Fuerte condena de Trump al régimen de Irán ante la ONU. Pide que el mundo aisle a Teherán

El presidente de EEUU prometió nuevas sanciones contra ese país acusó a Teherán de sembar "el caos, la muerte y la destrucción" ante la Asamblea General de la ONU

El presidente de EEUU Donald Trump pidió hoy al mundo "aislar al régimen de Irán" y prometió que impondrá más sanciones a Teherán además de las que entrarán en vigor en noviembre, y defendió que su retirada del acuerdo nuclear iraní ha sido bien recibida en Oriente Medio.


"No podemos permitir que el principal patrocinador del terrorismo en el mundo posea las armas más peligrosas del mundo (...) o los medios para atacar con una cabeza nuclear", añadió.

 
Defendió que "muchos Gobiernos en la región apoyaron" su decisión de retirar a Estados Unidos del "horrible" acuerdo nuclear firmado en 2015 con Irán junto con Francia, el Reino Unido, China, Rusia y Alemania.

"El acuerdo con Irán era dinero caído del cielo para los líderes de Irán. La dictadura usó los fondos para construir misiles (...) y financiar el caos y las masacres en Siria y Yemen", afirmó.

Estados Unidos ya volvió a imponer en agosto algunas de las sanciones que había congelado en base al pacto nuclear, y en noviembre entrará en vigor una nueva ronda que penalizará a aquellos países y compañías que compren petróleo iraní o negocien con el Banco Central de Irán.

"A las sanciones de noviembre les seguirán más", advirtió Trump, quien dijo estar "trabajando con los países que importan petróleo crudo" de Irán para ayudarles a encontrar fuentes alternativas.

Argumentó que los líderes de Irán "no respetan a sus vecinos, las fronteras o los derechos soberanos de las naciones", y que "esparcen el caos por Oriente Medio", lo que tiene al pueblo iraní "indignado, y con derecho".

"Los vecinos de Irán han pagado un duro precio por la agenda de extorsión y agresión del régimen" iraní, subrayó Trump en referencia a su aliado, Israel.

Las tensiones entre Washington y Teherán están en uno de sus puntos más altos, pero la Casa Blanca se planteó aún así organizar una reunión en la ONU entre Trump y el presidente iraní, Hasán Rohaní, con la idea de generar un acercamiento similar al logrado con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

No obstante, Rohaní descartó este lunes esa posibilidad, y Trump hizo hoy lo mismo en un tuit, aunque opinó que su homólogo iraní seguramente es "un hombre absolutamente encantador". 

Sobre Siria, el mandatario invitó a la ONU a encabezar procesos de paz en ese país pero advirtió que "EEUU va a responder si el régimen de Assad usa armas químicas".

Muy al contrario que hace un año, Trump agradeció hoy al líder norcoreano, Kim Jong-un, su "valor" en el proceso de diálogo con su país, pero avió que "aún queda mucho por hacer" y que las sanciones de EE.UU. seguirán vigentes hasta que se consiga la desnuclearización. En el dircurso ante la ONU el año pasado, el presidente estadounidense llamó a Kim "hombre cohete" -rocket man-.

"Me gustaría agradecer al líder Kim por su valor y por los pasos que está dando, pero todavía queda mucho por hacer. Las sanciones seguirán vigentes hasta que consigamos la desnuclearización", expresó hoy.

Por otro lado, presumió de avances sin precedentes en su país bajo su mandato, y aseguró que EE.UU. es ahora "más fuerte, más seguro y más rico" que cuando él llegó al poder en enero de 2017.

"En menos de dos años hemos conseguido más que casi ningún otro Gobierno en la historia de nuestro país", dijo Trump al inicio de su discurso, con una afirmación que desató sonoras risas entre algunos de los asistentes a la Asamblea General.

En el mismo discurso, fustigó a China, diciendo que Estados Unidos ya no tolerará lo que considera acuerdos comerciales injustos que permitan a otros países inundar con sus productos al mercado norteamericano, subsidiar sus productos, socavar las industrias estadounidenses y manipular su moneda para obtener ventajas injustas.

"Ya no se aprovecharán de Estados Unidos", agregó Trump, quien aseguro que esos días se terminaron y que Estados Unidos "ya no tolerará tales abusos".

Un día antes, el gobierno de Trump elevó los aranceles a importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares. Beijing tomó represalias, imponiendo aranceles por 60.000 millones de dólares de productos estadounidenses.

El mandatario estadounidense aseguró que tiene un gran respeto por el líder de China, pero que es intolerable el desequilibrio comercial de Estados Unidos y China.

Trump respondió diciendo que “no esperaba esa reacción, pero no hay problema”.

Por otro lado, Trump agregó que le pidió al secretario de Estado Mike Pompeo que examine con detenimiento la ayuda exterior de Estados Unidos.

Dijo que Estados Unidos es el mayor donante de ayuda exterior del mundo, pero que “pocos nos dan algo”. Dice que por eso le ha pedido a Pompeo que revise los miles de millones de dólares en ayuda exterior que Estados Unidos entrega cada año.

Trump dice que se examinará lo que funciona o no y si los países que reciben ayuda de Estados Unidos "tienen nuestros intereses en el corazón".

De ahora en adelante, agregó, "solo vamos a dar ayuda exterior a los que nos respetan y, francamente, son nuestros amigos".