Gobernadora de New Mexico se habría embriagado en una fiesta

Martinez exigió saber quién presentó la queja, pero se le negó reiteradamente esa información.

Una grabación captada por un dispositivo en el cinturón de un sargento de policía deja entrever que la gobernadora Susana Martínez estaba ebria la noche en que agentes atendieron una queja por ruido en un hotel del centro de Santa Fe en el que ella ofrecía una fiesta navideña.

El departamento de policía local dio a conocer la grabación el martes, con lo que arrojó más luz sobre el incidente del 13 de diciembre que generó una avalancha de mensajes en las redes sociales en los que se criticaba a la gobernadora republicana de New Mexico por su respuesta a la situación.

En un principio, un empleado de Eldorado Hotel and Spa llamó a la policía para reportar ruido y comportamiento alborotador. En la grabación más reciente, la gobernadora les dice a un empleado de hotel y al sargento de policía que ya estaban resueltas las quejas respecto a que se estaban lanzando botellas desde un balcón.

La voz de Martínez se escucha vacilante y lenta al describir la situación en un cuarto de la parte alta del hotel después de la celebración en el salón de fiestas. "Hace cinco horas había alguien que dijo: 'salga del salón, no haga lo que está haciendo''', se escucha decir a Martínez. "Se estuvieron lanzando botellas. Y nosotros dijimos: 'Lárguese y deténgase'''. "Pero ahora la queja es que se están lanzando botellas por el balcón y yo estoy ahí adentro. No se están lanzando botellas", agrega.

Martínez se disculpó previamente después de que dijo a operadoras en una grabación telefónica separada que cancelaran cualquier respuesta de la policía. Ella también exigió saber quién presentó la queja, pero se le negó reiteradamente esa información. Opositores políticos han acusado a la gobernadora de amedrentar a las operadoras y a la policía, así como de desplegar una actitud prepotente.