Este soldado latino fue un héroe de guerra de EE.UU. Le negaron la Medalla de Honor “por ser inmigrante”, dicen veteranos

"El soldado Marcelino Serna no recibió la Medalla de Honor por ser mexicanoestadounidense", dice un grupo de derechos civiles latinos que pide el reconocimiento póstumo de sus méritos en batalla.
Una imagen de Marcelino Serna.
Una imagen de Marcelino Serna. Texas Historical Commission vía NBC News

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Por Suzanne Gamboa - NBC News

SAN ANTONIO - En fotos antiguas, Marcelino Serna lleva su uniforme del Ejército de la Primera Guerra Mundial adornado con varias medallas de batalla.

Pero falta una: la Medalla de Honor. Activistas, legisladores e historiadores latinos creen que se la deberían haber entregado hace un siglo.

Varios de ellos han emprendido el intento más reciente para persuadir al Gobierno federal de que conceda póstumamente a Serna la medalla, el reconocimiento más alto de la nación para homenajear el heroísmo en batalla. El argumento es que se la negaron por racismo y xenofobia.

"Parece claro que el soldado Marcelino Serna no recibió la Medalla de Honor debido a que es un mexicanoestadounidense y un inmigrante", escribió en una carta al Ejército el comandante Lawrence Romo, parte del American GI Forum, una organización de derechos civiles y de veteranos con estatuto federal.

[Los latinos en el Ejército llevan mucho tiempo pidiendo justicia. En el caso de Vanessa Guillén exigen respuestas]

El soldado más condecorado de Texas

Serna es reconocido como el soldado de la Primera Guerra Mundial más condecorado de Texas. Luchó en la guerra entre el 6 de abril de 1917 y el 11 de noviembre de 1918, pese a ser un inmigrante mexicano y no tener ciudadanía.

Anteriormente hubo peticiones para que se le concediera esa condecoración, pero ahora la ley impone que se revisen casos como el suyo.

El año pasado, el Congreso ordenó al Pentágono revisar los registros de soldados latinos, negros, asiáticos, nativoamericanos y judíos de la Primera Guerra Mundial para determinar si se les negó la Medalla de Honor por el color de su piel o su religión y si se les debería conceder la medalla.

Una revisión similar se hizo en 2002 para el personal militar de guerras posteriores. En 2014, el entonces presidente Barack Obama otorgó la medalla a 24 veteranos, todos menos tres a título póstumo. Muchos de los destinatarios eran latinos.

"Hay muchas veces en la historia que no se puede corregir un error, pero esta es una oportunidad para que nosotros corrijamos uno evidente", aseguró Romo, que formaba parte de la Administración Obama cuando se dieron esas medallas.

Valentía omitida, medalla denegada

La mención oficial del Ejército para la Cruz por Servicio Distinguido, la segunda mayor condecoración por méritos en batalla, afirma que Serna capturó sin ayuda a 24 soldados alemanes.

Pero otros relatos dan más detalles de su heroísmo y citan más de una misión en solitario igual de exitosas.

La enciclopedia digital Texas Handbook describe su participación en la batalla de Saint-Mihiel, Francia. Después de que 12 miembros de su unidad muriesen, Serna salió solo, voluntariamente, y lanzó granadas para volar un punto en el que se habían guardado ametralladoras, lo que provocó la muerte de seis soldados alemanes. Él capturó a ocho más.

Dos semanas más tarde, en la ofensiva Mosa-Argonne, Serna persiguió a un francotirador en una misión de exploración solitaria, lanzó granadas y disparó a una trinchera desde diferentes posiciones. Mató a 26 soldados enemigos y tomó a otros 26 como prisioneros. Y se opuso a que los estadounidenses los ejecutaran, según el Texas Handbook. 

[Este veterano latino fue detenido por ICE por error. Ahora lo compensarán con 190.000 dólares]

El 7 de noviembre de 1918, Serna fue alcanzado por las balas de un francotirador en ambas piernas. Cuatro días más tarde, se firmó el armisticio que puso fin a las batallas. El soldado latino murió en 1992. Está enterrado en el Cementerio Nacional de Fort Bliss, en El Paso.

Serna fue autor de actos de valentía que no quedaron totalmente documentados en las menciones militares oficiales, según dijo Andrés Tijerina, veterano de Vietnam e historiador premiado que ha investigado la vida de este soldado.

Serna obtuvo la Cruz por Servicio Distinguido, dos Cruces de Guerra (Croix de Guerre) con Palma por parte de Francia y la Cruz al Mérito de Guerra (Croce al Merito di Guerra) por parte del Gobierno italiano. Su Cruz por Servicio Distinguido fue presentada por el general John J. Pershing, según un artículo de 2016 en el El Paso Times.

