flujo reciente de migrantes. Esas pláticas incluyen una evaluación sobre los posibles escenarios que podrían ocurrir cuando se termine el Título 42 y respuestas coordinadas para tratarlos de la misma manera en que nos gustaría que nos tratasen a nosotros y en el mejor interés de los ciudadanos en El Paso", declaró el alcalde, Oscar Lesser.

México aumenta los controles migratorios

Las autoridades mexicanas han reforzado los controles migratorios y los patrullajes policiales en las autopistas del sur del país para frenar la ola de migrantes venezolanos que viajan a Estados Unidos.

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ha explicado si el aumento de los operativos está relacionado al anuncio de que el Título 42 dejará de estar vigente a partir del 21 de diciembre. Pero sus acciones han llevado a los miles de migrantes que esperan en el sur del país a una situación límite, informó este jueves la agencia de noticias The Associated Press.

Hasta hace unos meses, las autoridades mexicanas permitían a los migrantes salir en pequeños grupos de la ciudad de Tapachula, en el estado sureño de Chiapas, para aliviar la presión acumulada entre las miles de personas varadas allí. Pero ahora han comenzado a disolver incluso las caravanas de menos de 100 personas.

"Ya van dos días seguidos que la Guardia Nacional y las autoridades migratorias corren a la gente del parque porque creen que se está formando una caravana", le dijo el miércoles a la agencia de noticias Orley Castillo, un hondureño que se ha quedado con su hijo de 15 años a acampar en el centro de Tapachula desde hace una semana.

A unas 180 millas al noroeste, miles de migrantes esperan en San Pedro Tapanatepec, en el estado de Oaxaca, por los papeles que les permitirían transitar por México de manera temporal. En octubre, el Gobierno estableció un centro de expedición de documentos para migrantes en este poblado oaxaqueño que se convirtió en "una olla de presión", según su alcalde, Humberto Parrazales.