IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Gobierno de Biden autoriza a ICE a cerrar cientos de miles de casos de deportación pendientes en las cortes migratorias

El memorando enviado a los fiscales migratorios permite desestimar los procedimientos contra indocumentados que lleven tiempo en el país y no sean una amenaza de seguridad.

El Gobierno de Joe Biden envió este domingo un memorando a los fiscales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) por el que los autoriza para desestimar los casos planteados contra inmigrantes indocumentados que lleven tiempo en el país y no supongan una amenaza para la seguridad pública.

Esta medida podría afectar (en caso de que los fiscales de ICE aceptaran actuar de esta manera) a cientos de miles de personas con casos de deportación pendientes, y aliviar así el colapso de las cortes migratorias, que acumulan 1.7 millones de expedientes pendientes, lo que alarga durante años la espera de los inmigrantes.

El memorando, reportado por BuzzFeed News y el diario The New York Times, encomienda a los abogados de ICE a revisar los casos pendientes y tratar de cerrar los que consideren de prioridad baja de acuerdo con las nuevas directrices establecidas por el Gobierno.

[Tres estados republicanos recurren ante la justicia para impedir que Biden pueda cancelar el Título 42 a partir del 23 mayo]

La Asociación estadounidense de Abogados Migratorios estima que podría afectar a 700,000 expedientes, según el citado diario.

“ICE enfoca sus prioridades en el cumplimiento de la ley de inmigración en la detención y remoción de los no ciudadanos que representan una amenaza para nuestra seguridad nacional, seguridad pública y seguridad fronteriza, haciéndolo de forma consistente con los requisitos legales y las órdenes de las cortes”, dijo un portavoz de la agencia a BuzzFeed News.

El colapso en las cortes ha llevado a que los inmigrantes tengan que esperar años para tener una resolución de sus casos. Expertos señalan que algunas de las causas fueron la pandemia del coronavirus, que limitó y retrasó los procedimientos, la mayor apertura de casos durante la Administración del expresidente Donald Trump, y un aumento en 2019 del número de familias que cruzan la frontera en busca de asilo en el país. 

[En qué se diferencian las deportaciones sigilosas de venezolanos vía República Dominicana de las expulsiones a Colombia]

El Gobierno de Biden implementa esta nueva guía, además, cuando se prevé un nuevo repunte en los cruces fronterizos ante la decisión de eliminar el Título 42 el próximo 23 de mayo. Se trata de una regla que ha permitido expulsar a las familias migrantes sin que tengan derecho a solicitar asilo con el argumento de detener la propagación del coronavirus.

El segundo intento 

El Gobierno de Biden había emitido en noviembre de 2021 una regla que establecía ciertas prioridades de deportación. La norma ordenaba a ICE enfocarse en el arresto y la expulsión de quienes tienen antecedentes penales graves o representan una amenaza para la seguridad pública y en quienes hayan cruzado la frontera recientemente y no tengan un arraigo en el país.

La directiva buscaba que los inmigrantes no sean perseguidos “sólo por ser indocumentados”, según dijo en su momento el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

La nueva regla busca enfocar los esfuerzos y recursos de los Servicios de Inmigración en las personas que puedan representar un peligro para la seguridad pública.
Los inmigrantes que ya están en detención y con antecedentes penales no serán beneficiadosArchivo / AP

Pero un juez federal limitó el uso de esta directiva en marzo tras una demanda presentada por tres estados con líderes republicanos, Arizona, Montana y Ohio. El magistrado estableció que las prioridades de deportación Biden no pueden usarse en ciertos casos de migrantes que ya están en detención obligatoria y que tienen órdenes de expulsión.

Deportaciones exprés limitadas

Por otro lado, el Gobierno de Biden restringió esta semana una amplia medida de Trump para deportar de modo exprés a migrantes, es decir, sin derecho a presentar su caso ante un juez que llevan menos de dos años en el país.

Aún así, se sigue aplicando la regla de expulsión rápida a quienes están a menos de 100 millas de la frontera y que han estado en el país por menos de 14 días.