IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Incendios en al menos seis estados del oeste generan alarma mientras el calor no cesa

“Simplemente son explosivos”. Así describió los incendios uno de los bomberos que lucha por contenerlos en California. Con temperaturas de hasta 130 grados, las autoridades de ese estado han pedido a los residentes que ahorren electricidad para evitar posibles apagones.

Decenas de incendios forestales arden en el oeste del país, en medio de las temperaturas tórridas que se han registrado. Los cuerpos de bomberos informaron este lunes de algunos avances para contener las llamas y los meteorólogos predicen que las temperaturas extremas disminuirán en los próximos días.

Los incendios han provocado evacuaciones en numerosas comunidades rurales, en donde las llamas han devorado algunas casas y otras estructuras, aunque todavía se desconoce la magnitud de los daños.

Los fuegos se produjeron cuando una segunda ola de altas temperaturas arrasó el oeste. Las condiciones también empeoraron por la sequía que ha provocado el cambio climático, según advierten los científicos.

Un bombero combate el complejo de incendios de Beckwourth en Doyle, California, el 10 de julio de 2021.AP

“Los fuegos simplemente son explosivos y el viento no ayuda”, dijo a Noticias Telemundo uno de los bomberos que combate los incendios que asolan a seis estados, entre ellos California y Oregon, donde se ha reportado la mayor devastación.

El complejo de incendios de Beckwourth, que se formó por tormentas eléctricas, cubre aproximadamente 140 millas cuadradas (362 kilómetros cuadrados) en la frontera del norte de California con Nevada. Los funcionarios del Bosque Nacional Plumas informaron que los bomberos lograron contener con éxito casi una cuarta parte del fuego, aunque todavía esperan que las llamas sigan ardiendo peligrosamente.

[Dos bomberos mueren en Arizona al intensificarse los incendios forestales en el oeste durante la ola de calor]

Hay órdenes de evacuación para más de 3,000 residentes en áreas remotas de los condados de Lassen y Plumas en California y el condado de Washoe en Nevada. Algunas estructuras fueron destruidas durante el fin de semana en Doyle, California, una ciudad de unos 600 habitantes.

“Ha llegado un equipo de evaluación de daños para validar y evaluar los informes de estructuras dañadas o destruidas”, se informó en un comunicado del servicio forestal.

En Oregon, el incendio de Bootleg Fire cubre 240 millas cuadradas (621 kilómetros cuadrados) en el Bosque Nacional de Fremont-Winema, cerca de la ciudad de Sprague River, en el condado de Klamath.

Después de duplicar su tamaño al menos dos veces durante el fin de semana, el domingo continúo creciendo, aunque de manera gradual, según informó Rich Saalsaa, portavoz del Jefe de Bomberos del Estado de Oregon.

"Esto ha permitido a los bomberos cavar más zanjas y así pasar a la ofensiva", dijo Saalsaa. Siete casas y 43 edificaciones han sido destruidas en el área que está en el sur del incendio. Casi 2,000 hogares han recibido órdenes de evacuación.

Gran parte del oeste ha estado sumido en una ola de calor elevó este fin de semana la temperatura a cifras de tres dígitos.

Por ello, el operador independiente de la red eléctrica de California emitió una ‘alerta flex’ que entró en vigor este lunes a las 4:00 pm, hora del Oeste, para “conservar la mayor cantidad de electricidad posible”.

[Planeta Tierra: La Amazonia sufre un número récord de incendios en junio]

La medida pide a los californianos que eviten consumir la mayor cantidad posible de electricidad entre las 4:00 pm y las 9:00 pm, a fin de evitar posibles apagones. No solo ha aumento el consumo de energía por la ola de calor, sino que los incendios en Oregon amenazan las redes eléctricas que abastecen California.

“Si se necesita, ok, lo prendes una hora y lo apagas”, afirmó Rosendo Cornejo a Noticias Telemundo, un residente del sur de California que ha sido impactado por las medidas para conservar energía en las horas pico. “Porque si pones el aire durante tres o cuatro horas y luego no vas a estar, ¿pues para qué?”, agregó.

Sin embargo, para Rosalva Bautista, otra residente californiana, apagar el aire acondicionado en ciertos momentos no es un lujo del que pueda prescindir: “Es demasiado caliente, por eso tengo que poner el aire en mi tráiler”, aseguró.

La ola de calor de julio se produce tan solo unas semanas después de que se registraran temperaturas abrasadoras en el noroeste que rompieron récords de calor en junio y provocaron decenas de muertes. También ocurre en medio de un empeoramiento de la sequía en toda la región.

El calentamiento global ha contribuido a la mega sequía y está haciendo que los árboles y las plantas sean más propensos a quemarse. Los científicos indican que las décadas de cambio climático impulsado por el ser humano han agravado las condiciones en el oeste.

Con información de The Associated Press.