Este patrullero fronterizo quería saber el sexo de su bebé. La fiesta provocó un incendio forestal devastador

Este ex agente de la Patrulla Fronteriza colocó una sustancia legal, pero muy potente, dentro de una escopeta. Salió muy mal. Y no es el único caso: en otra ocasión, un padre usó un cocodrilo.
Un bombero trabaja para apagar las llamas del incendio forestal.
Un bombero trabaja para apagar las llamas del incendio forestal. AP / AP

Un ex agente de la Patrulla Fronteriza festejaba la revelación del sexo de su bebé cuando la celebración se salió de control y terminó ocasionando un incendio forestal que se extendió por casi 47,000 acres.

Dennis Dickey fue el causante del feroz incendio que en abril de 2017 arrasó con las praderas del sur de Arizona, obligó a los residentes a evacuar, requirió la ayuda de 800 bomberos y reportó pérdidas valoradas en 8 millones de dólares.

Todo marchaba bien en la celebración hasta que llegó el momento de conocer el sexo del bebé, y para esto, el futuro padre había cargado su escopeta y preparado un blanco que contenía un polvo que revelaría si el bebé en camino era hembra o varón, según reporta The Washington Post.

Pero además del polvo, el ex agente colocó Tannerite, una sustancia legal pero muy explosiva, que reaccionó al contacto de la pólvora y provocó una explosión que se extendió rápidamente a través de la maleza del lugar y estuvo activo durante una semana gracias a los inusuales vientos y la falta de lluvia.

A más de un año del incidente, la oficina del Fiscal de los Estados Unidos en Arizona dijo que Dickey había sido declarado culpable por violar las regulaciones del Servicio Forestal, a pesar de haber llamado de inmediato a la policía y admitir que había provocado el incendio, según dijo en una declaración jurada.

"Me siento absolutamente terrible por lo que sucedió. Probablemente ese haya sido el peor día de mi vida", dijo Dickey durante una audiencia el pasado viernes, en donde agregó que había sido "un accidente".

Como parte del acuerdo de culpabilidad, Dickey tendrá que aparecer en un anunció de publicidad para concientizar a las familias, pasará cinco años bajo libertad condicional y deberá pagar el total de 8, 188, 069 dólares,  según un comunicado del fiscal.

Por ahora, el hombre hará un pago inicial de 100,000 dólares y se mantendrá pagando 500 dólares mensuales pr los próximos 20 años, lo que suma un total de 120,000 dólares.

Si bien las fiestas de revelación de sexo se han vuelto populares en el país, la moda ha sido criticada porque, según los expertos, muchas veces los padres ignoran el hecho de que la identidad de género del bebé no concuerda necesariamente con la biológica.

Además, la tendencia se ha vuelto peligrosa. Este verano, en Louisiana, un padre utilizó un cocodrilo para la fiesta. El hombre colocó una sandía en la boca del animal para que este la comiera y así saber el sexo del bebé. Cuando el enorme reptil mordió la fruta, derramó gelatina de color azul sobre la hierba. Nadie salió herido, pero el Departamento de Vida Silvestre y Pesca advirtió sobre los peligros.