Marcelino Serna, en uniforme militar de joven. Texas Historical Commission vía NBC News

Romo dijo que la omisión de detalles adicionales, sobre el número de soldados enemigos que Serna mató y capturó, en los documentos relativos a su Cruz por Servicio Distinguido parece "casi como si hubieran diluido su mención para no tener que darle la Medalla de Honor".

Según el panfleto Hispanics in America's Defense, publicado por el Departamento de Defensa en 1989, un oficial le dijo a Serna que tenía que tener un rango más alto que el de soldado raso, el rango más bajo, para que le concedieran la Medalla de Honor.

También le dijeron que le negaron un ascenso de rango porque no podía leer o escribir en inglés lo suficientemente bien como para firmar informes.

Hitos iguales a otros soldados condecorados, pero sin ser blanco

Romo y otros suelen comparar el heroísmo de Serna con el del sargento Alvin York, otro soldado de la Primera Guerra Mundial quien sí fue galardonado con la Medalla de Honor.

York tenía el rango de cabo cuando condujo a siete hombres contra un nido de ametralladoras en Chatel-Chehery, después de que su unidad sufriera bajas y él tomara el mando, según la mención de su Medalla de Honor. Se le atribuye haber abatido a varios soldados alemanes con su pistola cuando estos cargaron contra él con sus bayonetas. Los alemanes se rindieron. Él y sus hombres tomaron a hasta 132 prisioneros a medida que York los conducía hacia las filas enemigas.

York, quien era blanco, obtuvo de inmediato una promoción a sargento y fue galardonado con la Medalla de Honor. Se convirtió en el protagonista de distintos libros y documentales. Detalló sus acciones de guerra en un diario que en 1941 fue adaptado a película, con Gary Cooper como actor principal. 

A Audie Murphy, otro texano, se le elogia por sus hazañas en la Segunda Guerra Mundial. Él también es celebrado en películas, libros y museos. Hay una escuela y un hospital de veteranos que llevan su nombre.

York y Murphy merecen elogios y medallas, dicen Romo, Tijerina y otros. Pero los que se merece Serna ya han tardado suficiente, agregan. Un puerto de entrada del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza en Tornillo, Texas, fue titulado a su nombre en 2017.

Otra foto de Marcelino Serna, a la derecha. Texas Historical Commission vía NBC News

Prestó servicio en una época de prejuicios enormes”

“El hecho de que el soldado Serna prestó servicio en una época donde abundaban los prejuicios no puede y no debe cancelar sus acciones de absoluta valentía y devoción a Estados Unidos”, aseveró en una carta dirigida a las Fuerzas Armadas el Caucus Legislativo Mexicano de Texas, en apoyo a la petición del GI Forum, para pedir reconocerle a Serna la Medalla de Honor.

Cesar Blanco, demócrata por El Paso y veterano de la Marina, dijo que el caucus manifestó su apoyo porque, con sus 41 miembros, es el mayor caucus hispano del país. “Me imagino que puede aportar una declaración de apoyo poderosa”, afirmó, “esto demuestra que corregir las injusticias es importante”.

Una medida presentada en 1995 para otorgarle la Medalla de Honor a Serna naufragó en el proceso en un comité del Congreso, según la agencia de noticias Associated Press. También hubo llamados para que se le concediera la Medalla de Honor de la Legislatura de Texas, presea que se otorga desde 1997. Murphy la obtuvo, pero Serna no.

Este soldado latino nació en 1896 en una zona minera cerca de Chihuahua, México. Emigró a El Paso, Texas, en 1915. Trabajó en los ferrocarriles y luego como temporero agrícola en Colorado, según artículos históricos que entregó Romo en adjunto a su petición. 

Cuando Estados Unidos entró en guerra, estableció un reclutamiento obligatorio para varones jóvenes. En 1917, Serna fue arrestado en el campo que labraba junto a otros trabajadores, bajo el supuesto de que fuera un desertor, y fue enviado a entrenamiento y luego al extranjero. Hablaba poco inglés, dijo Tijerina.

Sin embargo, Serna no era desertor: estaba exento de ir a la guerra porque no era ciudadano estadounidense. Se le dio la posibilidad de no combatir. Él se negó a aceptarla.

Tijerina dijo que la historia de Serna ayuda a contradecir los estereotipos sobre que los mexicanos y otros inmigrantes serían un peligro para el país y la aseveración que “muchos son violadores, asesinos y criminales”, como dijo en 2016 el presidente, Donald Trump.

Que Serna no fuera ciudadano cuando llevó a cabo sus actos heroicos es una razón más para reconocer su valentía, según Tijerina. “Lo hizo porque creía en la democracia. Y lo hizo frente a los insultos ”, afirmó. "La gente debería conocer la historia de este hombre".