Huracán Michael causa daños catastróficos en base militar de Florida

La tormenta daña aviones de combate y deja la instalación militar en ruinas. Mire aquí el video de los destrozos.
Un soldado monta guardia en la entrada dañada de la Base de la Fuerza Aérea en Tyndall, cerca de la Ciudad de Panamá
Un soldado monta guardia en la entrada dañada de la Base de la Fuerza Aérea en Tyndall, cerca de la Ciudad de Panamá, Florida.AP / AP

La base de la Fuerza Aérea en Tyndall se preparó este miércoles para soportar el feroz impacto de Michael. Solo unos pocos aviones asegurados en hangares y un pequeño grupo de aviadores se quedaron para pasar la tormenta.

Michael golpéo con tal fuerza a la base que los aviones de combate de exhibición, anclados con cemento en el patio, se desprendieron del suelo y uno de ellos terminó volteado con las ruedas mirando hacia el cielo.

Los frenéticos vientos de Michael, que alcanzaron 155 millas por hora, desprendieron trozos de techo de prácticamente todas las estructuras, dejando a su paso un escenario desolador, como si la base hubiese sido bombardeada por fuego enemigo. Fue “un daño catastrófico y generalizado”, dijo la Fuerza Área, al New York Times.

Afortunadamente, no hubo ninguna baja humana ni se reportaron lesionados, pues la mayoría del personal fue evacuado por órdenes de los comandantes militares, a excepeción de un pequeño grupo de aviadores.

Para minimizar el daño de Michael, las autoridades de la Fuerza Aérea ordenaron la evacuación no sólo de la mayoría del personal, sino también de los costosísimos aviones de combate, que normalmente están estacionados en estos hangares.

Tyndall es el hogar de la flotilla de jets F-22 más grande del mundo. Con 55 aviones de este tipo, cada uno valuado en $339 millones de dólares, las pérdidas materiales podrían haber sido astronómicas. La mayoría de las aeronaves, los F-22 y otros modelos más viejos que se utilizan para entrenar, se resguardaron en la base de la Fuerza Aérea de Ohio, a salvo de la tormenta.

 Sin embargo, como se vio en videos que circulaban en redes sociales, algunos F-22 permanecieron estacionados en los hangares. En un video tomado desde el aire se podía ver algunos aviones entre los escombros del hangar número cinco, el más grande de la base y aparentemente uno de los más afectados.

La portavoz de la Fuerza Aérea, Ann Stefanek, dijo en un correo electrónico que algunos aviones quedaron en los hangares de Tyndall por razones de mantenimiento o seguridad, reportó Air Force Times.

"Anticipamos que las aeronaves estacionadas en el interior también podrían estar dañadas, pero no sabremos qué tanto hasta que nuestras tripulaciones puedan ingresar con seguridad a esos hangares y hacer una evaluación", dijo Stefanek.

La Fuerza Aérea también dijo que los aviadores del 23º Escuadrón de Tácticas Especiales reabrieron el tráfico aéreo en Tyndall el jueves. Esos aviadores están entrenados para operar en todos los entornos, incluidos los afectados por desastres naturales, reportó Air Force Times.

El resto del personal no regresará sino hasta nuevo aviso, cuando las condiciones de seguridad hayan mejorado.

La pista de Tyndall se despejó el jueves a las 7 de la noche y el primer avión aterrizó seis minutos después, dijo la Fuerza Aérea, según Air Force Times.

 El equipo de tácticas especiales continuará operando el aeródromo hasta nuevo aviso, lo que facilitará que el apoyo humanitario llegue a través de Tyndall.