Cuando el coronavirus empeoró en Nueva York, la Dra. Yvette Calderon y su equipo hicieron "lo que fue necesario"

“Nadie está capacitado para lidiar con oleadas de pacientes día tras día”, dijo la jefa de medicina de emergencia de uno de los hospitales más grandes de Nueva York. “Se necesitó una aldea”. Le rendimos homenaje a ella y otros profesionales de la salud en el Mes de la Herencia Hispana.
Ilustración de la Dra. Yvette Calderon.
Ilustración de la Dra. Yvette Calderon.Daiana Ruiz para NBC News

Por Raul A. Reyes - NBC News

“Lo siento mucho, no puedes entrar”.

La Dra. Yvette Calderon recuerda haberle dado esa devastadora noticia a la familia de una paciente con coronavirus que estaba siendo ingresada en su hospital de la ciudad de Nueva York en el punto álgido del brote. Al sentir lo asustados y molestos que estaban todos, Calderón le prometió a la familia que su personal se haría cargo del paciente.

Más tarde ese día, Calderón vio a una enfermera al lado de la paciente. Aunque se suponía que la enfermera estaba de descanso, ella se había quedado con la paciente y estaban rezando el rosario juntas. “Me quedé impresionada”, dijo Calderón. “Hizo esto para que la paciente no se sintiera sola”.

[Un grupo de enfermeras de una maternidad de Nueva York ayuda a sus pacientes a votar]

Como presidenta de medicina de emergencia en el Hospital Mount Sinai Beth Israel, Calderon, de 57 años, estuvo en la primera línea del primer gran brote de coronavirus en la nación. El virus llegó a la ciudad de Nueva York en marzo y los casos se dispararon en abril.

“Esto no tiene precedentes”, dijo Calderón. “Nunca había visto tanta muerte en tan poco tiempo”.

Incluso para Calderón, reconocida por sus décadas de experiencia e investigación, los primeros días del brote fueron aterradores. La información limitada sobre el virus y su transmisión, combinada con la gran cantidad de pacientes, no se parecía a nada que nadie hubiera experimentado antes.

“La sala de emergencias se trata de una crisis. Estamos capacitados para ver la muerte y estamos capacitados para lidiar con oleadas de pacientes”, dijo Calderón. “Pero nadie estaba capacitado para lidiar con oleadas de pacientes día tras día. Este aumento duró semanas. Era casi como un campo de batalla militar”.

Si bien el COVID-19 es muy contagioso, Calderón notó que sus médicos, enfermeras y personal no temían contraer el virus. “Si lo contraigo, que así sea, esta es mi vocación”, dijo sobre cómo se sentían ella y sus colegas. “Para nosotros, lo que más nos preocupaba era posiblemente transmitir el virus a nuestras propias familias”.

[Un día en una terapia intensiva: así es la lucha de estos médicos para salvar a sus pacientes del COVID-19]

Calderón, quien es de ascendencia puertorriqueña, nació y se crió en la ciudad de Nueva York y se graduó en la Universidad Brown y en la Facultad de Medicina Albert Einstein. Según un informe de 2019 de la Asociación Americana de Colegios Médicos, ella se encuentra entre los 21.000 médicos latinos que se estima hay en los Estados Unidos. Si eso suena como un número alto, no lo es. Por el contrario, la población latina de Estados Unidos supera los 60 millones.

Mientras Calderón y su personal trabajaban durante la pandemia de coronavirus, ella sufrió una pérdida propia. En abril, su padre, que estaba en un centro de enfermería, murió de COVID-19.

“Fue devastador para mi hermano y para mí”, dijo Calderón. “Me enorgullezco de mi trabajo, de mi vocación, de cuidar a los demás y de estar allí para los demás, y no podría estar allí para mi papá”. Su padre tenía 90 años y era uno de los famosos 'Borinqueneers', soldados puertorriqueños que sirvieron en la Guerra de Corea.

Después de la muerte de su padre, Calderón se propuso garantizar que sus pacientes con COVID-19, especialmente los gravemente enfermos, que al menos pudieran escuchar la voz de alguien que conocían. Su equipo comenzó a usar iPads para llamar a las familias de los pacientes y acercar los dispositivos a los oídos de los pacientes para que las familias pudieran estar juntas virtualmente.

“Eso fue muy importante para mí”, dijo Calderón. “Como no pude hablar con mi papá justo antes de que muriera, me hizo sentir que podía hacer eso por los demás”.

Desde mayo, la cantidad de casos diarios de coronavirus en la ciudad de Nueva York ha disminuido constantemente. Pero la pandemia se ha grabado a fuego en la memoria de Calderón. “Les puedo decir ahora, muchas veces este año he llorado por y con familias. El dolor fue abrumador”.

Los médicos y enfermeras, explicó, están acostumbrados a poder salvar vidas e intervenir en momentos de trauma. “Con el coronavirus, muchas veces no podíamos, y eso fue difícil de aceptar para todos”.

[Un hospital de Nueva York implementa ‘cuartos de relajación’ para el personal médico]

Para Calderón, la pandemia ha servido como un recordatorio de las disparidades en la atención médica en diferentes poblaciones, especialmente entre hispanos y negros, algo que ha trabajado para abordar durante décadas a través de su labor en el tratamiento de pacientes con VIH y hepatitis C. Pero también le recordó la fuerza y ​​la resiliencia de sus colegas.

["Este virus se está llevando a toda una generación" de latinos, advierten los expertos médicos]

En los días en que Calderón pudo llegar a casa lo suficientemente temprano en el punto álgido del brote, se unió a los neoyorquinos que se dirigieron a sus balcones y ventanas para aplaudir  a los trabajadores de la salud y al personal de primeros auxilios.

[España aplaude en los balcones a sus médicos. Un anciano creyó que homenajeaban su música. Ahora ya es cierto]

“Significó mucho para mí, pero no estaba aplaudiendo por mí misma. No soy un héroe. Estaba aplaudiendo por mi personal, mi cuerpo docente, mis equipos que nunca se rindieron”, dijo Calderón. “Hicimos todo lo que pudimos, lo que fuera necesario. Se necesita una aldea  –y fuimos la aldea más increíble de todos los tiempos ".

* Raúl A. Reyes, abogado, es miembro de la Junta de Contribuyentes de USA Today. Ha escrito para The New York Times, Los Angeles Times, The Christian Science Monitor, Texas Monthly y el Huffington Post.