IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Buscaremos todas las vías para lograr la ciudadanía": los demócratas se rebelan ante otro bloqueo migratorio en el Senado

Por tercera vez desde septiembre, el partido del presidente, Joe Biden, ve cómo sus intentos por cambiar el estatus migratorio de millones de personas quedan bloqueados en el Congreso.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y otros cinco congresistas se rebelaron este jueves contra la decisión de la parlamentaria de la Cámara Alta (una asesora independiente que valora si los proyectos de ley se ajustan a las normas internas) de rechazar que la reforma migratoria sea incluida dentro del plan de gasto social que impulsa el presidente, Joe Biden.

La norma, considerada el plan C de los demócratas porque dos propuestas anteriores también se toparon con el rechazo de la parlamentaria, preveía ofrecer permisos de trabajo y protección temporal contra la deportación a más de 7 millones de migrantes.

"Estamos en total desacuerdo con la interpretación que hace la parlamentaria del Senado de nuestra propuesta de inmigración y buscaremos todas las vías para incluirla en la ley Build Back Better", manifestó en un comunicado conjunto Schumer (Nueva York) junto a Dick Durbin (Illinois), Bob Menéndez (Nueva Jersey), Catherine Cortez Masto (Nevada), Ben Ray Luján (Nuevo México) y Alex Padilla (California).

Manifestación a favor de los inmigrantes celebrada en Dallas, Texas, el 23 de marzo de 2021.
Manifestación a favor de los migrantes en Texas el 23 de marzo.LM Otero / AP

"El pueblo estadounidense entiende que arreglar nuestro sistema de inmigración roto es un imperativo moral y económico, y apoyamos a los millones de familias inmigrantes de todo el país que merecen algo mejor y por los que no dejaremos de luchar", dijeron.

[El Gobierno rompe negociaciones para indemnizar a las familias separadas en la frontera]

Elizabeth MacDonough, encargada de interpretar las reglas del Senado, desestimó el jueves por tercera vez que los demócratas incluyeran medidas migratorias en el proyecto de gasto social del presidente, Joe Biden, valorado en 1.75 millones de dólares.

"La propuesta no es muy diferente a las previas que hemos considerado",argumentó, "conlleva cambios sustanciales de políticas, con efectos duraderos, que superan su impacto presupuestal".

Los demócratas habían resaltado los beneficios económicos que tendría legalizar a millones de migrantes indocumentados, sobre todo a través de la creación de empleos bien remunerados, para justificar su inclusión en el plan presupuestario de Biden.

Es clave hacerlo así porque el plan presupuestario puede ser tramitado en el Senado con mayoría simple, por lo que bastaría con el apoyo de los 50 demócratas para aprobarlo; los republicanos ya han avanzado que se opondrán, de igual forma que han bloqueado cualquier propuesta de reforma migratoria en el pasado.

El fracaso del 'plan A' y del 'plan B'

La parlamentaria del Senado ya descartó los otros dos planes presentados por los demócratas con argumentos similares.

A mediados de septiembre, MacDonough impidió que el plan de gasto social, que prevé reforzar el acceso a la salud y la seguridad social, y combatir el cambio climático, incluyera la posibilidad de que millones de indocumentados se convirtieran en ciudadanos.

El denominado plan A habría abierto una puerta a la ciudadanía a los dreamers, los jóvenes inmigrantes beneficiarios de DACA, y también a los beneficiarios de TPS (Estatus de Protección Temporal), y a los trabajadores esenciales y del campo. 

Días después, a finales de septiembre, la parlamentaria bloqueó el plan B, que planteaba de cambiar la fecha de ingreso a Estados Unidos que se exige para que los inmigrantes sin documentos y sin antecedentes pueden solicitar un ajuste de estatus migratorio dentro de la llamada Ley de Registro.

[El Gobierno pone fin a la detención de familias migrantes en centros de ICE]

Este tercer revés fue recibido con indignación por parte de los activistas que defienden los derechos de los migrantes.

"Todo esto empezó como una promesa de crear programas por medio de los cuales debería poder solicitarse la residencia permanente. Y hemos venido caminando de allá para atrás", denunció Óscar Chacón, de la Organización Alianza América. 

"Creo que pone en crisis la credibilidad del Partido Demócrata frente a la comunidad de origen latinoamericana en el país", añadió.