IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Poniéndole acento (de nuevo): los latinos perdieron en Estados Unidos la tilde de sus nombres, y ahora la reclaman con orgullo

No es lo mismo Julian que Julián, pero a muchas generaciones de hispanos les enseñaron que era lo mejor para asimilarse. La tecnología tampoco ayudó. Ahora nos cuentan cómo están reivindicado la ortografía correcta.

📢 Axios Latino es el boletín que le resume cada martes y jueves las noticias clave para las comunidades latinas en el hemisferio. Puede suscribirse dando click aquí. Esta es una edición especial a partir de comentarios de nuestros lectores sobre cómo escriben sus nombres.

1. El tema a destacar: Los acentos perdidos

Las fallas tecnológicas y las presiones para asimilarse llevaron a muchos latinos en Estados Unidos a cambiar cómo se escribe su nombre, deshaciéndose de las tildes que son determinantes para la pronunciación correcta (no es lo mismo Julian que Julián).

Ilustración sobre fondo negro de una letra ene sobre la cual hay una virgulilla, para volverla eñe, pero con línea punteada para mostrar cómo es desaparecida del español en países de habla inglesa
Ilustración: Aïda Amer/Axios

Poco a poco, algunos han ido recuperando el acento, reivindicando su herencia cultural.

Panorama general: La población latina va en continuo aumento, según el Censo, lo que ha resultado en cambios en la política, en la composición de comunidades y también en cómo muchos hispanos interpretan sus tradiciones e historia cultural.

  • A las generaciones mayores, los maestros y sus padres les enseñaron a evitar el español como forma de asimilarse mejor a la cultura anglosajona. Muchas personas abandonaron así las tildes y las virgulillas (la línea de la eñe) en sus nombres y apellidos.
  • Pero algunos latinos más jóvenes están volviendo a adoptar esas marcas como símbolo de orgullo cultural. Los peloteros latinos de la MLB iniciaron en 2016 la exitosa campaña #PonleAcento para que sus nombres se imprimieran correctamente en sus camisetas.

Recuento: Una de las primeras grandes olas de migración latina a lo que ahora es Estados Unidos se produjo durante la Revolución Mexicana, en la década de 1910. Los descendientes de esos migrantes, actualmente de cuarta o quinta generación, son de los que raramente usan acentos en sus nombres y apellidos.

  • Las escuelas estadounidenses de ese momento castigaban a los estudiantes que hablaban español, según la académica Cynthia Duarte, directora del Sarah W. Heath Center for Equality and Justice de la Universidad Luterana de California.
  • Una de las consecuencias fue la pérdida de los acentos, tanto al hablar como en las tildes, porque eran tratados "como algo que debía causar vergüenza", explicó Duarte, quien creció en Los Ángeles.

No lo olvide: Las tildes (á), virgulillas (ñ), diéresis (ü) y cedillas (ç) son claves en lenguas romances como el español y el portugués. Indican cómo se pronuncian ciertas palabras y ayudan a diferenciar los homónimos, que suenan igual o se escriben casi idéntico.

  • Ingles, la parte del cuerpo donde se juntan muslos y pelvis, no es lo mismo que inglés, el idioma. Y si se omitiera la virgulilla en la palabra año el significado sería radicalmente diferente 🤭. 

 2. Sin acento debido a la tecnología

Hay muchas razones por las que personas con nombres en español no usan signos ortográficos. Pero una respuesta común de nuestros lectores fue que la tecnología no se los permite; dicen que es difícil encontrar cómo ponerlo en un teclado de computadora y que, si se agrega, en algunos sitios web terminan apareciendo como un recuadro en blanco.

Panorama general: En sus inicios, las máquinas de escribir y luego los teclados de las computadoras solamente usaban el alfabeto inglés de sus inventores, sin tomar en cuenta otras letras y signos ortográficos.

Ilustración de una computadora de floppy disk de los años 80 donde la pantalla muestra un emoticono de carita triste
Ilustración: Lazaro Gamio/Axios
  • Las agencias gubernamentales o de noticias entonces tampoco incluyeron acentos y otros símbolos por mucho tiempo, porque sus sistemas informáticos no los reconocían.
  • Un movimiento en informática llamado internacionalización (y apodado i18n) promueve que todo el software y las apps tengan, desde su código, la posibilidad de manejar varios idiomas. Eso ha permitido que plataformas de publicación ampliamente usadas, como Wordpress o Medium, ahora sí muestren caracteres ortográficos más allá de los del inglés. Lo mismo pasa con teclados digitales de iOS o de Android.
  • En abril de 2019, una de las mayores agencias de noticias del mundo, The Associated Press, emitió una guía indicando que deben usarse los acentos en sus publicaciones si las personas entrevistadas lo solicitan o se sabe que acentúan sus nombres.

A saber: Los primeros programadores no eligieron malvadamente prescindir de esos símbolos: trabajaban con máquinas de memoria muy limitada, hasta el punto de que tampoco podían usar en un inicio minúsculas.

  • Y para cuando se adaptó la tecnología, muchos usuarios habían adquirido el hábito de no usar la acentuación.
  • Federico Viñas, lector de Axios Latino quien trabaja haciendo mercadotecnia digital en Uruguay, nos cuenta que la eñe en la computadora “solo crea problemas", por lo que suele usar 'Vinas' aún cuando sus documentos de identidad y tarjetas bancarias sí muestran ya la virgulilla.

