Expertos de la ONU urgen a realizar “cambios sin precedentes” contra el cambio climático

Para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados se "requieren cambios rápidos, de amplio alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad"

El nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) advierte de la importancia de limitar la subida de temperaturas a 1,5 grados Celsius, para lo que se requieren "cambios sin precedentes" a nivel social y global, para evitar una mayor extinción de especies o reducir la subida del mar. 

Según el informe presentado este lunes en Corea del Sur, la subida de la temperatura media global en torno a 1 grado centígrado desde que comenzara la revolución industrial a mediados del siglo XIX, ya es una realidad y persistirá. Peor aún, el IPCC establece que al ritmo actual se alcanzarán los 1,5 grados entre 2030 y 2052 con respecto a la temperatura media preindustrial. Esto supone que se agudizarán los efectos del calentamiento global sobre la vida en el planeta. 

Así, el texto subraya la importancia de mantener, tal y como se estableció en el Acuerdo del Clima de París de 2015, el calentamiento global en un nivel inferior a 1,5 grados en lugar de por debajo de 2 grados. Para conseguirlo se "requieren cambios rápidos, de amplio alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad", desde el consumo de energía a la planificación urbana y agrícola, y necesitará mucha más inversión tecnológica para ampliar de forma significativa los recortes de emisiones, dice el reporte. 

"La siguiente década es crítica. Si no enfilamos el camino correcto ahora podemos alcanzar un calentamiento de 3 grados para fin de siglo, y esto puede devastar muchas regiones y comunidades vulnerables", explica Patricia Pinho, coautora del capítulo sobre desarrollo sostenible y reducción de la pobreza. "Lo que necesitamos es una transición global con respecto a cómo nos desplazamos, producimos, consumimos y comemos, porque sí, necesitamos dietas más sostenibles y menos basadas, por ejemplo, en la carne bovina", cuyos efectos sobre el calentamiento global son enormes, añade. 

Con más 6.000 referencias científicas y firmado por 91 expertos de 40 países, el texto examina vías para limitar el calentamiento hasta 1,5 grados, y compara escenarios y modelos para subidas por debajo y por encima de ese límite.

Las conclusiones no pueden ser más claras: los efectos para los ecosistemas y la vida en el planeta serán mucho menos catastróficos si el tope se sitúa en 1,5 grados y no en 2.

Superar los 1,5 grados supone más calor extremo, lluvias torrenciales y probabilidad de sequías, algo que afectará a la producción de alimentos, sobre todo en zonas sensibles como el Mediterráneo o Latinoamérica. También afectará a la salud, suministros de agua y crecimiento económico, con un impacto especialmente negativo sobre las poblaciones más pobres.

"Sin embargo, el último elemento y el más importante", añadie esta experta, corresponde a los Gobiernos, "que hasta el momento no han hecho suficiente y que son quienes deben decidir si el plan (para limitar el calentamiento global) es factible o no". En ese sentido, recordó que el mensaje va dirigido a los países de la Convención Marco "incluido EEUU", pese a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París, algo que se hará efectivo en 2020. 

Junto a EEUU, segundo mayor emisor mundial, el dossier pone también las miradas en China, el mayor emisor, y también el consumidor y productor mundial de carbón, recurso cuyo uso global para generar electricidad debería quedar prácticamente en cero para 2050, si se quiere cumplir el objetivo de los 1,5 grados