IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Este latino pasó 27 años en prisión pese a ser inocente. Ahora recibirá $5 millones: "No hay suficiente dinero en los bancos para compensar lo que me quitaron a mí"

Felipe Rodríguez fue condenado injustamente por el asesinato de una mujer en 1987: “Yo perdoné a todos, hacerlo me benefició a mí, el odio y todo lo que es negativo afecta a las personas”. Ahora, pese a la indemnización millonaria, quiere seguir trabajando por sus hijos.

La vida de Felipe Rodríguez dio un vuelco inesperado cuando a sus 23 años pasó de aspirante a policía de Nueva York a preso convicto por un asesinato que nunca cometió. Ahora, tras pasar 27 años en la cárcel, será compensado con una cifra millonaria: “Verdaderamente no creo que haya suficiente dinero en los bancos de Estados Unidos para compensar lo que me quitaron a mí”, lamentó sin embargo en una entrevista exclusiva con Noticias Telemundo.

En 1990 fue encontrado culpable y condenado a entre 25 años de cárcel y cadena perpetua por el homicidio de Maureen McNeill, una madre de 35 años asesinada brutalmente en Nueva York en 1987.

Tras pasar 25 años en la cárcel, el entonces gobernador del estado, Andrew Cuomo, le conmutó su sentencia. Pero no fue hasta dos años más tarde, en 2017, cuando Rodríguez pudo salir en libertad.

Inició entonces una batalla legal contra el estado de Nueva York que este lunes concluyó con una indemnización de cinco millones de dólares por haber pasado la mitad de su vida pese a ser inocente.

Felipe Rodríguez celebra que su récord criminal fue eliminado en 2019.
Felipe Rodríguez celebra que su récord criminal fue eliminado en 2019.Felipe Rodríguez

Su lucha comenzó hace 13 años cuando, aún en prisión, se involucró en el Innocence Proyect de Nueva York. La organización comprobó que no había evidencias físicas que lo conectaran con el homicidio.

En diciembre de 2019 un juez lo exoneró de todos los cargos al comprobar que hubo errores y omisiones en su caso, y Rodríguez se convirtió así en un hombre libre y sin récord criminal.

Pese a su experiencia, el hispano asegura que vive en el perdón. Se volvió a casar y trabaja en la limpieza de un hotel de Nueva York.

“Creo que todavía necesito trabajar”, dijo Rodríguez al ser preguntado sobre qué planea hacer con los cinco millones de dólares que recibirá en la indemnización, porque eso es "un buen ejemplo" para sus hijos.

[Un pastor podrá sujetar la mano de un reo latino y orar con él durante su ejecución en Texas, tras fallo de la Corte Suprema]

Su pelea legal no terminó en cualquier caso este lunes: ahora espera a que se resuelva una demanda contra el Departamento de Policía de Nueva York por daños y perjuicios.

“Yo perdoné a todos porque hacerlo me benefició a mí. El odio y todo lo que es negativo afecta a las personas”, indicó.

Cuando Rodríguez entró a la cárcel dejó a uno de sus hijos con sólo tres años; ahora tiene uno más, y ente sus planes futuros está tener una hija con su actual esposa, Karen Rodríguez: "Queremos mudarnos a un sitio más tranquilo y vivir nuestra vida felices", aseguró la mujer a Noticias Telemundo.

"Gracias a Dios estos años hemos construido un núcleo familiar importante y creo que eso le ha dado a él un impulso para seguir", agregó, "no creo que nadie pueda sentir lo que él vivió".

Rodríguez dice, que pese a la experiencia que vivió, quiere transmitirle a las personas que aún están presas o en el corredor de la muerte por crímenes que no cometieron que "la justicia sí puede ser realidad, que luchen, que nunca pierdan las fuerzas".