Hillary Clinton gana asamblea demócrata de Nevada

Nevada, además, era uno de los estados en los cuales se suponía que Clinton contaba con el apoyo de las minorías, en este caso los latinos

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE

Nueva York - Hillary Clinton ha ganado las asambleas partidarias, o “caucuses”, del partido demócrata en el estado de Nevada con el 52% de los votos (4,340 al momento de esta información), según proyecta Noticias Telemundo. Bernie Sanders consiguió el 48% (3,946) de los votos.

La victoria de Clinton es un enorme alivio para sus aspiraciones a convertirse en la candidata presidencial de los demócratas. En los últimos días se había puesto en duda su victoria debido a la expectativa que había generado su rival Sanders quien venía de ganar por una gran ventaja la primaria anterior en el estado de New Hampshire.

(Ver también: Hillary Clinton revela su iniciativa para llegar a los votantes latinos)

Nevada, además, era uno de los estados en los cuales se suponía que Clinton contaba con el apoyo de las minorías, en este caso los latinos en particular quienes tienen una fuerte presencia en el estado. 

Su victoria confirmaría que aun con los impresionantes avances que consiguió Sanders entre los latinos, especialmente entre los jóvenes, Clinton sigue contando con el apoyo de al menos un buen número de ellos.

Según las encuestas de salida, Clinton habría ganado el voto mayoritario de las minorías en parte por el sustancial apoyo de los votantes afroamericanos. Los latinos en menor medida y los afroamericanos en gran parte, fueron los que inclinaron la balanza en favor de Clinton.

El triunfo de Clinton también sirve para revitalizar una campaña que se vio seriamente golpeada con la derrota en New Hampshire -por 22 puntos porcentuales de diferencia- y la cual ha estado sujeta a toda clase de dudas y cuestionamientos.

(Ver también: ¿Quién es Hillary Clinton?)

En particular habían resurgido con fuerza los comentarios sobre los supuestos vínculos de Clinton con el mundo financiero de Wall Street y el hecho de que su campaña no generaba la pasión y el entusiasmo de la de Sanders.

Hoy Nevada viene de alguna manera a calmar las aguas de estas preocupaciones o focos rojos de alarma que se habían encendido en la campaña de Clinton.

(Ver también: Sondeo, Clinton ganaría la elección ante cualquier republicano)

No quiere decir que la ex secretaria de estado haya amarrado la nominación presidencial, pero sí que hay más tranquilidad para acometer las primarias y “caucus” que se avecinan. 

Las encuestas de salida confirman varios de los temas que se han dado en las otras votaciones: que los jóvenes, por una gran diferencia, están con Sanders -entre los jóvenes de 18 a 29 años, Sanders habría ganado el 83% de los votos-.

(Ver también: Clinton dice que necesita una Reforma Migratoria integral)

Puede decirse que el número mágico es 45 años, los que tienen menos de esta edad van con el senador y los mayores van con la ex secretaria de estado.

 

Otro tema que dejó claro la encuesta de salida es que la gente que está por Clinton básicamente está con ella porque es la que ven con mas posibilidades de ganar en noviembre y la que consideran también con más experiencia.

 

El problema central para Clinton que dejan estas encuestas de salida, es que la gente que vota por ella lo hace más por una cuestión práctica -viabilidad para ganar en noviembre- que porque exista pasión o enamoramiento con su campaña.

 

Asunto este último que quizá no importe mucho para al final de cuentas ganar la nominación demócrata, pero que sí puede ser mortal para la elección general en noviembre. Si no hay tal pasión y entusiasmo, se corre el riesgo de que muchas de esa bases demócratas decidan quedarse en su casa y no votar en la elección presidencial.

 

La próxima votación de los demócratas es el sábado en Carolina del Sur, estado donde Clinton igualmente se supone cuenta con otra “pared” de protección contra la marea de entusiasmo que ha generado Sanders: el voto afroamericano. Si en Nevada los latinos y afro americanos salvaron a Clinton, en Carolina del Sur deberían ser los afroamericanos quienes le den una aplastante victoria sobre Sanders.