IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Así están cambiando su estilo de vida los estadounidenses que se preparan para una posible recesión

Si le preocupa la pérdida de empleo durante una recesión, asegúrese de tomar medidas para tener suficientes ahorros de emergencia. Esto es lo que recomiendan los expertos.

Por Sarah O’Brien - CNBC

La mayoría de los hogares estadounidenses se toman en serio la posibilidad de una recesión económica, según sugiere un nuevo estudio.

El 84% de los encuestados en un estudio reciente dijo estar preocupado por la posibilidad de que se produzca una recesión antes de que acabe el año, y el 76% afirmó estar haciendo cambios en su estilo de vida para prepararse para la recesión, según el último Índice de Progreso Financiero Real del grupo financiero BMO. 

[Las altas tasas de interés no son el único obstáculo que enfrentan quienes aspiran a comprar una casa en EE.UU.]

El ajuste financiero número uno es retrasar las compras importantes, como una casa o un coche (34%). Le siguen el pago de deudas (29%) y la planificación de recortes en los gastos de las vacaciones (28%).

La encuesta, realizada a unos 3,400 adultos estadounidenses, se llevó a cabo entre el 27 de julio y el 29 de agosto. También reveló que el 74% de los estadounidenses está más preocupado por la inflación.

“La gente se siente menos confiada que hace un año o incluso que hace un trimestre”, explicó Tina DeGustino, directora de estrategia de consumo de BMO.

Muchos adultos creen que EE.UU. ya está en recesión, y algunos expertos advierten de que una está en camino. Una recesión suele definirse como dos trimestres de crecimiento económico negativo junto con otros factores, como una pérdida generalizada de puestos de trabajo.

[¿Está pensando en comprar un auto de segunda mano? El paso de Ian por Florida le puede afectar. Le explicamos por qué]

La primera parte de ese cálculo ya es cierta: la economía se contrajo en el primer y segundo trimestre de este año un 1.6% y un 0.6%, respectivamente, según la Oficina de Análisis Económico. La estimación para el tercer trimestre se publicará el 27 de octubre.

Sin embargo, el mercado de trabajo sigue siendo muy ajustado. La tasa de desempleo es de un bajo 3.5%, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. Y actualmente hay 1.7 puestos de trabajo abiertos por cada trabajador disponible.

La inflación sigue siendo obstinadamente alta

Al mismo tiempo, la inflación persistentemente alta -un 8.2% en el último año- está apretando los presupuestos de los hogares y haciendo que la Reserva Federal (Fed) siga subiendo los tipos de interés. La idea general es que al encarecer el coste de los préstamos, se reduce el gasto, lo que a su vez frena la demanda de los consumidores y alivia la presión inflacionista.

Sin embargo, eso también puede traducirse en una pérdida de empleo y/o de ingresos, que generalmente es el principal punto de dolor para los hogares en una recesión.

[Tu dinero cuenta: Tres consejos de los expertos para comprar un auto en medio de la inflación]

“Si entramos en una recesión, no significa que vaya a ser mala o que vaya a durar mucho tiempo”, explicó el planificador financiero certificado David Mendels, director de planificación de Creative Financial Concepts en Nueva York. “Y no significa que vayas a perder tu trabajo — o si lo haces, no significa que no vayas a conseguir otro”.

Tener ahorros de emergencia es clave

Al mismo tiempo, tener un colchón financiero en caso de pérdida de empleo es siempre una buena idea, independientemente de lo que ocurra en la economía en general.

“De todos modos, lo que hay que tener en ahorros es entre seis meses y un año de ingresos”, dice Mendels. “Las cosas malas ocurren incluso cuando no hay una recesión”.

Tenga en cuenta que si bien sus fondos de emergencia generalmente deben estar en una cuenta de efectivo, el aumento de las tasas de interés significa que usted puede ser capaz de encontrar un mejor rendimiento de su dinero de lo que está recibiendo actualmente, dependiendo de donde lo guarde, dijo Kathryn Hauer, un CFP con Wilson David Investment Advisors en Aiken, Carolina del Sur.

[Estos 21 empleos remotos pagan más de $100,000 al año. Le mostramos cómo encontrarlos]

“Abra una cuenta de ahorro de alto rendimiento para guardar su dinero”, señaló Hauer.

La conclusión es que si te sientes vulnerable a lo que una recesión puede significar para tu seguridad financiera, vale la pena ajustar tu presupuesto para que puedas construir un colchón para capear una pérdida de empleo.

“Si tienes esa red de seguridad, puedes afrontar el futuro con más confianza”, dijo Mendels.

También dijo que puede valer la pena abrir una línea de crédito con garantía hipotecaria ahora y no utilizarla. Y entonces, si se pierde el empleo, se tiene acceso a los fondos.

“Saldrías del paro con una deuda, pero podrías comer y no retrasarte en otras facturas”, dijo Mendels.