Hermanos terroristas de Bruselas también participaron en ataques a París

Un alto funcionario estadounidense confirmó la participación de los terroristas en los ataques de noviembre en París.

Los hermanos Ibrahim y Khalid El Bakraoui, acusados de ser los responsables de atentados del martes en Bruselas, también participaron como facilitadores de los ataques terroristas de noviembre en París, confrmó a NBC un alto funcionario de Estados Unidos contra el terrorismo.

De acuerdo con la fuente, uno de los hermanos alquiló una casa de seguridad en Charlevoix, Bélgica, donde algunos de los bombarderos de París se reunieron antes viajar a la capital francesa en noviembre pasado.

El otro ayudó a conseguir armas y municiones para los atacantes de París, aseguró.

Cientos de personas marchan en aeropuerto de Bruselas

Indicó que posteriormente, los hermanos comenzaron a formar parte de las operaciones de dicha célula terrorista y a participar activamente en los ataques, como el de Bruselas, donde murieron más de 30 personas y cientos resultaron heridas.

Horror en el aeropuerto de Bruselas, imágenes exclusivas

Ibrahim El Bakraoui y su hermano menor Khalid eran bien conocidos por las autoridades ya que tenían antecedentes penales, incluso, mucho antes de involucrarse en la célula terrorista que planeó y llevó a cabo las matanzas en París y Bruselas.

Los hermanos fueron identificados el miércoles por fiscales en Bélgica que indicaron que Ibrahim, de 30 años, detonó una bomba en el aeropuerto de Bruselas, mientras que Khalid, de 27, se inmoló en el sistema de metro de la ciudad.

El miedo paraliza a los Belgas tras atentados en Bruselas

Ibrahim, quien aparece en el centro de una imagen de vigilancia en el aeropuerto de Bruselas junto a los otros dos sospechosos empujando carritos de maletas fue identificado por sus huellas dactilares, informaron los fiscales en una rueda de prensa.

Mientras tanto, una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía dijo a NBC, que Ibrahim fue deportado de Turquía a Holanda después de ser arrestado en Turquía en junio de 2015.

Turquía notificó a las autoridades holandesas y belgas que era un militante, dijo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan en una conferencia de prensa el miércoles. Pero los funcionarios no encontraron ningún vínculo con el terrorismo y no lo detienen, agregó.

Familiares de peruana fallecida en Bruselas desconsolados

Turquía inform que detuvo y expulsó a Holanda en julio pasado a uno de los yihadistas que cometieron el martes los atentados de Bruselas, declaró el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, mientras varios medios identificaron a aquel como Ibrahim El Bakraoui.



"Uno de los autores de los ataques de Bruselas es una persona que detuvimos en junio de 2015 en Ganziatep, y fue deportado. Informamos a la embajada belga sobre la deportación el 14 de julio. Bélgica lo dejó libre", indicó Erdogan en una rueda de prensa en Ankara.

"Pese a nuestras advertencias de que esta persona era un combatiente extranjero, Bélgica no pudo determinar sus vínculos con el terrorismo", precisó el presidente.



Erdogan señaló que el supuesto terrorista fue deportado a Holanda a petición del propio sospechoso.

"También informamos a Holanda", añadió Erdogan.



El presidente no mencionó el nombre del supuesto yihadista detenido y sólo lo describió como "uno de los autores del atentado de Bruselas".



Mientras, varios medios turcos aseguran que se trata de Ibrahim El Bakraoui, de nacionalidad belga, que ha sido identificado junto a su hermano Khalid entre los terroristas suicidas que se inmolaron el martes en el aeropuerto y en el metro de Bruselas.



Entre 2011 y junio de 2015, Turquía ha detenido y deportado a más de 2.700 sospechosos, muchos de ellos de países europeos, de intentar entrar en Siria para unirse al EI. Esos deportados normalmente quedan en libertad al volver a sus países.

Según se informó este miércoles, los hermanos fueron casi capturados en un operativo de las autoridades el pasado 15 de marzo en una casa que Khalid había alquilado en vecindario de Bruselas. La incursión terminó en un tiroteo que dejó un sospechoso, de Argelia, muerto.

Los hermanos escaparon pero los investigadores encontraron un alijo de armas e información valiosa que los llevó a la captura, el pasado viernes del cerebro de los ataque de París, Salah Abdelslam.

Asimismo, se conoció que en 2010, Ibrahim fue condenado a nueve años de prisión por disparar a la policía con un rifle de asalto durante un robo.

Por su parte, Khalid fue arrestado por posesión de fusiles Kalashnikov en 2011 y había sido condenado a cinco años de prisión por robo de automóviles.

Ataques en Bélgica dan pie a 'campañas de miedo'

Los equipos forenses aún estaban trabajando el miércoles en la estación de metro Maalbeek, que fue dirigida por Khalid. Las autoridades dijeron que la bomba explotó en el segundo carro, mientras que el metro estaba todavía en la estación.

Un ordenador que contiene un "testimonio" de Ibrahim fue encontrado la noche del martes en un cubo de basura cerca de una casa en el distrito de Schaerbeek de Bruselas, donde los investigadores también encontraron una fábrica de bombas.

En el mensaje en el equipo, Ibrahim describe como "siendo perseguido por todas partes" y sabiendo que "los riesgos de acabar en una celda", dijeron los fiscales.

El responsable de fabricar las bombas

(Najim Laachraoui, el presunto responsable de fabricar los artefactos explosivos habría muerto durante los ataques. Foto: Reuters)

Por otra parte, funcionarios de seguridad dijeron que el sospechoso de fabricar las bombas para los atentados en París era uno de los dos atacantes suicidas que murieron en las explosiones en el aeropuerto de Bruselas.

Las autoridades afirmaron que el ADN de Najim Laachraoui fue comprobado como el de uno de los atacantes del martes, luego de tomar pruebas de los restos encontrados en el lugar de la explosión en el aeropuerto de Bruselas.

El ADN de Laachraoui también fue hallado en los cinturones explosivos utilizados en los ataques de París y las autoridades creen que fue el fabricante de las bombas de los atentados del 13 de noviembre en la capital francesa.