Este inmigrante fue expulsado sin una orden de deportación. ICE admite que fue un error

Un guatemalteco nunca tuvo la oportunidad de explicar su caso de asilo ante la juez de inmigración. ICE lo deportó erróneamente antes junto a decenas de compatriotas. Podría tener ahora una segunda oportunidad.

Por Belisa Morillo y Rogelio Mora-Tagle
 

El peticionario de asilo César Marroquín nunca vio a su jueza de inmigración antes de ser deportado. Las autoridades migratorias de Estados Unidos lo expulsaron erróneamente, pese a que advirtió a los agentes de ello y a que nunca llegó a su primera cita en una corte de inmigración para ver su caso.

Sin una orden de deportación a su nombre, Marroquín, de 29 años, fue enviado el 19 de agosto junto a decenas de deportados a Guatemala, el país del que huía tras ser víctima de agresiones y secuestro, según su relato.

“Me dijeron que si no me subía al avión me iban a levantar cargos”, relató Marroquín a Noticias Telemundo. “En el sistema hubo alguna equivocación conmigo”.

Su actual abogado, Marty Rosenbluth, cree que es un error flagrante: “He visto algunos casos de personas que fueron deportadas por error, pero nunca había visto uno como este, siendo deportado incluso antes de su primera audiencia [ante un juez]”.

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) dijo a Noticias Telemundo que la deportación de Marroquín se debió a un “error administrativo” mientras el inmigrante aún tenía su proceso abierto en Estados Unidos. Las autoridades y el abogado trabajan ahora en una readmisión del guatemalteco a Estados Unidos.

["Mi fianza para salir es de 150,000 dólares": conoce a una de las juezas de inmigración más duras]

Marroquín cuenta que huyó de su natal Guatemala por persecución política y violencia física contra él por haber apoyado a un político local. Primero lo amenazaron y allanaron su vivienda; después tuvo un percance en su automóvil del que sospecha que un accidente. Por último, le secuestraron a punta de pistola y le torturaron durante varios días. 

Lo dejaron en la cuneta de una carretera y, después de aquello, abandonó su país.

“Iba solo con mi Google Maps”. César Marroquín caminó varias millas guiado por su celular tras cruzar por el río a la altura de Falfurrias, Texas, en la frontera entre México y Estados Unidos. “Me crucé el río porque no encontré la frontera.”

Llegó a una carretera donde un chofer de camión le ayudó un tramo hasta que los pararon en un control de la Patrulla Fronteriza. Ahí, Marroquín se entregó. 

Lo llevaron al Centro de Detención de Port Isabel en Texas y después, en un vuelo hacia Louisiana donde llegó al centro de detención de Catahoula y finalmente, meses después, terminó en River Correctional Center, donde esperaró el día de su corte.

El 19 de agosto era la fecha de la primera audiencia de asilo de Marroquín. Suele ser el primer encuentro de los peticionarios de asilo y los abogados con los jueces de inmigración. Pero ese día, oficiales del centro de detención fueron a buscarlo a él y a otros compañeros guatemaltecos.

Temeroso y con instrucciones contradictorias de los agentes del centro, consultó por teléfono el estado de su cita de corte. Debido a la pandemia, su corte se había retrasado pero su proceso seguía adelante. El sistema automático decía que su audiencia con la jueza era el 6 de septiembre.

Un inesperado viaje al aeropuerto

No hubo corte para él. Marroquín se encontró siendo trasladado desde River Correctional Center al aeropuerto de Alexandria, Louisiana, donde decenas de compatriotas guatemaltecos iban a ser deportados.

“[Mis compañeros] firmaron su salida. A mí en ningún momento me pasaron algún papel donde poner firma. Y entonces me dijeron que si no me subía al avión iban a levantar cargos”, explicó, ya deportado, a Noticias Telemundo. 

Marroquín era consciente de que lo que estaba pasando no era normal, pero le dio temor encararse a los oficiales de ICE, según su testimonio. “Yo creo que hubo un error conmigo. Me llevaron a la puerta del avión. Respetuosamente me subí al avión porque no podía faltar al respeto a las autoridades de Estados Unidos”.

Inmigrantes guatemaltecos llegan deportados a la capital del país el 29 de agosto de 2020.John Moore/Getty Images / Getty Images

El guatemalteco dice que, mientras tanto, su antiguo abogado aceptó el desenlace del caso. En la fecha de publicación de esta nota, su expediente aparece como cerrado en el sistema automático de cortes de inmigración.

El abogado Marty Rosenbluth se ocupa ahora del caso de Marroquín. “Este tipo de crasa negligencia es completamente inexcusable”, dijo a Noticias Telemundo.

“He tenido clientes que fueron deportados antes de que su deportación fuera final y forcé a ICE a traerlos de vuelta”, dijo. “La ley es muy, muy clara en que no pueden deportar a alguien en medio de sus procesos de corte de inmigración. Simplemente no están autorizados a hacerlo”.

[Estados Unidos readmite al inmigrante deportado de manera irregular durante la emergencia del coronavirus]

Negociando una reentrada al país

Por eso, la misión del licenciado Rosenbluth ahora es que Marroquín sea readmitido en Estados Unidos y prosiga su proceso de asilo, que fue interrumpido indebidamente. Está negociando con ICE sobre el asunto, tal y como la agencia también confirmó a Noticias Telemundo.

Bryan Cox, un vocero de ICE, dijo por email a Noticias Telemundo que “errores así son sumamente raros y, en general, un extranjero [alien] expulsado a su país de origen sin una orden de deportación final puede solicitar una admisión a Estados Unidos”. Cox también detalló que el expediente en corte se cerró el 30 de septiembre.

Si usted ha vivido o conoce deportaciones de manera irregular, Noticias Telemundo puede investigar el caso. Envíe un mensaje confidencial a ntinvestiga@nbcuni.com