3. Reivindicar el orgullo vía la tilde

La acentuación está regresando entre los estadounidenses a medida que la población latina crece y una nueva generación de jóvenes reivindica su cultura.

Más detalles: Algunos lectores de Axios Latino que durante tiempo no usaron los acentos en su nombre nos contaron por qué han vuelto a adoptar las tildes y virgulillas.

Ilustración sobre fondo negro del símbolo de la virgulilla, como el que va sobre la eñe, color rojo y rodeado de iconos de corazón
Ilustración: Aïda Amer/Axios
  • Valerie Muñoz, subdirectora escolar en Kent, Washington, dijo que comenzó a usar la eñe de su apellido hace un año, y ahora siempre se asegura de que aparezca en la firma de su correo electrónico.
  • “Se siente como si estuviera recuperando algo”, dijo Muñoz. Sus compañeros de trabajo la han apoyado y le han preguntado cómo escribir la eñe en sus teclados.

Chris Echeverría, quien trabaja en la Universidad de Nueva York, nos dice: “Trabajar en casa durante la pandemia, estando más cerca de familiares y amigos, me hizo sentirme más conectado con mis raíces hispanas y decidí entonces recuperar el acento en mi apellido como muestra de esa transformación personal”.

  • Echeverría indicó que su abuelo cambió su apellido “a algo que sonara menos latino porque en los años 1970 se sintió discriminado”. Agregar de nuevo la tilde “representa todo el progreso logrado por los hispanos", agregó. "Me enorgullece”.

4. En las palabras de nuestros lectores

Estamos muy agradecidos de tener lectores tan comprometidos. Estas son algunos de sus comentarios:

Siempre uso la "Ñ"— e insisto en que mi nombre se escriba así— porque es lo correcto [...] También es una declaración sobre la importancia de la inclusión y la diversidad, en mi opinión, porque indica claramente que el nombre es latino, y a mi parecer es importante que el mundo vea ejemplos de latinos en una amplia gama de actividades profesionales."

Michael C. Camuñez, de Los Ángeles, California

No importa desde que estaba en la escuela, donde hablar español era algo que NO, no se hacía. Nunca he usado [la tilde] ya que eso fue lo que me enseñaron en la escuela."

Phillip Gomez, de San Antonio, Texas

Sí, insisto en usar la á acentuada en mi apellido: Yáñez. ¿Por qué? Porque estoy cansado de que la gente se refiera a mí como YaNEZ. Estoy orgulloso de mi ascendencia y quiero que los 'gringos' se acostumbren a referirse a nosotros como deberían hacerlo. Nada es tan frustrante para mí como escuchar a los comentaristas deportivos, por ejemplo, referirse a los beisbolistas latinos como PeREZ en lugar de Pérez, incluso cuando sus camisetas muestran los acentos."

Robert Yáñez, de Tampa Bay, Florida
Ilustración de un micrófono de radio viejo sobre un fondo azul claro. Del micrófono salen signos de exclamación como muestra de las voces y opiniones de lectores
Ilustración: Sarah Grillo/Axios

No uso acento porque crecí en Ohio y nunca me enseñaron a usar acentos."

Barbara Rodriguez, de novelty, Ohio

Sí, uso el acento porque sin él mi apellido tiene una pronunciación diferente."

Jaime Mejía, de Doral, Florida

A 52 años de que emigré a Boston, nunca he dejado que mi nombre sea anglicanizado. Siempre le digo a la gente que es J de jjjota, y que mi nombre lleva las tildes. Si bien tuve que asimilarme, sentí que era lo único que podía preservar. Con el tiempo, pasó a formar parte de mi marca personal."

José Francisco Ávila, de Nueva York

 


5. Resumen de noticias clave en Latinoamérica y el Caribe

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, se reunió el lunes con funcionarios del Gobierno mexicano para discutir la cooperación en el marco del acuerdo comercial de América del Norte (T-MEC).

Un juicio por corrupción a dos expresidentes panameños y otros 80 funcionarios comenzó el lunes tras años de demoras.

  • El caso fue presentado en 2015 y está relacionado con la constructora Odebrecht, que en otras naciones latinoamericanas ya se ha comprobado pagó sobornos a funcionarios de los niveles más altos a cambio de contratos.
  • Los expresidentes Ricardo Martinelli (2009-2014) y Juan Carlos Varela (2014-2019) están entre los acusados ​​de recibir sobornos o de haber dejado continuar el esquema. Los hijos de Martinelli ya fueron sentenciados en un caso relacionado en Estados Unidos, aunque tanto Martinelli como Varela niegan los cargos.

¡Gracias por seguir Axios Latino! Volveremos el jueves.

 ¿Quiere leer alguna de las ediciones previas?

Las latinas escalan políticamente las montañas donde esquían los blancos ricos

Los trabajadores latinos de restaurantes de comida rápida ganan poder sobre su salario

Poder latino en un nuevo festival con conferencias y diálogos

“No seré el último”: este candidato afrocubano está haciendo historia política, y quiere abrir puertas para otros