IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Biden eliminará definitivamente la regla de carga pública aprobada por Trump

La medida, que “no encaja con los valores” de la nación, fue suspendida en marzo pero ahora el Gobierno inicia el trámite para hacerla desaparecer por miedo a un desafío legal.

Por Elliot Spagat — The Associated Press

El Gobierno de Joe Biden propuso este jueves revertir la regla de carga pública que niega la residencia permanente a los inmigrantes que reciben ciertas prestaciones sociales, y que fue una de las medidas migratorias emblemáticas del expresidente Donald Trump.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, señaló en un comunicado que la regla “no encaja con los valores” del país.

“Con esta propuesta regresaremos al entendimiento histórico del término carga pública y no se penalizará a las personas por elegir el acceso a prestaciones de salud y otros servicios suplementarios del Gobierno que están a su disposición”, manifestó Mayorkas.

[Así funciona la regla de la carga pública: cómo afecta a los inmigrantes que reciben ayudas]

El Gobierno dejó de aplicar los límites impuestos por Trump en marzo, por lo que el anuncio fue más bien una formalidad para proteger la medida de impugnaciones legales por su eliminación.

Su publicación en el Registro Federal en los próximos días dará inicio a un periodo de 60 días para comentarios públicos.

Si bien la propuesta no tiene impacto inmediato, es un paso importante para cumplir la promesa de Binde durante su campaña.

[Biden cumple un año en la Casa Blanca: ¿cuántas de sus promesas ha cumplido?]

La revisión realizada por su Administración restaura en gran parte la regla que estaba en vigor desde 1999 y que, entre otras cosas, no toma en cuenta el uso de prestaciones como los cupones de comida, los servicios de salud y las ayudas para transporte en el momento de determinar la elegibilidad en un proceso de residencia legal.

Trump dejó claras sus intenciones durante su primer año de Gobierno, pero la medida no entró en vigor hasta 2020, sobre todo debido a impugnaciones legales y requerimientos procesales.

Aun así, tuvo “efectos estremecedores” al llevar a las personas a suspender o negarse a recibir prestaciones a los que eran elegibles por miedo a que pudieran afectar sus solicitudes de residencia legal, señaló el jueves el Departamento de Seguridad Nacional.

Con la regla de Trump, el Gobierno le negó las tarjetas de residencia a sólo tres personas, pero sus solicitudes fueron reabiertas y aprobadas posteriormente, indicó el Departamento de Seguridad Nacional en su propuesta de 291 páginas.

Sin embargo, el temor provocó que muchas personas no quisieran solicitar prestaciones incluso cuando eran elegibles, explicó a la agencia de noticias The Associated Press Jessica Bolter, analista de políticas de inmigración del Migration Policy Institute.

Su organización descubrió que las peticiones de ayuda pública a través del programa de Asistencia Temporal Para Familias Necesitadas, los cupones de alimentos y Medicaid cayeron el doble de rápido en las familias con al menos un no ciudadano estadounidense que entre aquellas estadounidenses entre 2016 y 2019, según datos del censo.

Activistas migratorios aplaudieron la medida del Gobierno federal, a pesar de que muchos de ellos han tenido una relación distante con la Casa Blanca debido a las reglas que prohíben a muchos migrantes solicitar asilo en la frontera.

Krish O’Mara Vignarajah, presidenta de Lutheran Immigration Refugee Services, aseguró en la red social Twitter que se trata de un “importante distanciamiento del uso de la regla de carga pública como un arma por parte del Gobierno de Trump”.

La propuesta aún podría enfrentar impugnaciones legales. Texas y otros estados a menudo han intentado impedir que Biden revierta las políticas migratorias de Trump.